Seis de cada diez enfermedades humanas provienen de los animales

El ECDC informa que tanto el ántrax, como la brucelosis, la tularaemia y la fiebre Q son cuatro de las enfermedades raras en humanos transmitidas por animales.
|

Los últimos datos revelan que seis de cada diez casos de enfermedades infecciosas en humanos surgen de la transmisión animal, según señala el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés).


Estos patógenos, denominados zoonóticos, se encuentran en todo el mundo. En este sentido, “la relevancia de las zoonosis para la salud humana ha sido particularmente resaltada por las recientes infecciones altamente virulentas que amenazaron con convertirse en una pandemia, con una alta tasa de mortalidad”, apuntan los investigadores, que además añaden que “estos incidentes incluyen el brote de influencia aviar de 2005, la pandemia de influencia de la 'gripe porcina' de 2009 y el brote de ébola en África Occidental entre los años 2013 y 2016”.


Así, el brote de influencia aviar de 2005, “fue la primera epidemia zoonótica con un alto potencial de amenaza, que unió a los diferentes profesionales en una red de vigilancia para abordar la amenaza de la zoonosis tanto nacional como internacional” señalaron, gracias a la cual surgió el movimiento One Health, creado en el año 2016.


ENFERMEDADES TRANSMITIDAS


Desde el ECDC, comprobaron aspectos clave de cuatro zoonosis bacterianas, las cuales tienen reservorios naturales o áreas endémicas en toda Europa, entre las que se encontraban “el ántrax, la brucelosis, la tularaemia y la fiebre Q, causadas por el Bacillus Anthracis, especies de Brucella, la Francisella Tularensis y la Coxiella Burnetii, respectivamente” siendo potencialmente mortales tanto para los animales como para los humanos.


“Estas son todas las enfermedades humanas raras en la actualidad que causan aproximadamente 2, 105, 155 y 230 casos por cada 100 millones de personas por año en la Unión Europea”, explican los expertos. Por otro lado, apuntan que “los brotes esporádicos tienen efectos devastadores para la salud pública, la salud animal y la industria animal”.


A pesar de que las dosis infecciosas son bajas, la transmisión zoonótica comporta un riesgo para quienes trabajan y viven cerca de los animales.


En consecuencia, “las bacterias que causan cada una de estas zoonosis aparecen constantemente en las listas de vigilancia de amenazas de agentes biológicos seleccionadas en todo el mundo”.

Sin tu00edtulo

Fuente: ECDC.


PRESENCIA DE LAS ENFERMEDADES EN EUROPA


El ántrax, enzoótico en Europa del Este, cuenta con casos anuales consistentes en transmisión zoonótica tanto en Bulgaria como en Rumania.


Por otro lado, “mientras los programas de erradicación de la brucelosis se están empleando en toda Europa, la enfermedad sigue siendo endémica tanto en Grecia como en Italia”, informan.


Sin embargo, “la principal amenaza para el resurgimiento de la brucelosis en Europa proviene de países como Siria”, que tiene una incidencia 100 veces mayor que la de los países europeos endémicos.


Por su parte, Suecia tiene la prevalencia endémica más alta de Francisella Tularensis subsp. Holarctica, con el 43% de los casos de tularaemia enviados al CDC que ocurren allí.


Para una zoonosis como esta, donde el 50% de los casos pueden requerir tratamiento hospitalario, la aplicación de medidas de control y prevención de One Health ofrece un modelo atractivo para disminuir la carga económica de la enfermedad.


Por último, endémica a nivel mundial fue la fiebre Q, epidemia experimentada por los Países Bajos, que atrajo la atención mundial sobre la enfermedad.


El análisis mostró que el 67% de todos los casos de la enfermedad informados al CDC entre 2008 y 2010 ocurrieron en los Países.


En los seis años siguientes, solo el 5% del total de casos en la Unión Europea fue de origen holandés, lo que muestra una respuesta mantenida de manera efectiva.


MOVIMIENTO ONE HEALTH


El concepto del enfoque One Health, considera que la salud de los seres humanos, los animales y los ecosistemas se trata de una red interconectada, y no de problemas que se deban abordar individualmente.


Entre sus conceptos clave, incluyen considerar que la salud de todas las especies necesita centrarse en la prevención de enfermedades, y no sólo en el tratamiento y la promoción de una fuerte colaboración entre los sectores de medicina humana y veterinaria bajo una sola estructura operativa.

Archivo