Las autoridades recomiendan "que las personas con sospecha o confirmación de COVID-19 eviten el contacto con mascotas y otros animales para protegerlos de una posible infección".

Primer caso de infección por coronavirus en un perro de Estados Unidos

“Todavía estamos aprendiendo sobre el SARS-CoV-2 en animales, pero actualmente no hay evidencia de que los animales jueguen un papel importante en la propagación del virus", señalan las autoridades
|

El Laboratorio Nacional de Servicios Veterinarios (NVSL) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) ha anunciado el primer caso confirmado de infección por SARS-CoV-2 (el virus que causa COVID-19) en una mascota, un pastor alemán en el estado de Nueva York. Este es el primer perro en los Estados Unidos en dar positivo por SARS-CoV-2, tras confirmarse hace unos días que el anterior caso era finalmente negativo.


Se tomaron muestras del perro después de que mostró signos de enfermedad respiratoria. Se espera que el perro se recupere por completo. Uno de los dueños del perro dio positivo por COVID-19, y otro mostró síntomas consistentes con el virus, antes de que el perro mostrara signos. Un segundo perro en el hogar no ha mostrado signos de enfermedad; sin embargo, también se identificaron anticuerpos en ese perro, lo que sugiere exposición.


Se han reportado infecciones por SARS-CoV-2 en un pequeño número de animales en todo el mundo, principalmente en animales que tuvieron contacto cercano con una persona que estaba enferma con COVID-19. En este momento, no se recomiendan las pruebas de rutina de los animales. Las autoridades informan que los funcionarios estatales y locales de salud animal y salud pública trabajarán con el USDA y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. para determinar si los animales deben someterse a pruebas de SARS-CoV-2, utilizando un enfoque de One Health.


El perro inicial dio positivo presuntivo para SARS-CoV-2 en un laboratorio veterinario privado, que luego informó los resultados a los funcionarios estatales y federales. La prueba confirmatoria se realizó en NVSL e incluyó la recolección de muestras adicionales. NVSL sirve como un laboratorio de referencia internacional y proporciona experiencia y orientación sobre técnicas de diagnóstico, así como pruebas de confirmación para enfermedades animales extranjeras y emergentes. La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) considera que el SARS-CoV-2 es una enfermedad emergente y, por lo tanto, el USDA debe informar a la OIE las infecciones confirmadas de animales en los Estados Unidos.


“Todavía estamos aprendiendo sobre el SARS-CoV-2 en animales, pero actualmente no hay evidencia de que los animales jueguen un papel importante en la propagación del virus. Según la información limitada disponible, se considera que el riesgo de que los animales propaguen el virus a las personas es bajo. No hay justificación para tomar medidas contra los animales de compañía que puedan comprometer su bienestar”, subrayan.


Por otra parte, explican que “parece que las personas con COVID-19 pueden transmitir el virus a los animales durante el contacto cercano. Es importante que las personas con sospecha o confirmación de COVID-19 eviten el contacto con mascotas y otros animales para protegerlos de una posible infección”.

Archivo