Manifestación celebrada el pasado agosto en Vigo contra el IVA veterinario.

Aevet, contraria a la manifestación del 17 de noviembre por deficiencias en la organización

​La Asociación Española de Veterinarios Clínicos señala que "sin el apoyo de los ciudadanos no somos nada y una manifestación un domingo a las 12 de la mañana supone incordiar a los ciudadanos y no a las Administraciones"
|

La Asociación Española de Veterinarios Clínicos (Aevet) reconoce la buena intención de los organizadores de la manifestación que se está promoviendo para que tenga lugar el próximo domingo 17 de noviembre en defensa de la profesión veterinaria, pero no están de acuerdo en la fecha en la que se pretende realizar.


“Indudablemente han removido la conciencia de la profesión veterinaria y eso es muy bueno, pero una manifestación debe organizarse con calma, tranquilidad y pensando que es un medio y no un fin”, manifiesta Antonio Reinoso, vicepresidente de Aevet, a Diario Veterinario.


Así, señala que “hay que buscar el momento adecuado y la unión de la profesión veterinaria con el pueblo, como ha demostrado Aevet en Vigo, en la primera manifestación organizada por veterinarios”.


Reinoso hace hincapié en que “sin el apoyo de los ciudadanos no somos nada, y una manifestación un domingo a las 12 de la mañana supone incordiar a los ciudadanos y no a las Administraciones”. Además, añade que desplazarse ese día y a esa hora a cualquier Ministerio para entregar el manifiesto “supone entregárselo al guardia civil o jurado de la puerta”.


Si bien, resalta el gran esfuerzo que están realizando los organizadores, “es encomiable el esfuerzo que están haciendo, pero pensamos que la organización es mejorable. No renegamos de hacer una manifestación, sí renegamos de ésta porque creemos que se puede gestionar mejor, programándola para el día adecuado y cuando haya un gobierno establecido”.


En este sentido, explica que una manifestación debe llamar la atención del ciudadano, servir para comunicar, ser respetuosa con los que no la entienden y que cale el mensaje en toda la prensa y no sólo en la especializada. “En Madrid en el año 2018 hubo 3.323 manifestaciones, es decir, una media de 10 al día, ¿de cuantas sabemos sus reivindicaciones? ¿cuáles eran sus profesiones? ¿debemos hacerla y arriesgarnos a no tener repercusión?”, se pregunta.


El vicepresidente de Aevet cree que el procedimiento debería ser como el que están llevando ellos a cabo. “Aevet tiene programadas diversas manifestaciones por distintas ciudades de España para acabar con una multitudinaria en Madrid, creemos que este es el procedimiento adecuado para concienciar a todo el país de nuestros problemas y dar a conocer nuestras reivindicaciones”.


“También pensamos que, para que el esfuerzo sea recompensado, debemos actuar incluso perdiendo horas de trabajo. Estamos tan machacados que somos capaces de dejar de trabajar para solicitar lo que nos pertenece. Hacerla un domingo es una excursión por Madrid”, insiste.


Por último, asegura que Aevet seguirá reivindicando el papel que representa la totalidad de la profesión veterinaria como ha hecho hasta ahora; “luchando por unos salarios justos, por un reconocimiento como profesión sanitaria, por la conciliación del trabajo y familia, por los funcionarios, por los veterinarios de la industria alimentaria, por toda la profesión, colegiados o no, pero veterinarios, al fin y al cabo”, concluye.

Archivo