La leishmaniosis es la segunda enfermedad provocada por un protozoo más importante del mundo.

Frente a la leishmaniosis canina, “la prevención es el mejor tratamiento”

​La leishmaniosis es una enfermedad zoonótica con una especial relevancia en España debido a su alta prevalencia. El 1 de junio se celebra el “Día Nacional de la Prevención contra la leishmaniosis”
|

Para concienciar sobre la incidencia de esta enfermedad y la importancia de su prevención, se celebra el 1 de junio el “Día Nacional de la Prevención contra la leishmaniosis”.


La leishmaniosis es una enfermedad parasitaria con carácter zoonótico. A día de hoy, según la Organización Mundial de la Salud, es la segunda enfermedad provocada por un protozoo más importante del mundo, solo superada por la malaria.


Esta enfermedad se transmite fundamentalmente a través de la picadura de los flebótomos, una especie de mosquito. En la mayor parte de las ocasiones, la transmisión se realiza de mosquito a perros, pero también puede afectar a otras especies humanos, gatos o hurones. Sobre esta última especie, se detectó recientemente y por primera vez en España, un animal positivo a leishmaniosis. Este hallazgo resaltó la importancia de estudiar el papel epidemiológico de los hurones en la transmisión de esta enfermedad.


En cuanto a la prevalencia de la enfermedad en los humanos, estiman que en España se han detectado 700 casos de leishmaniosis en los últimos años.


DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA


Frecuentemente asociada a climas mediterráneos, tropicales o subtropicales, el cambio climático está produciendo veloces cambios en el mapa nacional de la leishmaniosis. Así, en la cordillera cantábrica se han comenzado a detectar casos autóctonos de la enfermedad, donde nunca había sido endémica. Según un estudio realizado por MSD Animal Health, hasta un 2% de los perros de la región cántabra podrían estar afectados.


Otro estudio realizado sobre lobos salvajes de la montaña asturiana evidencia que hasta un tercio de estos animales son positivos a la enfermedad. Estos resultados ponen de manifiesto el imparable avance geográfico del parásito y la importancia del concepto “Una Sola Salud” en el abordaje de las enfermedades emergentes.


Por otra parte, en zonas históricamente vinculadas a esta enfermedad, se viene observando durante los últimos años un incremento preocupante en el número total de personas afectadas. En la comunidad valenciana, se estima que la media es siete veces superior a la media nacional, con 3,52 casos por cada 100.000 habitantes.


En otra región donde la leishmaniosis es una vieja conocida, Andalucía, un estudio revela que hasta un 10,12% de los perros son seropositivos a este parásito. En esta comunidad, es una enfermedad de declaración obligatoria debido a su alta prevalencia, y la tendencia alcista continua. En el 2019, la Red Nacional de Vigilancia de Salud Pública registró su pico máximo de tasa de infectados.


LA PREVENCIÓN ES FUNDAMENTAL


“Frente a enfermedades zoonóticas emergentes, la prevención es el mejor tratamiento”, afirman desde el Colegio de Veterinarios de Badajoz.


En este sentido, la vacunación constituye un pilar fundamental en el control de esta enfermedad, ya que permite crear una inmunidad de rebaño y limitar la propagación del parasito. Además, el protocolo de vacunación de esta enfermedad implica un testeo previo a la aplicación de la vacuna.” El testeo regular de los perros es clave para detectar portadores asintomáticos con capacidad de transmisión como hospedadores”, añaden los veterinarios.


Otro aspecto a tener en cuenta es el control del hospedador intermediario, es decir, el mosquito. La aplicación de antiparasitarios externos, como pipetas o collares, constituyen una herramienta importante para controlar la actividad de estos mosquitos sobre las mascotas.


Cabe recordar que el pico de actividad del flebótomo es de mayo a octubre, aunque este si las condiciones climáticas son favorables pueden actuar en otras épocas del año.

Archivo