Los miembros de la Asociación de Veterinarios Empresarios de Valladolid. Imagen: CVE.

Constituyen la Asociación de Veterinarios Empresarios de Valladolid

La falta de regulación del sector, el intrusismo, la competencia desleal o la aplicación de un IVA reducido, son las principales reivindicaciones del sector en Valladolid.
|

La sede de la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE) ha acogido la constitución de la Asociación de Veterinarios Empresarios de Valladolid (AVEMVALL), con el objetivo de que los empresarios de este sector compartan soluciones a sus problemas comunes, tengan presencia y voz para defender sus intereses y contribuyan al fortalecimiento de un sector estratégico por su contribución en la salud pública que hagan del sector de clínicas veterinarias un sector fuerte en Valladolid y en Castilla y León.


En el transcurso de la reunión, entre otros asuntos, se nombraron los miembros de la Junta Directiva de AVEMVALL, resultando elegida como presidenta del Sector Patricia Ratón Hernández, vicepresidenta Lidia Rodríguez Moreno, secretario Leandro Álvarez Molina, y Juan José Rivas Moreno y Mario Herrero García como vocales.


“El sector de las Clínicas Veterinarias es un sector estratégico por su contribución a la salud pública. En España más del 40% de los hogares tienen, al menos, un animal de compañía (se calcula que hay casi 22 millones de ellos en el país)”, señalan los veterinarios.


Entre las principales reivindicaciones del sector en Valladolid se encuentra “la importancia del sector en la promoción de la salud y la prevención de enfermedades”, una de las principales inquietudes de esta asociación y del sector es la falta de regulación para que sean reconocidos como integrantes del sector de salud pública.


Así, hacen referencia al concepto One Health (“Una Sola Salud”), que es una estrategia mundial para aumentar la comunicación y la colaboración interdisciplinar en el cuidado de la salud de las personas, los animales y el medio ambiente indispensable ante la convivencia estrecha entre animales y seres humanos en la sociedad actual.


Por otra parte, también pretenden luchar ante el “intrusismo y competencia desleal”, lo que está generando un deterioro en el control veterinario de la salud de estos animales y puede llegar a constituir un problema para la salud pública realmente importante.


Otro asunto pendiente es la reducción del IVA para el sector. La bajada del tipo general del 21% del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) al reducido del 10%, repercute no solo en los resultados económicos de las empresas, sino también de manera indirecta en lo que supone para muchos titulares de mascotas un impuesto tan abusivo por unos servicios que “deberían ser enclavados en la atención sanitaria de primera necesidad y NO como un artículo de lujo”.


Por último, hacen hincapié en que su misión es defender y promocionar los intereses económicos, sociales y profesionales de sus miembros, trabajando por dignificar la profesión, fomentar el reconocimiento de la actividad de la clínica veterinaria como un digno y justo desarrollo de la actividad.

Archivo