AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
“El riesgo de suicidio en veterinarios es cuatro veces superior a la media de la población”
La autoexigencia, la falta de conciliación familiar o la toma de decisiones difíciles aumentan el estrés y la ansiedad entre los veterinarios.

“El riesgo de suicidio en veterinarios es cuatro veces superior a la media de la población”

​Los principales aspectos que afectan a los profesionales del sector veterinario son, entre otros, la autoexigencia, falta de conciliación familiar, toma de decisiones difíciles, constante relación con la muerte o exposición a sustancias letales
|

Una reciente investigación australiana, dirigida por la doctora Nadine Hamilton, reveló que casi el 70 % de los veterinarios han perdido a un compañero por suicidio, y aproximadamente 6 de cada 10 han buscado ayuda profesional para su salud mental. En España, las cifras demuestran que, entre los sanitarios, el riesgo de suicidio se duplica con respecto a la media de la población. Dentro de los profesionales de la salud, los veterinarios sufren dos veces mayor riesgo de suicidio, encabezando el ránking del colectivo sanitario.


Ante esta situación, la Fundación Galatea, en Barcelona, ofrece apoyo individual a los profesionales de la salud que presentan malestar emocional, enfermedades mentales y conductas adictivas. En concreto, el programa Assís de atención al veterinario, impulsado por esta fundación junto con el Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña, es una iniciativa pionera a nivel estatal nacida en 2011 para dar respuesta a las situaciones de ansiedad y depresión que sufren los veterinarios.


Marta Legido, miembro de la Junta de Gobierno del Colegio de Veterinarios de Barcelona y enlace del Programa Assís, explica que son muchos los factores potenciales que afectan a este colectivo, "con un riesgo de suicidio cuatro veces superior a la media de la población", pero que es fundamental para revertir la situación “dar visibilidad a los problemas de salud mental” y “ofrecer atención profesional adaptada a cada caso”.


FACTORES DE RIESGO


Los principales aspectos que afectan al bienestar emocional y que favorecen el estrés en los profesionales del sector veterinario son, entre otros, la autoexigencia, la falta de conciliación familiar, la toma de decisiones difíciles, la constante relación con la muerte o la exposición a sustancias letales.


Según Legido, “los sanitarios son profesionales muy autoexigentes, con mucha vocación de servicio, lo que hace que se preocupen más por los demás que por ellos mismos”. Además, “les cuesta mucho pedir ayuda, porque se priorizan poco y también porque tienen miedo de no ser comprendidos”, señala la experta.


La veterinaria incide también en que las situaciones que generan más ansiedad y estrés son aquellas relacionadas con un fuerte componente ético, como por ejemplo “las decisiones difíciles sobre cómo proceder cuando los clientes tienen una situación financiera limitada o las decisiones que suponen un conflicto entre el bienestar personal y el papel profesional”, subraya.


“Hay que tener en cuenta que los veterinarios pasan mucho tiempo solos. En muchas clínicas, los profesionales se quedan solos durante horas o incluso trabajan siempre solos. En esos casos, se ven abocados a tomar decisiones difíciles sin tener a nadie a quien preguntar, cargando sobre sus hombros una gran responsabilidad”, matiza Legido. “Son situaciones complejas de gestionar para cualquiera, que acaban repercutiendo en la salud mental del más fuerte”.


Por otra parte, hace hincapié en que “los profesionales de la veterinaria tenemos un mayor acceso a sustancias y métodos que producen la muerte, un factor de riesgo innegable”. Por eso, incide en que las campañas de prevención son especialmente necesarias dentro de este colectivo.


PREVENCIÓN DEL SUICIDIO


“El suicidio es muy dificil de prevenir”, reconoce la responsable del programa Assís, “pero sí se pueden prevenir los trastornos psicológicos, como la ansiedad o la depresión”, precisa. “Hay mucho por hacer al respecto, porque desde las instituciones se ha hecho muy poco por prevenir el suicidio entre los veterinarios”.


En este sentido, “un buen primer paso es comenzar potenciando los puntos fuertes de nuestro perfil profesional, como, por ejemplo, que tenemos una gran capacidad de superación o que somos muy reacios a caer en adicciones a sustancias”. “También es prioritario que demos visibilidad a la situación de nuestro colectivo para que nadie sienta vergüenza por tener que pedir ayuda”, añade.


Finalmente, recuerda que la atención psicológica ofertada por la Fundación Galatea es totalmente gratuita para los profesionales de la salud, incluidos los veterinarios, y está disponible de lunes a domingo de 9h a 22h, a través de los teléfonos 900 670 777, 93 567 88 56 y 660 50 95 82.

Archivo