Seis de cada diez veterinarios indica que la profesión ha empeorado

Los trabajadores del sector veterinario señalan como uno de los principales problemas de la profesión la gran cantidad de licenciados que salen al mercado cada año.
|

Para todos aquellos que participan de una forma u otra en el sector veterinario, es más que conocida la situación precaria a la que los veterinarios se enfrentan en los últimos tiempos, ya que, como muchos creen, se tratan de unos de los profesionales sanitarios más discriminados.


Un pensamiento que confirma el estudio Veterinaria 2030, llevado a cabo por el Colegio de Veterinarios de Madrid (Colvema), donde se ha analizado el presente de la veterinaria.


Tras tomar como muestra un total de 51 entrevistas a profesores, 245 a estudiantes y 1.000 a veterinarios colegiados, tanto de forma online como personal, el estudio demuestra que “seis de cada diez profesionales veterinarios colegiados considera que la situación de la profesión ha empeorado en los últimos años, mientras que sólo el 16,1% cree que la situación es mejor que antes”.


En comparación con el anterior estudio, realizado en el 2006, los colegiados se han vuelto más críticos con la situación que actualmente atraviesa la veterinaria. Cuando en 2006 eran tan solo un 29%  de los encuestados los que consideraba estar "peor que antes", los últimos resultados reflejan que ahora son casi un 60% de los profesionales los que confiensan estar "peor que antes".


Por otro lado, el estudio señala que el 31% de los profesores encuestados de las Facultades de Veterinaria de la Comunidad de Madrid opina que la profesión veterinaria está mejor que antes, dato que es contrarrestado con el 45,1%, que piensa que la profesión se encuentra peor en la actualidad.


En cuanto a los problemas detectados en la profesión, las respuestas ofrecidas por los veterinarios colegiados son variadas. En primer lugar, indican con un 39,1% el escaso reconocimiento social de su trabajo. Un dato que no se corresponde a lo que pensaban en 2006, donde encabezaba la lista de problemas el elevado número de profesionales, con un 42,5%.


Ahora, el elevado número de profesionales ha pasado a segundo lugar con un 27,9%, seguido de la escasa remuneración económica de los profesionales veterinarios, con un 26,5%.


Por su parte, los docentes piensa que el mayor problema es el elevado número de licenciados y graduados que salen de las facultades, con un 37,3%, seguido de cerca por el ínfimo reconocimiento social de los veterinarios, un 35,3%, y por las carencias en formación, con un 31,4%.


En lo referente al pensamiento de los estudiantes, destacan por encima de todos los problemas, tal y como lo hacen los profesores, el gran número de licenciados y graduados en veterinaria, pero esta vez con un porcentaje aún mayor, un 52,7%, seguido del escaso reconocimiento social con un 33,1% y la baja remuneración económica con un 32,7%.


Por último, el estudio quiso entrar de lleno en la valoración que tanto profesores como estudiantes hacían del número de plazas universitarias, y reveló la coincidencia entre ambos sobre “la excesiva cantidad de plazas que se ofertan actualmente en las Universidades, y que como consecuencia, tiene un exceso de graduados que salen cada año al mercado laboral”.


Y es que, actualmente, el número estimado de plazas óptimas para la profesión sería de 759, según el estudio, pero desafortunadamente, la realidad indica que la cifra casi se dobla con un total de 1.500 plazas en la actualidad.


Así, un 60,8% de los profesores y estudiantes creen que esta cantidad resulta excesiva. 

   ¿Es el veterinario el profesional sanitario más discriminado?
   El 80% de los dueños de mascotas no cambian de veterinario
   ¿Cuáles son los motivos que empujan al veterinario a dejar la práctica clínica?
   La conciliación familiar en la veterinaria, una tarea complicada

Archivo