La seguridad alimentaria, una oportunidad laboral más allá de la clínica

​La Asociación Veterinaria Mundial destaca la labor fundamental que realiza el veterinario en velar por la seguridad alimentaria y le anima a que identifique las posibilidades laborales que ofrece este campo
|

La labor más conocida por el público general de los veterinarios es la que se centra en la salud y el bienestar de los animales, pero además sus competencias se extienden hacia el cuidado de la salud pública y el medio ambiente. Dentro de la salud pública, una de las principales funciones del veterinario es garantizar la seguridad alimentaria y una correcta nutrición humana.


Para poder lograr una seguridad alimentaria a nivel mundial, además de los factores externos que influyen a ello, como los conflictos armados, el rápido crecimiento de la población, la economía, cambio climático, etc, la Asociación Veterinaria Mundial (WVA, por sus siglas en inglés) apuesta por un enfoque holístico que incluya reconocimiento de las causas de malnutrición, resiliencia de los sistemas de producción, eficiencia de la productividad animal y vegetal y realizar un uso sostenible de la biodiversidad, entre otros.


En este sentido, el papel del veterinario es fundamental ya que colabora en los cuatro pilares de la seguridad alimentaria y nutrición: disponibilidad, acceso, uso y estabilidad de los recursos. Así, “el esfuerzo del veterinario por velar de la salud y el bienestar de los animales conduce a la sociedad a vivir en un medio más seguro, sostenible, menos contaminante y con un suministro de alimentos nutritivos y libres de sustancias no deseadas”, resaltan.


De este modo, aconsejan al sector veterinario seguir adoptando un enfoque proactivo para alcanzar la seguridad alimentaria mundial. Para ello, exige que integren su experiencia profesional en los programas actuales y futuros de seguridad alimentaria e identifiquen las posibles oportunidades laborales que existen fuera de la práctica clínica.


En definitiva, la WVA asegura que apoyará la promoción del rol del veterinario en el logro de la seguridad alimentaria mundial mediante alianzas entre veterinarios y distintas organizaciones como el Programa Mundial de Alimentos y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), entre otros.


Por último, las recomendaciones de la Asociación son fomentar la integración de los veterinarios en iniciativas de seguridad alimentaria mundial; la colaboración entre los veterinarios y demás partes interesadas en materia de seguridad alimentaria y nutrición; e instar a los miembros a realizar una evaluación de las oportunidades laborales en esta materia.


EN ESPAÑA TAMBIÉN APUESTAN POR EL VETERINARIO EN SEGURIDAD ALIMENTARIA


Recientemente, la directora ejecutiva de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) y veterinaria, Marta García, explicó que debe ser el veterinario quien lidere los retos de la seguridad alimentaria. “Por nuestra formación académica, nuestra situación administrativa laboral (medio rural/urbano), estamos en el lugar adecuado para afrontar los retos. Como profesión tenemos una enorme responsabilidad para abordar los retos del futuro en esta materia”, afirmó. Actualmente son 3.058 veterinarios los que trabajan en el control oficial de seguridad alimentaria en España.


Por otra parte, la experta resaltó la importancia del concepto One Health, “no hay alimentos seguros sin animales sanos”, y destacó cómo la seguridad alimentaria garantiza a la población alimentos seguros y saludables, conserva el medio ambiente y fomenta la biodiversidad y sistemas agroalimentarios sostenibles.

   Los veterinarios deben liderar los retos de la seguridad alimentaria

Archivo