Para el resto de consultas, la Organización Colegial Veterinaria considera procedente que los veterinarios puedan ​atender animales mediante consultas a distancia siempre y cuando no se trate de procesos graves.

¿Qué urgencias debe atender un veterinario durante la crisis del coronavirus?

La Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC) recoge las 14 urgencias más frecuentes por las que recomiendan atender a los animales durante la pandemia del coronavirus COVID-19
|

Durante el estado de alarma que vive actualmente España ocasionado por la pandemia del coronavirus COVID-19, la actividad de centros veterinarios está incluida como actividad excepcionada de la orden general de suspensión de actividad que recoge el Real Decreto por el que se declaró el estado de alarma.


Si bien, para acudir a un centro veterinario se debe ir con cita previa y los veterinarios deben atender solamente urgencias para evitar la propagación del coronavirus y minimizar el riesgo que supone para los clientes y los veterinarios atender consultas presencialmente.


Para el resto de consultas, la Organización Colegial Veterinaria (OCV) considera procedente que los veterinarios puedan atender animales mediante consultas a distancia siempre y cuando no se trate de procesos graves o su tardanza pueda conllevar efectos perjudiciales en la salud y el bienestar de los animales.


Para ello será necesario que se trate de un paciente del centro veterinario y que se disponga de la correspondiente historia clínica. En tales casos, los veterinarios y veterinarias podrán prescribir un tratamiento y emitir la correspondiente receta electrónica.


Respecto a los procesos graves, la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC) ha recogido las urgencias más frecuentes por las que se tienen que aceptar visitas veterinarias durante el estado de alarma. En total, son 14 urgencias las recogidas por AMVAC.


Así, señalan en primer lugar las heridas que necesiten sutura, vómitos y diarreas, hemorragia o sangrado y shock o síncope.


Además, recogen como de vital importancia que se atienda con prioridad en una clínica veterinaria la insuficiencia respiratoria, tos persistente, anorexia de más de 48 horas, ictericia y la hipertensión ocular.


Por otra parte, señalan el empeoramiento de enfermedad crónica (diabetes, Cushing, Addison, hipo/hipertiroidismo, insuficiencia renal, insuficiencia cardiaca, leishmaniosis, enfermedades autoinmunes), picores imparables en los que se produzcan autolesiones, apatía extrema, fiebre y las fracturas.


Infovetsurgencias

Infografía elaborada por AMVAC.

Archivo