Monique Eloit, directora general de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, por sus siglas en inglés), durante su intervención.

Mejorar la sanidad animal es mejorar la seguridad alimentaria

​Este ha sido el lema que ha estado promoviendo la Organización Mundial de Sanidad Animal durante la celebración del Foro Internacional sobre Seguridad Alimentaria y Comercio
|

Esta semana ha tenido lugar la celebración del Foro Internacional sobre Seguridad Alimentaria y Comercio en Ginebra, Suiza. Durante la celebración del evento, la directora general de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, por sus siglas en inglés), Monique Eloit, ha recordado a los presentes la importante relación entre la salud animal y la seguridad alimentaria.


Eloit ha explicado a los presentes que “muchas enfermedades animales son transmisibles a los seres humanos a través de los alimentos, los problemas de la salud animal son grandes preocupaciones para el comercio de animales y productos de origen animal. Los estándares de la OIE pueden implementarse de forma adecuada para facilitar el comercio y garantizar la seguridad alimentaria”.


Además, señaló que “desde la granja a la mesa”, los animales y sus productos atraviesan muchos países, haciendo hincapié en la importancia de los controles sanitarios en las fronteras, con los que se evitan que las enfermedades animales entren en la cadena alimentaria y salvaguarden el comercio internacional.


Por ello, la OIE ha estado durante todo el Foro insistiendo en el lema “mejorar la sanidad animal es mejorar la seguridad alimentaria”, y resaltando la figura del veterinario en este ámbito.


“Los veterinarios tienen suficientes conocimientos tanto en salud animal como en higiene alimentaria que los hace exclusivamente preparados para desempeñar un papel fundamental en la garantía de la seguridad de los alimentos de origen animal antes de que se envíen al comercio”, apuntan desde la OIE.


Por otro lado, añaden que “la mejora de los sistemas de salud animal y los servicios veterinarios permiten el acceso a alimentos saludables, garantizando la seguridad alimentaria y el crecimiento económico”, han manifestado.


D42cTLEXkAAA0oG


“Casi 1 de cada 10 personas en todo el mundo enferma anualmente debido a alimentos contaminados, y 420.000 mueren a causa de ello (una tercera parte son niños”, apuntaba el director general adjunto de la Organización Mundial del Comercio, Alan Wolff.


La Organización Mundial de Sanidad Animal también ha incidido en que “el aumento de la resistencia antimicrobiana es un grave problema para la seguridad alimentaria. Se necesita actuar urgentemente para eliminar gradualmente el uso de antimicrobianos como promotores del crecimiento en animales para evitar la entrada de patógenos en el ecosistema”.


D46CktkWsAA iYy


Por su parte, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, pidió trabajar más para promover la armonización de las políticas y regulaciones de seguridad alimentaria en todos los sectores y fronteras para proteger la salud de los consumidores y facilitar prácticas equitativas en el comercio de alimentos.


"No existe la seguridad alimentaria para los ricos y otra para los pobres. La salud de todas las personas, sin importar dónde vivan y qué coman, debe ser protegida por igual”, afirmó Adhanom. 


Además de advertir que “la seguridad alimentaria cruza las fronteras nacionales. Los alimentos que se producen en un país hoy en día pueden, en 24 horas, estar al otro lado del planeta y en su camino a tiendas, restaurantes y hogares".

Archivo