Consejos de un veterinario para ahorrar en visitas a la clínica veterinaria

Dean Scott, veterinario con más de 35 años de experiencia, ha creado 14 puntos para que las mascotas sean más felices y saludables
|

No es ocasional que los propietarios de mascotas se quejen de los elevados precios de las clínicas veterinarias. En muchas ocasiones tildan las tarifas de "excesivas", cuando la realidad dista mucho de esta idea. El usuario no suele ser consciente de los gastos a los que tiene que hacer frente el profesional veterinario, como electricidad, equipos, nóminas, mantenimiento, etc, además de que, a menudo, reducen o mantienen las tarifas para no perder clientela. Un problema que sin embargo no ocurre en la salud humana, por esta y otras muchas circuntancias el veterinario es uno de los profesionales sanitarios más discriminados.


Dean Scott, veterinario de 35 años de experiencia y que actualmente practica la veterinaria de pequeños animales en la clínica veterinaria Brandon (Estados Unidos), piensa que para nada son caras estas tarifas, y para combatir esta idea ha creado una lista con 14 puntos gratuitos o relativamente económicos para que las mascotas sean más felices y saludables. Con ello, Scott pretende evitar las quejas de los usuarios y ayudarles a ahorrar dinero a la larga en la salud de las mascotas. El veterinario confiesta que una de las frases que más repite a los clientes es que, "mi trabajo, por extraño que parezca, es evitar que tenga que usar nuestros servicios".


Los 14 puntos están divididos en 3 grandes grupos, las tareas estrictamente gratuitas, las de bajo coste y las más baratas que la alternativa.


Las 5 prácticas gratuitas que desarrolla Scott son, en primer lugar, controlar la dieta de las mascotas para evitar problemas nutricionales, o enfermedades como la gastroenteritis o la obesidad. Por otra parte, destaca mantener a los gatos dentro de casa, sacar siempre a los perros con correa fuera de casa y evitar los parques de perros; con estas tres medidas lo que pretende es no asumir riesgos innecesarios para la mascota ni exponerla a otras que no están vacunadas ni socializadas. La última de las medidas que recomienda que no tienen ningún coste es aprender a cortar las uñas de los animales.

Por otro lado, enumera 5 puntos de bajo coste, comenzando por algunos como vacunaresterilizar, realizar controles antipulgas y tomar medidas de prevención ante el gusano del corazón, el experto indica que estas medidas suponen un coste ridículo en comparación con las consecuencias de no tomar estas precauciones. Así se evitarían tratamientos costosos como, la parvovirosis, leptospirosis, dermatitis o embarazos no deseados, entre otros. Para terminar resalta el entrenamiento de los perros, "para que tengan una buena socialización y evitar problemas de comportamiento que requieran medicación a posteriori". 

En el último grupo de tareas, titulado 'más barato que la alternativa', Scott enumera 4 nuevas prácticas; mantener los dientes de las mascotas limpios, seguir los consejos del veterinario, hacer un seguro para mascotas y si se nota algún problema en el animal, pedir cita en lugar de esperar. "El tiempo es básico, hay enfermedades que si se controlan a tiempo tienen solución y otras prácticas que si se realizan con regularidad evitan una futura enfermedad o problema", asegura.

"Vemos muchas enfermedades demasiado tarde que podrían haber sido tratadas de forma fácil, menos dolorosas para la mascota, menos costosas, y con menos inconvenientes para el propietario", concluye.