Telemedicina veterinaria.

Telemedicina, ¿el futuro de las clínicas veterinarias?

​Según una investigación de la Asociación Americana de Veterinarios, la demanda digital de estos servicios solo irá en aumento en los próximos años
|

Hoy en día, cuando se realiza una reserva tan solo hace falta un par de clicks en la pantalla del teléfono y en cuestión de segundos se recibe una confirmación de dicha reserva en la bandeja de entrada del correo.


Este comportamiento digital se está extendiendo a todos los campos de la vida, y a medida que los servicios de salud humana aumentan gradualmente sus capacidades digitales, los servicios veterinarios virtuales, denominados 'telemedicina', están siguiendo su ejemplo, según explica HealthforAnimals, organización que representa a los fabricantes de productos farmacéuticos veterinarios, vacunas y otros productos de salud animal en todo el mundo. 


¿QUÉ ES LA TELEMEDICINA?


“Puede referirse al uso de mensajes de texto, fotos, correo electrónico y videollamadas, hasta el uso de aplicaciones y dispositivos portátiles (aunque en este momento, los dispositivos se utilizan principalmente para controlar el ganado en lugar de las mascotas)” para llevar a cabo un tratamiento veterinario, explican.


Si bien los dueños de mascotas exigen una experiencia digital para alinearse con sus estilos de vida, también puede proporcionar beneficios significativos para los veterinarios.


En la actualidad, muchos dueños de mascotas lo primero que hacen es acudir a Internet para encontrar respuestas. “Un servicio de telemedicina, entregado por correo electrónico, el sitio web o un mensaje de texto, puede ayudar a los veterinarios a proporcionar a los propietarios un asesoramiento experto en el que puedan confiar, al tiempo que construye una relación más estrecha con los dueños de mascotas”, aseguran.


Según explican, algunas clínicas veterinarias están considerando instalar chats en sus sitios web para responder las preguntas del propietario, lo que puede resultar de gran utilidad para cualquier consulta fuera del horario de atención al cliente e incluso puede ayudar con el reclutamiento de los mismos.


Asimismo, la telemedicina poder ser de gran ayuda para los cuidados posquirúrgicos. “Los propietarios pueden ayudar a los veterinarios a monitorear esta etapa crítica simplemente a través del poder de su teléfono inteligente. Los veterinarios pueden mantenerse al tanto de la recuperación postoperatoria de un paciente pidiéndole al propietario que envíe imágenes del sitio de la incisión para rastrear cómo se está curando y detectar cualquier anomalía desde el principio. Los videos o las videollamadas pueden ayudar al veterinario a controlar el comportamiento y la movilidad del animal en su entorno familiar, evitando la necesidad de llevar a la mascota a la clínica para un chequeo, lo que podría ser incómodo y potencialmente causar estrés innecesario”. 


Por otra parte, otra de las ventajas que destacan de este sistema es que se puede evitar el estrés que le supone a muchas mascotas acudir al veterinario. “Para muchos dueños de mascotas, traer a su mascota a la clínica es un desafío; puede ser que su mascota no disfrute de la experiencia, no se mezcle bien en la sala de espera, sean animales mayores o tengan una enfermedad terminal. La telemedicina ofrece a estos dueños de mascotas una forma de aliviar estos problemas, exigiéndoles que lleven a su mascota a la clínica solo cuando sea absolutamente necesario”. 


¿ES EL FUTURO DE LAS CLÍNICAS VETERINARIAS?


Según una investigación de la Asociación Americana de Veterinarios, la demanda digital de estos servicios solo irá en aumento en los próximos años. “Los millennials tienen un 39% más de probabilidades de tener un perro o un gato en el futuro que la generación anterior. Y una proporción similar (40%) cree que la telemedicina es una ‘opción extremadamente importante o muy importante’”.


Por último, HealthforAnimals destaca que ya existen muchas empresas que ya ofrecen capacidades de telemedicina específicamente para clínicas veterinarias para organizar chequeos virtuales y citas postoperatorias, entre otras opciones.

Archivo