España es el país de toda Europa con el porcentaje más alto de desempleo veterinario con un 5%, según datos de la última encuesta de la FVE.

Crece la feminización y continúa la diferencia salarial en veterinaria

​Los últimos datos de la encuesta de la FVE apunta a una diferencia salarial del 12% en Europa. Asimismo, el sector continúa hacia una clara feminización, el 58% de los veterinarios son mujeres y la mayoría de ellas menores de 40 años
|

La Federación Europea de Veterinarios (FVE) estima que en Europa hay 309.144 veterinarios entre los 39 Países miembros. El 58% son mujeres y el 42% hombres, lo que supone un incremento del 5% respecto a los últimos datos de la FVE desde 2015. La mayoría de las mujeres son menores de 40 de años, reflejando que la feminización del sector continuará en el futuro.


Otros datos que se desprenden de la última encuesta de la FVE correspondiente al 2018 y respondida por 14.559 veterinarios de toda Europa, son que el 81% de los veterinarios está trabajando a tiempo completo, habiendo disminuido el número de desempleados en Europa del 3% de 2015 al 1% de 2018. Si bien, resaltan que los únicos países que tienen un porcentaje más alto de desempleo son España con un 5%, Serbia con 4%, y Suiza e Islandia con un 3%.


El sector sigue dominado por los veterinarios que se dedican a la práctica clínica, un 58%. El segundo sector son los veterinarios de servicios públicos (14%), educación e investigación (11%) e industria (4%). El resto de la profesión trabaja en otras áreas.


En referencia al salario de los veterinarios, los profesionales con mayores ingresos son los que trabajan en consultoría, seguidos de higiene alimentaria. Por su parte, los veterinarios peor pagados trabajan como empleados en clínicas veterinarias privadas.


La diferencia salarial entre hombres y mujeres se sitúa, según datos de la encuesta, en un 12% inferior el de las mujeres respecto a sus compañeros masculinos.


BIENESTAR DEL VETERINARIO


En esta nueva encuesta se han incluido preguntas sobre el bienestar y la salud mental del veterinario a diferencia de la realizada en 2015.


Los datos reflejan un alto nivel de estrés en la profesión. Los veterinarios indicaron su estrés en el trabajo de 7 sobre 10, usando una escala de 0 a 10.


Un 26% de los veterinarios informó que habían estado más de dos semanas fuera del trabajo por depresión o agotamiento en los últimos tres años. Este número es sustancialmente mayor en algunos países.


FUTURO DE LA VETERINARIA


La mayoría de los veterinarios creen que el bienestar animal bajo la influencia de la presión social irá siendo más importante en el futuro y se convertirá en un factor esencial de sostenibilidad.


Asimismo, los resultados reflejan que una mayor especialización sigue siendo la prioridad para los veterinarios para ayudar a superar los desafíos futuros. Otros aspectos claves del futuro que destacan una gran parte de los profesionales son la formación empresarial y el aumento de las habilidades digitales. La creciente legislación que rige la profesión, por otro lado, resultó impopular.


Respecto a la digitalización y la telemedicina, los veterinarios no están seguros de cuál será el futuro que les deparará. Los veterinarios dudan si la telemedicina en el futuro facilitará la provisión y el acceso a los servicios veterinarios (calificando 5.1 en una escala de 0 a 10) aunque obtiene una puntuación más alta (6.3) la posibilidad de que se creen nuevas áreas de trabajo para veterinarios, como que exista el científico de datos para 2030.


También se destaca el cambio que está sufriendo la práctica clínica privada en toda Europa, aunque más lento en algunos países que en otros. La FVE explica que las grandes corporaciones están conduciendo a que más veterinarios trabajen como empleados en lugar de ser dueño de su propia clínica. Así, estas organizaciones tendrán un gran impacto en el estilo y tipo de empleo veterinario, cómo afecta a los ingresos, patrones de trabajo y bienestar de los veterinarios.


¿ESTÁ O NO PREPARADO UN RECIÉN GRADUADO EN VETERINARIA?


Por otro lado, otro aspecto reseñable de la encuesta es que sigue existiendo una necesidad reconocida de avanzar en la formación de los estudiantes veterinarios y garantizar que se les prepara para el mercado laboral. Actualmente, muchos veterinarios sienten que este no es el caso.


“Si bien se ha hecho mucho en los últimos años para ampliar y aumentar la gama de habilidades y formación que se ofrece a los estudiantes universitarios sigue siendo necesario ampliar aún más la base de formación para que otros campos se conviertan en partes centrales del plan de estudios”, reconocen desde la FVE.


Además, la encuesta señala las preocupaciones planteadas por compañeros veterinarios sobre la necesidad de desarrollar las habilidades de los últimos graduados. “Existe la necesidad de un examen más a fondo de este asunto que identifique una comprensión profunda de la causa de esta percepción para permitir corregirlo”, indican.


“Vivimos en tiempos de rápida evolución. A diferencia de las generaciones anteriores, las personas de hoy en día deben estar constantemente adaptándose y readaptándose a los rápidos cambios en la tecnología, la sociedad y la economía. Los resultados de nuestra segunda encuesta muestran que nuestra profesión no es inmune a esto, también está cambiando rápidamente y continuará haciéndolo. Para abordar estos desafíos, sigue siendo de vital importancia mejorar el liderazgo veterinario, asegurar carreras gratificantes, ampliar el rol veterinario, empresas sostenibles, velar por el bienestar de la profesión y abrazar la innovación”, señala la FVE.

Archivo