La salud animal es la piedra angular de la seguridad alimentaria

​El 7 de junio se celebra por primera vez el Día Mundial de la Seguridad Alimentaria, una de las áreas donde el veterinario juega un papel fundamental
|

Con este día se pretende aumentar la conciencia mundial sobre la seguridad de los alimentos, destacando que todos los involucrados en los sistemas alimentarios tienen un papel que desempeñar.


La falta de seguridad alimentaria provoca que 44 personas cada minuto, lo que en un año se convierte en más de 23 millones de personas, enfermen por comer alimentos contaminados, y aproximadamente 4.700 por año pierden la vida, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y esto representa solo la punta del iceberg ya que se desconoce el número real de casos.


Actualmente, los alimentos de origen animal siguen siendo la principal opción para satisfacer las demandas de nutrientes de una población mundial en constante crecimiento. 


Por ello, para lograr la seguridad alimentaria mundial, desde la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y de la OMS apuestan por la implementación del enfoque “Una Salud”. “La salud de las personas está vinculada a la sanidad de los animales y al medio ambiente. Los patógenos transmisibles de los animales a los humanos a través del contacto directo o a través de los alimentos, el agua y el medio ambiente tienen un impacto en la salud pública y el bienestar socioeconómico”, señalan.


Por otra parte, Wijnand de Bruijn, presidente de AnimalHealthEurope, ha querido resaltar para este día que “muchos consumidores asumen que es más saludable y más natural que los animales vaguen afuera, pero a menudo por su propia seguridad y la seguridad de los alimentos de origen animal, es probable que permanezcan más sanos cuando se encuentran en condiciones higiénicas y cuidadosamente controladas”.


Además, de Bruijn indica que los alimentos de origen animal que se producen en Europa son más seguros que nunca gracias a los altos estándares en materia de medicamentos veterinarios e insiste que “la salud animal es la piedra angular de la seguridad alimentaria”.


LA IMPORTANCIA DEL VETERINARIO EN SEGURIDAD ALIMENTARIA


La comida segura comienza con animales sanos en la granja. Los veterinarios, junto a los ganaderos, cuidan el ganado y crían animales sanos que producen un producto saludable.


Las visitas veterinarias regulares para prevenir que el ganado caiga enfermo y para tratar a los animales con medicamentos eficaces son esenciales para proporcionar alimentos seguros. Los veterinarios deben trabajar con los ganaderos en el lugar para contener los brotes de enfermedades, practicar protocolos de buena salud y el uso responsable de fármacos.


El veterinario también es el que garantiza el bienestar animal. La cría correcta de animales también es esencial para la seguridad de los alimentos, apuntan desde AnimalHealthEurope. “Cada vez más, los veterinarios monitorean el bienestar animal en cada paso, particularmente en el transporte de ganado. En última instancia, si se mejora el bienestar, la inmunidad natural de un animal aumenta haciéndolos menos susceptibles a las enfermedades”, aseguran.


Por otro lado, los veterinarios vigilan a los animales que han sido tratados con medicamentos hasta que el fármaco ha sido procesado y ya pueda ingresar en la cadena alimentaria y no suponga ningún riesgo para las personas.


SEGURIDAD ALIMENTARIA EN ESPAÑA


La Ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, ha destacado el alto nivel que tiene España en materia de seguridad alimentaria, cuyos logros han sido reconocidos a nivel internacional, y ha hecho referencia al lema de este año, “la seguridad alimentaria nos incumbe a todos. Todos somos responsables de la seguridad de los alimentos a lo largo de la cadena alimentaria”.


En España, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), creada en 2001, es la responsable de garantizar la seguridad de los alimentos y actualmente se encuentra bajo el mando de la veterinaria Marta García Pérez.


Visitia CNA 4

María Luisa Carcedo (rojo) y Marta García (turquesa) durante una visita al Centro Nacional de Alimentación (CNA), dependiente de Aesan que este año celebra su 45 aniversario.


La AESAN coordina y planifica el Plan Nacional de Control de la Cadena Alimentaria y, cada año, elabora el informe anual con los resultados de los controles oficiales a lo largo de toda la cadena alimentaria en España.


En 2018 se realizaron en España un total de 576.736 inspecciones y auditorías oficiales a establecimientos alimentarios. Además de estas inspecciones y auditorías oficiales, se realizaron 113.501 análisis sobre productos alimenticios y 177.229 controles de etiquetado y de información al consumidor en productos dispuestos para la venta.


“Los estándares de seguridad alimentaria y los controles están armonizados en todos los países de la Unión, lo que permite la libre circulación de los alimentos y la misma protección frente a la seguridad alimentaria de todos los ciudadanos de la Unión Europea”, ha explicado Carcedo. 


Por último, los diferentes estamentos recuerdan que los consumidores “somos la protección final contra las enfermedades. Almacenar los alimentos de manera responsable, cocinarlos adecuadamente y lavarnos las manos son solo algunas de las formas en que podemos prevenir las enfermedades transmitidas por los alimentos. Es por eso que todos nosotros, no solo los que trabajamos en industrias veterinarias y de salud animal, sino como consumidores, debemos hacer todo lo posible para mejorar la seguridad alimentaria”, concluyen.

   La falta de seguridad alimentaria enferma cada minuto a 44 personas en Europa
   La seguridad alimentaria, una oportunidad laboral más allá de la clínica
   Los veterinarios deben liderar los retos de la seguridad alimentaria

Archivo