AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Un estudio revela que posiblemente las ratas no hayan propagado la peste negra
La peste negra permanece hoy con nosotros en lugares como Madagascar y California.

Un estudio revela que posiblemente las ratas no hayan propagado la peste negra

​Samuel Cohn y Philip Slavin, profesores de Historia en la Universidad de Glasgow y Stirling, respectivamente, explican en un artículo para The Conversation que las características del suelo y el clima de Europa no favorecieron a los reservorios animales de la peste
|

La peste negra asoló Europa entre 1347 y 1353, acabando con millones de personas. Los brotes de peste han experimentado diferentes fases y en Europa continuaron hasta el siglo XIX.


Uno de los hechos más citados sobre la peste en Europa era que la propagaban las ratas. En algunas partes del mundo, la bacteria que causa la peste, Yersinia pestis, mantiene una presencia a largo plazo en los roedores salvajes y sus pulgas. Esto viene a denominarse “reservorio” animal.


Si bien la plaga comienza en los roedores, a veces se extiende a los humanos. Es posible que Europa haya albergado alguna vez reservorios animales que provocaron pandemias de peste. Pero la peste también podría haber sido reintroducida repetidamente desde Asia. Cuál de estos escenarios estuvo presente sigue siendo un tema de controversia científica.


En una investigación reciente, publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), se ha demostrado que las condiciones ambientales en Europa habrían impedido que la peste sobreviviera en reservorios animales persistentes a largo plazo. Entonces, ¿cómo permaneció la peste en Europa durante tanto tiempo?


El estudio ofrece dos posibilidades. Una: la peste estaba siendo reintroducida desde reservorios asiáticos. En segundo lugar: podría haber habido reservorios temporales a corto o medio plazo en Europa. Además, los dos escenarios podrían haberse apoyado mutuamente.


Sin embargo, la rápida propagación de la peste negra y los brotes posteriores de los siguientes siglos también sugieren que las ratas de movimiento lento pueden no haber desempeñado un papel fundamental en la transmisión de la enfermedad que a menudo se describe.


CONDICIONES PARA LOS RESERVORIOS ANIMALES DE PESTE NEGRA 


Para averiguar si la peste podría sobrevivir en reservorios animales a largo plazo en Europa, examinamos factores como las características del suelo, las condiciones climáticas, los tipos de terreno y las variedades de roedores. Todo esto parece afectar la posibilidad de que la peste se mantenga en los embalses.


Por ejemplo, las altas concentraciones de algunos elementos en el suelo, incluyendo cobre, hierro, magnesio, así como un alto pH del suelo (ya sea ácido o alcalino), temperaturas más frías, mayores altitudes y menor precipitación parecen favorecer el desarrollo de reservorios persistentes, aunque no está del todo claro por qué, en esta etapa.


Según nuestro análisis comparativo, era incluso menos probable que existieran reservorios de peste de roedores salvajes de siglos de duración desde la peste negra de 1348 hasta principios del siglo XIX que en la actualidad, cuando una investigación exhaustiva descarta tales reservorios dentro de Europa.


Esto contrasta marcadamente con las regiones de China y el oeste de los Estados Unidos, donde se encuentran todas las condiciones anteriores para los reservorios persistentes de Yersinia pestis en roedores salvajes.


En Asia central, los reservorios de roedores persistentes y a largo plazo pueden haber existido durante milenios. Como sugiere el ADN antiguo y la evidencia textual, una vez que la plaga cruzó a Europa desde Asia central, parece haber sembrado un reservorio o reservorios a corto o mediano plazo en los roedores salvajes europeos. El lugar más probable para que esto haya sido fue en Europa central.


Sin embargo, como las condiciones climáticas y del suelo locales no favorecían los reservorios persistentes la enfermedad tuvo que ser reimportada, al menos en algunos casos. Es importante destacar que los dos escenarios no son mutuamente excluyentes.


BROTES DE LA PESTE NEGRA EN LA HISTORIA 


Para profundizar en el papel de las ratas en la propagación de la peste en Europa, podemos comparar diferentes brotes de la enfermedad.


La primera pandemia de peste comenzó a principios del siglo VI y duró hasta finales del siglo VIII. La segunda pandemia (que incluyó la peste negra) comenzó en la década de 1330 y duró cinco siglos. Una tercera pandemia comenzó en 1894 y permanece hoy con nosotros en lugares como Madagascar y California .


Estas pandemias involucraron abrumadoramente la forma bubónica de la peste, donde la bacteria infecta el sistema linfático humano (que es parte de las defensas inmunitarias del cuerpo). En la peste neumónica, la bacteria infecta los pulmones.


Las plagas de la segunda pandemia diferían radicalmente en su carácter y transmisión de brotes más recientes. Primero, hubo niveles de mortalidad sorprendentemente diferentes, con algunos brotes de segunda pandemia que alcanzaron el 50%, mientras que los de la tercera pandemia rara vez superaron el 1 %. En Europa, las cifras de la tercera pandemia fueron aún más bajas.


En segundo lugar, hubo diferentes tasas y patrones de transmisión entre estas dos épocas de plagas. Hubo enormes diferencias en la frecuencia y la velocidad del transporte de mercancías, animales y personas entre finales de la Edad Media y la actualidad (o finales del siglo XIX). Sin embargo, la peste negra y muchas de sus oleadas subsiguientes se extendieron a una velocidad asombrosa. En la tierra, corrió casi tan rápido cada día como lo hacen los brotes modernos a lo largo de un año.


Según lo descrito por cronistas, médicos y otros contemporáneos, y según lo reconstruido cuantitativamente a partir de documentos de archivo, las plagas de la segunda pandemia se extendieron más rápido y más ampliamente que cualquier otra enfermedad durante la Edad Media. De hecho, fueron más rápidos que en cualquier período hasta los brotes de cólera de 1830 o la gran gripe de 1918-20.


Independientemente de cómo comenzaron las diversas oleadas europeas de la segunda pandemia, tanto los roedores salvajes como los no salvajes (las ratas, en primer lugar) se mueven mucho más lento que el ritmo de transmisión en todo el continente.


En tercer lugar, la estacionalidad de la peste también muestra amplias discrepancias a lo largo de la historia. Las plagas de la tercera pandemia (excepto las raras, principalmente la peste neumónica) han seguido de cerca los ciclos de fertilidad de las pulgas de las ratas. Éstos se elevan en condiciones relativamente húmedas (aunque es importante que las precipitaciones sean más bajas para que los reservorios de la plaga se establezcan primero) y dentro de una banda de temperatura entre 10°C y 25°C.


Por el contrario, las plagas de la segunda pandemia podrían cruzar los meses de invierno en forma bubónica, como se vio en las regiones bálticas desde 1709-13. Pero en los climas mediterráneos, la peste desde 1348 hasta el siglo XV fue un contagio de verano que alcanzó su punto máximo en junio o julio, durante los meses más calurosos y secos.


Esto se desvía notablemente de las temporadas de peste en estas regiones en el siglo XX. Debido a la baja humedad relativa y las altas temperaturas, estos meses eran los menos probables para que estallara la plaga entre ratas o humanos.


Estas diferencias plantean una pregunta crucial sobre si la forma bubónica de la peste dependía de roedores de movimiento lento para su transmisión cuando, en cambio, podría propagarse de forma mucho más eficiente directamente, de persona a persona. Los científicos han especulado que esto podría haber ocurrido a causa de ectoparásitos (pulgas y posiblemente piojos), o a través del sistema respiratorio de las personas y del tacto.


Cuestiones como los roles precisos que desempeñaron los humanos y las ratas en pasadas pandemias de peste necesitan más trabajo para resolverse. Pero como muestran este estudio y otros, se pueden dar grandes pasos adelante cuando científicos e historiadores trabajan juntos.

Archivo