La parvovirosis canina, muy común en cachorros

Algunos de los síntomas de la enfermedad son la aparición de diarreas, que, a medida que pasan los días, se vuelve sanguinolenta, y vómitos, que pueden producir una deshidratación muy rápida
|

Una de las causas más frecuentes de enteritis (inflamación del intestino) vírica en los cachorros, según los veterinarios, es la parvovirosis canina, más conocida como parvo, una enfermedad cuyo agente etiológico pertenece a la familia Parvoviridae.


Los síntomas más frecuentes que se pueden observar de este problema, se encuentra “la diarrea, con muy mal olor, que a veces puede tener moco, y a medida que pasan los días se vuelve diarrea sanguinolenta. El virus provoca una enteritis hemorrágica al replicarse en las paredes del intestino delgado y destruir parte de las mismas”, explica desde el Centro Veterinario Albayda.


Además, también se presenta la fiebre en las primeras horas o días y “comienzan a aparecer los vómitos produciéndose una deshidratación muy rápida, muy peligrosa en cachorros pequeños”, apuntan.


En caso de percibir estos síntomas, los expertos recomiendan acudir inmediatamente a la clínica veterinaria, para que el veterinario pueda hacer un diagnóstico rápido, puesto que de esa rapidez dependerá la recuperación del animal.


Respecto al contagio, este "se hace de manera directa (ingestión de heces que contienen el virus) o indirecta (por contacto con material contaminado)", explican desde la Universidad Cardenal Herrera del CEU (UCH)


En cuanto al tratamiento, lo cierto es que no existen productos que actúen de manera específica en contra del parvo, apuntan los expertos, por lo que, como medida auxiliar para contrarrestar los efectos de la deshidratación y evitar la aparición de infecciones secundarias causadas por bacterias, recomiendan “la fluidoterapia, intentando reponer el déficit de hidratación en las primeras 1/2 horas con cristaloides isotónicos, combinados con coloides como el hidroxialmidón o el dextrano en bolos, transfusiones de sangre completa o plasma”, explican los expertos de la Clínica Veterinaria Servican.


Por último, algunos de los consejos que ofrecen los veterinarios para disminuir el riesgo de que el perro contraiga la enfermedad son, “mantener al cachorro separado de otros animales hasta que no complete su pauta vacunal y no sacarlo a la calle a pasear hasta que no tenga todas sus vacunas”, y en caso de presentar alguno de los síntomas, “separarlo rápidamente de otros cachorros y limpiar y desinfectar bien las zonas en las que esté para evitar reinfecciones”.


Aunque la información proceda de instituciones o profesionales veterinarios, desde Diario Veterinario siempre recomendamos que acudan a su veterinario de confianza.

   El gato egipcio, una raza que necesita cuidados especiales
   El primer refugio para gatos que vigila su salud y bienestar