El centro defiende que durante 2019 han atendido a cerca de 500 animales sufragando todos sus costes.

El hospital veterinario Vetsolidari se defiende de las acusaciones del Colegio de Barcelona

Aseguran que es "​una estrategia para intentar conseguir los máximos votos posibles para el candidato Ricard Parès"
|

El Colegio de Veterinarios de Barcelona (COVB) informaba hace unos días de una denuncia presentada ante el Seprona de la Guardia Civil contra el Hospital Veterinario Vet Solidari de Vilafranca del Penedés (Barcelona). Según el COVB, en el hospital veterinario se practican algunas prácticas que el Colegio considera "muy graves" y que afectarían a la salud y bienestar de los animales.


Sin embargo, el hospital asegura que esta actuación no es más que “una estrategia para intentar conseguir los máximos votos posibles para el candidato Ricard Parès, perjudicando con sus difamaciones, injurias y calumnias en todas sus comunicaciones y publicaciones, el buen hacer de todos los profesionales que trabajan en él, jugando con el puesto de trabajo de más de 40 familias que trabajan y se desviven por el cuidado bienestar animal, y lo más importante, dejando sin atención ni asistencia a animales que necesitan de los cuidados y tratamientos necesarios”.


Según explican, al Colegio de Veterinarios “siempre le ha molestado que los veterinarios del Hospital Vetsolidari ajusten los precios a la realidad social”. Asimismo, manifiestan a Diario Veterinario que existe una gran polémica en el sector porque ofertan precios por debajo de otros centros veterinarios.


“Decir que el hecho de ajustar los precios, conlleva una mala praxis es sin duda una gran calumnia, pues los veterinarios son profesionales colegiados con una gran trayectoria profesional y la maquinaria utilizada en el Hospital es una de las más avanzadas y de calidad”, indican.


El centro defiende que durante 2019 han atendido a cerca de 500 animales sufragando todos sus costes, “suministrándoles el tratamiento que necesitaban, suministrándoles el servicio de hospitalización, practicándoles cirugías, etc. Todo ello sin ánimo de lucro”, afirman.


Por último, hacen referencia al conflicto que rodea a las elecciones a la Junta de Gobierno del Colegio de Veterinarios de Barcelona. Así, señalan que “la actual Junta de Gobierno se ha visto salpicada por un escándalo económico en virtud del cual el ex presidente Josep Antonio Gómez Muro y el ex tesorero Jordi Vilà (Junta en la cual Ricard Parès, actual presidente del COVB, era el vocal), fueron cesados al ser investigados por un juzgado de instrucción de Barcelona por la presunta comisión de delitos de administración desleal, apropiación indebida, estafa y falsedad documental (de documento mercantil), por haberse embolsado -presuntamente- casi de medio millón de euros del Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona”.

Archivo