Un estudio resalta la vulnerabilidad del ganado durante el transporte

La nueva investigación puede contribuir a mejorar el bienestar animal durante el transporte.
|

Una cuestión bastante tratada en el sector veterinario es el bienestar de los animales durante el transporte, que además de afectar negativamente a su bienestar durante el trayecto, valga la redundancia, también puede resultar negativo en el deterioro de su condición clínica.


Una nueva investigación del Departamento de Ciencia Animal de la Universidad de Aarhus (Dinamarca), puede contribuir a mejorar el bienestar animal durante el transporte, además de contribuir al debate sobre la aptitud que ante esta cuestión se toma.


El estudio, centrado en la observación de 411 vacas lecheras de diferentes hatos daneses, muestra que el promedio de tiempo de transporte de las vacas fue "entre 30 minutos y 8 horas”.


Los resultados señalaron que “el 2% de las vacas experimentaron un deterioro de su condición clínica, lo que provocó que no pudieran caminar sin ayuda, situación que habría sido considerada como no apta para el transporte”.


Además, los investigadores encontraron que “casi una quinta parte de las vacas se quedaron cojas o más cojas durante el transporte, respecto a las que había antes”.


Por otra parte, “hubo más vacas con fugas de leche después del transporte (17%) que antes (1%), y la aparición de heridas también fue mayor después del transporte (34%) que antes (22%)”.


En este sentido, el Reglamento europeo para el transporte de animales establece que “todos los animales se transportarán en condiciones que garanticen no causarles lesiones o sufrimientos innecesarios”. Sin embargo, el texto no especifica los límites para lesiones, lo que dificulta determinar si el deterioro de la condición de las vacas en el estudio fue inconsistente con las regulaciones de la UE sobre transporte de animales.


A pesar de ello, los resultados del estudio ayudan a “resaltan la necesidad de un mayor conocimiento sobre el concepto de aptitud para el transporte y para estudios adicionales sobre la importancia del  bienestar de las vacas durante el transporte, incluido el desarrollo de métodos para mejorar el transporte de ganado”, explica Mette S. Herskin, científica del Departamento de Ciencia Animal de la Universidad.


Por último, Peter Thomsen, otro científico del Departamento de Ciencia Animal de la Universidad, concluye con un mensaje positivo, y es que “los resultados del estudio, al menos brindan a los granjeros y conductores la oportunidad de cuidar de las vacas más vulnerables durante el transporte y así garantizar su bienestar de la mejor manera posible”.