Una veterinaria atendiendo a un paciente.

La conciliación familiar en la veterinaria, una tarea complicada

​Diversos estudios señalan que las mujeres embarazadas o con pensamientos de quedarse encuentran dificultades para conciliar su vida familiar con la profesión veterinaria.
|

Un grupo de investigadores de la Universidad de Tufts ha realizado diversos estudios sobre la conciliación familiar de la mujer con la profesión veterinaria en los Estados Unidos. 


Los investigadores apuntaron que uno de los datos más preocupantes fue que entre un tercio y casi la mitad de las mujeres encuestadas que estaban embarazadas o pensaban quedarse, reconocieron no sentirse seguras mientras realizan sus prácticas de veterinaria, según informan desde la Universidad.


El primer estudio, publicado en la Revista de la Asociación Americana de Medicina Veterinaria (Javma, por sus siglas en inglés) en noviembre del pasado año, encuestó a 2.088 estudiantes de veterinaria y a 312 internos y residentes de todo el país sobre cómo ellos percibían el embarazo y los servicios de apoyo para padres disponibles en las Universidades veterinarias de los Estados Unidos.


Por otra parte, para el segundo estudio, que aparecerá en la Revista de Educación Médica Veterinaria (Jvme, por sus siglas en inglés) a principios de 2019, los investigadores de Tufts encuestaron a administradores de 30 facultades veterinarias de los Estados Unidos sobre los mismos temas, al mismo tiempo que revisaron los manuales de sus estudiantes, internos y residentes.


La mayoría de los estudiantes de veterinaria que aun no eran padres, declararon que habían pospuesto intencionalmente la idea de crear una familia, mientras que las mujeres, por su parte, se encontraban incluso más reacias que los hombres, ya que lo encontraban “más difícil durante la carrera”.


Así, la encuesta también demostró que los hombres estudiantes son el doble de propensos que las mujeres para ser padres durante la carrera, la interinidad o la residencia. De este modo, los investigadores plantearon en su estudio la posibilidad de que los futuros padres, y especialmente las mujeres, puedan esperar para tener hijos, ya que las políticas administrativas y los servicios de apoyo para el embarazo y la maternidad de los hijos en las facultades americanas escasean.


Otro dato que el informe confirmó es que muy pocas instituciones tienen políticas formales sobre licencia parental o de lactancia, y que el material disponible era accesible sólo en la mitad de las facultades.


Y es que el estudio reveló que, aunque casi el 90% de los administradores encuestados confirmaron que sus facultades tenían políticas de seguridad para estudiantes embarazadas, menos de la mitad sabía dónde se podían encontrar. Mientras tanto, solo el 40% de los administradores encuestados informaron que sus facultades tenían políticas de seguridad para las internas y residentes embarazadas.


PROPUESTAS PARA AYUDAR A LA CONCILIACIÓN FAMILIAR


A la vez que continúan recopilando más datos, ya están utilizando los resultados para "efectuar un cambio local", explicó Annie Wayne, profesora de  la Universidad deTufts.


En este sentido, uno de los cambios más relevantes que anuncian es el aumento de salas de lactancia, así como nuevos documentos sobre el embarazo, la maternidad y la planificación familiar disponibles en la web de la Universidad.


"Si queremos atraer y retener a los mejores estudiantes de veterinaria, profesores y personal, debemos hacer todo lo posible para permitir que las mujeres que quieran ser veterinarias también puedan crear familias", subrayó Joyce Knoll, director interino de la Universidad, que apoyó la iniciativa e intentó aumentar las reuniones de padres. "Crear cambios que faciliten el embarazo y la maternidad también puede reducir el estrés que surge cuando los estudiantes de veterinaria y los veterinarios se sienten obligados a elegir entre sus pacientes y sus hijos", añadió.


Por último, Marieke Rosenbaum, profesora de Tufts, explicó que el apoyo de los padres es importante para la profesión porque "aunque no todos los veterinarios quieran ser padres, es cierto que existen muchas noticias sobre depresión dentro de la profesión veterinaria, incluidas altas tasas de suicidio”.


En la actualidad, aseguran que las facultades están ofreciendo programas más flexibles, en los que los padres pueden realizar la carrera a tiempo parcial durante ocho años, por el mismo precio que el título estándar de cuatro.


Otras, por su parte, han instalado "salas de reuniones" en la parte posterior de las clases, por lo que los padres podrán asistir a ellas con bebés o niños pequeños cuando sea necesario.