AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Los animales callejeros se sienten como en casa en Estambul
El Vetbus en las calles de Estambul.

Los animales callejeros se sienten como en casa en Estambul

Un autobús con una clínica veterinaria móvil en su interior suele estacionarse durante varios días alrededor de diferentes barrios de la metrópolis turca para atender a los animales callejeros
|

Los visitantes de Estambul (Turquía), que admiran a diario sus monumentos, también se sorprenden a menudo al ver gatos y perros tan tranquilos dentro de cafeterías, apoyados en el quicio de una ventana o en el borde de algún portal, pues normalmente muchos de los ciudadanos intentan ayudar a los animales callejeros colocándoles tazones de comida y ofreciéndoles refugio junto a sus puertas o ventanas como si fueran uno más.


Esto es así gracias a una ley de protección animal aprobada en el año 2009 donde los municipios se vieron obligados a cuidar de los animales callejeros.


Pero la atención prestada por los ciudadanos de Estambul que cuidan de los animales callejeros, en parte, cuenta Mine Yildirim, coordinadora del colectivo “Dort Ayakli Sehir” (Ciudad de cuatro patas), también “proviene de la tradición islámica, y parte de ella, proviene de la estructuración del espacio público en el Imperio Otomano", en declaraciones a Luana Sarmini-Buonaccorsi.


“En la época otomana, la gente se movía entre la casa, la mezquita y el mercado, y las calles eran el espacio para los perros”, apunta Yildirim. "Tradicionalmente los perros no tenían cabida en las casas", recogen diferentes medio locales.


Más adelante, a principios del siglo XX, “hubo políticas de exterminio como en Occidente, e incluso en la década de 1990. Así, las autoridades de la ciudad pusieron veneno en las calles para matar a los animales”.


De este modo, debido a la ley de hace una década de protección animal, además de las atenciones de los ciudadanos con los animales, hoy en día, las diversas autoridades de la ciudad están aumentando los esfuerzos para asegurar la buena salud de los animales y por consiguiente, la de las personas que están en contacto con ellos, "manteniendo en Estambul seis centros de salud, y cuyos objetivos son vacunar, esterilizar y cuidar a unos 130.000 perros y 165.000 gatos que viven en las calles”. 


Además, entre los cuidados que ofrecen, se encuentra el “Vetbus”, un autobús con una clínica veterinaria móvil en su interior que suele estacionarse durante varios días en diferentes barrios alrededor de la metrópolis turca.


Los veterinarios cuentan que equipan con un microchip a los animales y los devuelven donde fueron encontrados, "excepto aquellos que son adoptados por individuos durante su estancia en los centros de salud", detallan.


Debido al desarrollo de estos servicios, el municipio ha cuidado de 73.608 animales en 2018, lo que se compara con los solo 2.470 en 2004.


Así, informan que “no ha habido ningún solo caso de rabia desde 2016, ya que se emplean a 100 veterinarios y auxiliares técnicos veterinarios”.


Si bien el municipio se negó a decir cuánto costaban los servicios, el ministro de Agricultura y Bosques, Bekir Pakdemirli, apuntó el mes pasado que su Ministerio ha proporcionado 31 millones de liras turcas (alrededor de 6.8 millones de euros) de apoyo a las autoridades locales de Turquía para el cuidado de animales callejeros entre los años 2009 y 2018.


Aunque lo cierto es que, mientras que los animales que viven en las calles de Estambul están bien cuidados y alimentados, en los bosques que rodean la ciudad, “estos no tienen un lugar donde hacerlo”, subrayó Umut Demir, veterinario del Gobierno, pero “alrededor de una tonelada de comida se distribuye cada día en furgonetas hacia la que los perros acuden tras escuchar un pitido”.

   El primer refugio para gatos que vigila su salud y bienestar

Archivo