Treinta países y áreas en la región del Pacífico occidental probaron la capacidad de respuesta a un brote hipotético de la “gripe del gato”.

La OMS simuló gatos domésticos propagando una nueva enfermedad entre humanos

​¿Qué pasaría si las mascotas tuvieran el potencial de provocar nuevos brotes de coronavirus COVID-19? Ante este posible escenario, la Organización Mundial de la Salud se preparó con un ejercicio de simulación en 2017
|

Los últimos datos del coronavirus COVID-19 son más de seis millones de casos y más de 376.000 muertos en todo el mundo. Una cifra que dista bastante de los casos detectados en animales de compañía en todo el mundo.


Aunque poco a poco han ido surgiendo informes de casos en animales: gatos domésticos en Hong Kong, un perro en Nueva York, o visones en granjas en los Países Bajos, entre otros, por el momento son anecdóticos comparados como el nuevo coronavirus está afectando a las personas.


No obstante, diferentes expertos, como la WSAVA, solicitan más información para detallar las manifestaciones clínicas del SARS-CoV-2 en los animales de compañía. Porque, llegado el caso, ¿qué pasaría si las mascotas tuvieran el potencial de provocar nuevos brotes?


BROTE HIPOTÉTICO DE LA “GRIPE DEL GATO”


Ante este posible escenario, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se preparó con un ejercicio de simulación en 2017, pensado para fortalecer la comunicación entre países y la OMS durante emergencias. En esta ocasión, treinta países y áreas en la región del Pacífico occidental probaron la capacidad de respuesta a un brote hipotético de la “gripe del gato”.


La simulación consistía en que una enfermedad previamente desconocida comenzó a extenderse entre los gatos. Al mismo tiempo, los médicos comienzan a notar que un número cada vez mayor de dueños de gatos y veterinarios acuden a sus clínicas, informando síntomas similares a los de la gripe. Al final del brote hipotético, la gripe felina había infectado a cientos de personas en los propios países participantes y se había extendido internacionalmente.


“Si bien un escenario que involucra gatos domésticos inicialmente parece absurdo, en realidad no está muy lejos de la verdad”, señalaba Masaya Kato, gerente de Área del Programa para la Preparación del País y el RSI (Reglamento Sanitario Internacional) en la Oficina Regional de la OMS para el Pacífico Occidental. “Las enfermedades zoonóticas, es decir, las enfermedades que se transmiten entre animales y humanos, son algo para lo que debemos prepararnos. Algunos ejemplos recientes han sido la gripe aviar, el síndrome respiratorio del Medio Oriente y la peste. Queríamos que los participantes reflexionaran sobre lo que harían si se enfrentaran a tal escenario. ¿Saben cómo comunicarse con sus homólogos de salud animal? ¿Y saben cuándo y cómo notificar a la OMS?”


Por su parte, Ailan Li, director Regional de Emergencias de la OMS para el Pacífico Occidental, afirmaba que “no sabemos cuándo y dónde surgirá la próxima amenaza para la seguridad de la salud, pero sucederá. Los brotes y las emergencias de salud pueden cobrar miles de vidas y devastar las economías. Sin embargo, la preparación cuidadosa, la detección rápida y la respuesta rápida pueden salvar vidas y limitar las pérdidas económicas”.

Archivo