AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Solo 4 de cada 10 perros están vacunados contra la leishmania en España
Las vacunas son aplicadas al 39,8 % de los perros.

Solo 4 de cada 10 perros están vacunados contra la leishmania en España

Un estudio revela la necesidad de aplicar métodos más eficaces para diagnosticar leishmania canina, ya que las pruebas rápidas proporcionan “resultados variables”
|

La leishmaniosis canina (CanL) causada por el protozoario Leishmania infantum es una enfermedad zoonótica y endémica de la cuenca mediterránea. Este protozoo se transmite por la picadura de un flebótomo hembra.


Existen varias herramientas de detección para detectar la infección por Leishmania infantum en perros y varias medidas preventivas para proteger a los animales contra ella. Con el objetivo de investigar qué medidas preventivas y herramientas de detección serológica para la infección por el parásito son más habituales, un equipo de investigadores, en su mayoría españoles, ha realizado un estudio donde se han utilizado datos recogidos entre 2012 y 2018 en perros de diferentes países europeos endémicos. 


Las clínicas veterinarias que se inscribieron en el estudio fueron 67 de España, 3 de Portugal, 10 de Italia y 1 de Chipre. Completaron un conjunto de fichas electrónicas para cada perro en los distintos centros. La clasificación de las medidas preventivas incluyó repelentes, vacunas e inmunomoduladores. La clasificación de las pruebas serológicas fueron prueba de aglutinación directa (DAT), ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA), inmunofluorescencia indirecta (IFI), pruebas rápidas y otros ensayos. Los perros también se clasificaron en función de su riesgo de exposición y zona de vida.


En total, se recopiló información de 3.762 perros, la mayoría de ellos de España, concretamente 3.603. El resto fueron 64 perros de Portugal, 69 de Italia y 26 perros de Chipre. Los resultados mostraron que se aplicaron medidas preventivas en el 91,5 % de los perros, y las más utilizadas fueron los repelentes (86,2 %), seguidos de las vacunas (39,8 %) e inmunomoduladores (15,3 %). En cuanto a los diferentes tipos de repelentes (collar y pipetas), se utilizaron de manera similar.


En el grupo de perros de alto riesgo se prefirió una combinación de vacuna y repelentes, mientras que en el grupo de bajo riesgo se prefirió una combinación de inmunomodulador y un repelente. Además, todas las medidas preventivas se usaron de manera similar a lo largo de los años, excepto los repelentes, que se pronosticó que tendrían un pequeño aumento de uso cada año. En cuanto a las herramientas de cribado serológico, las más utilizadas fueron las pruebas rápidas y ELISA. Las pruebas rápidas, las pruebas ELISA y DAT se utilizaron de manera similar a lo largo de los años, pero se encontró un cambio significativo en el uso de IFI y otros ensayos cuyo uso disminuyó un poco cada año.


Ante estos datos, el estudio recoge que “los repelentes fueron la medida preferida, mientras que las vacunas y los productos inmunomoduladores fueron opciones de segunda línea”. Asimismo, “algunos perros no fueron tratados con ninguna medida, lo que destaca la necesidad de educar a los dueños de perros”.


Así, parece haber una preferencia por las pruebas rápidas en el entorno clínico para detectar anticuerpos específicos contra L. infantum, “mientras que ELISA o IFI se emplean con menos frecuencia. Esto subraya un problema creciente, ya que las pruebas rápidas cualitativas tienen un rendimiento diagnóstico variable que limita el diagnóstico adecuado de perros seropositivos en áreas endémicas”, concluyen.

Archivo