Los investigadores de la UCH y el INIA junto a dos cabras.

Hallan una mejora para la reproducción del ganado ovino

Han logrado diseñar un protocolo de sincronización de celos y ovulaciones en el ganado ovino para mejorar su reproducción con el uso de hormonas naturales y no sintéticas
|

Un grupo de investigadores de la Universidad CEU Cardenal Herrera (UCH) y del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), han logrado diseñar un nuevo protocolo de sincronización de celos y ovulaciones para mejorar la reproducción del ganado ovino, basado en el uso de hormonas naturales.


Liderado por Paula Martínez Ros, profesora del Departamento de Producción y Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de la UCH, y por Antonio González de Bulnes, investigador científico del INIA, el nuevo sistema, además de la mejora de la reproducción de este sector, “también reduce el tiempo de exposición del ganado a los progestágenos en los protocolos hormonales e incorpora un nuevo dispositivo intravaginal de progesterona natural, denominado Controlled Internal Drug Release (CIDR), que reduce el riesgo de infecciones”, informa la propia Universidad.


Según explica Martínez Ros, “la creciente demanda de alimentos libres de residuos farmacológicos ha incrementado el número de países que exigen a sus productores ganaderos, y también a importadores y exportadores, que respeten prácticas sostenibles de reproducción, sin uso de hormonas sintéticas". 


En la Unión Europea se está revisando el uso de hormonas esteroides sintéticas por generar residuos en las canales de animales. Por ello, los ganaderos necesitan alternativas que minimicen o eviten completamente el uso de tratamientos hormonales sintéticos, como el nuevo protocolo basado en hormonas naturales.


Y es que normalmente, como indican los expertos, “la inducción y la sincronización del celo en el caso de los pequeños rumiantes se realiza usando tratamientos basados en hormonas exógenas. La progesterona, o sus análogos, son las hormonas más utilizadas para la sincronización de estros en estos animales. Y se aplican mediante dispositivos intravaginales durante un periodo dos semanas, ya que deben superar la vida media de un posible cuerpo lúteo en el ovario”.


De esta manera, y frente a estas prácticas para la reproducción ovina, el protocolo desarrollado por la UCH y el INIA, evita el uso de tratamientos hormonales sintéticos, al usar progesterona natural, eliminando así riesgos potenciales para la salud humana originados por los residuos presentes en productos de origen animal, lo que al mismo tiempo mejora el bienestar animal, al reducir a la mitad el tiempo que debe permanecer insertado el dispositivo y al estar fabricado con silicona inerte, reduciendo el riesgo de infección.


BENEFICIOS


El avance para el sector ganadero realizado por ambos grupos de investigadores es “una mejora en la eficiencia reproductiva, clave para la eficiencia global de las explotaciones ovinas. El aumento de la fertilidad y prolificidad de los rebaños, más allá de la época primaveral, permite abastecer la demanda del mercado durante todo el año, superando la limitación estacional en la oferta de producto y aumentando su valor económico. Aquellos ganaderos capaces de poner en el mercado productos ‘fuera de estación’ se benefician de precios más altos durante el invierno, aumentando así la rentabilidad de su producción ganadera”.


Además, esta nueva metodología “favorecerá el bienestar de los animales y, al mismo tiempo, la salud de los consumidores, al minimizar los residuos farmacológicos presentes en los productos derivados del ovino”.