Marta García Pérez, directora ejecutiva de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan).

Los veterinarios deben liderar los retos de la seguridad alimentaria

​La directora ejecutiva de Aesan, Marta García, destacó en el I Congreso de la Profesión Veterinaria la importancia del veterinario en la seguridad alimentaria e hizo un repaso sobre la situación de la misma
|

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la carga mundial de enfermedades de transmisión alimentaria, Europa es uno de los lugares más seguros del mundo. Si bien, el último informe de la situación de la seguridad alimentaria en Europa reconoce aspectos que se tienen que mejorar como que se está exigiendo demasiado al sistema, algunas incoherencias y dificultades, falta de datos, efectos combinados de exposición, complejidad normativa y una necesidad de aplicación más coherente de la legislación.


Pero “la paradoja es que comemos más seguro, pero comemos menos saludable”, destacó Marta García, veterinaria y directora ejecutiva de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), durante su ponencia sobre ‘la importancia y el futuro de la profesión veterinaria en la seguridad alimentaria y la nutrición’ en el I Congreso Nacional de la Profesión Veterinaria celebrado en Murcia.


La seguridad de los alimentos existente es gracias, en gran parte, a la labor del veterinario. El veterinario juega un papel fundamental en la seguridad alimentaria, un área en la que se encuentra “muy bien situado y espero que siga así”, apuntaba la directora ejecutiva.


García explicó que debe ser el veterinario quien lidere los retos de la seguridad alimentaria. “Por nuestra formación académica, nuestra situación administrativa laboral (medio rural/urbano), estamos en el lugar adecuado para afrontar los retos. Como profesión tenemos una enorme responsabilidad para abordar los retos del futuro en esta materia”, afirmó. Actualmente son 3.058 veterinarios los que trabajan en el control oficial de seguridad alimentaria. 


Por otra parte, la experta resaltó la importancia del concepto One Health, “no hay alimentos seguros sin animales sanos”, y destacó cómo la seguridad alimentaria garantiza a la población alimentos seguros y saludables, conserva el medio ambiente y fomenta la biodiversidad y sistemas agroalimentarios sostenibles.


LA OBESIDAD HA ALCANZADO PROPORCIONES EPIDÉMICAS


Uno de los retos en seguridad alimentaria es el problema de la obesidad.  “Al final, la seguridad alimentaria y la nutrición forman parte de lo mismo, no podemos tener alimentos solamente que no tengan contaminantes, sino que tienen que ser alimentos que nos nutran y que debidos a sus nutrientes no sean una causa de enfermedad para las personas”, explicó. 


La obesidad favorece la aparición de enfermedades no transmisibles y es causa de muchas muertes. A nivel mundial, la obesidad se ha triplicado en los últimos 30 años, 672 millones (el 13%) de la población adulta en el mundo es obesa y 2.000 millones (39%) tiene exceso de peso.


La OMS indica que la obesidad en el mundo ha alcanzado proporciones epidémicas. En los últimos años el mundo está asistiendo a una epidemia global de sobrepeso y obesidad que va en aumento, tanto en países desarrollados como en países en vías de desarrollo.


“España tiene una tasa de sobrepeso muy elevada”, revelaba García. Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), España se encuentra entre los países más destacados tanto a nivel europeo como mundial, la tasa de prevalencia de obesidad en adultos es de 17,4% y de un 54% con exceso de peso, y en niños la obesidad aumenta hasta el 18.1% y el exceso de peso lo sufren el 41%.


Por otro lado, la veterinaria hizo referencia al informe The Lancet, que ha investigado el estado de 15 nutrientes en 195 países entre 1990 y 2017 y ha sido realizado por 130 científicos de 40 países.


El estudio indica que la dieta deficiente es la primera causa de muerte, por encima del tabaquismo. Los datos señalan 11 millones de muertes al año achacadas a una dieta poco saludable desde el punto de vista nutricional. Estas muertes están relacionadas con enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes.


En dicho informe, España no está mal situada, aunque destacan el elevado contenido de sal de los alimentos, que prácticamente es el doble de lo recomendado la OMS y también el elevado consumo de carnes procesadas y carnes rojas


IMPULSO DE POLÍTICAS EN EL ÁMBITO DE LA NUTRICIÓN


Desde la Aesan explican que están llevando a cabo un plan de reformulación para la mejora de la composición de alimentos y bebidas para reducir hasta el 2020 la sal, el azúcar y las grasas saturadas; trabajando con un etiquetado nutricional para mejorar las compras de los consumidores; limitar publicidad en alimentos y bebidas dirigidos a menores; mejorar la alimentación en el entorno escolar y en los centros públicos, “y todo realizado con un observatorio de la nutrición y de la obesidad”, concluyó.

Archivo