AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
¿Qué salidas existen para trabajar como veterinarios de pequeños animales?
Hospital Veterinario de la Universidad Complutense de Madrid.

¿Qué salidas existen para trabajar como veterinarios de pequeños animales?

Las veterinarias Aldara Robredo y Silvia Penelo, becadas por Hill's en el Hospital Clínico Veterinario Complutense, cuentan su experencia personal y las salidas profesionales en el entorno de pequeños animales
|

Gracias a la colaboración de Hill's Pet Nutrition, líder mundial en nutrición premium para mascotas, y la Universidad Complutense de Madrid, las veterinarias Aldara Robredo, becaria junior de la Cátedra Hill's de Servicios de Hospitalización del Hospital Clínico Veterinario Complutense (HCVC), y Silvia Penelo, becaria senior de la Cátedra Hill's de Alta Especialización en Urgencias y Críticos del HCVC, han compartido sus experiencias con el objetivo de ayudar a los alumnos de Veterinaria y dar a conocer las posibilidades laborales que existen en el entorno de pequeños animales. 


En primer lugar, Aldara Robredo cuenta que los internados rotatorios, “mal llamados residencias”, son periodos remunerados en los que un veterinario empieza ya a ejercer y recibe una formación teórico-práctica. “Hay internados prácticamente en todas las ramas de la veterinaria, lo importante es que todos te permiten obtener destrezas básicas”. Según explica, estos periodos formativos facilitan a los estudiantes entrar en contacto con áreas tan diversas como anestesia, cirugía, urgencias, medicina interna o diagnóstico por imagen.


Además, estos internados permiten a los alumnos “no solo formarse en procedimientos, sino aprender a tratar con el propietario o a tomar decisiones importantes”. “Se trata de periodos de aprendizaje para destacar nuestro currículum vitae y para decidir qué es lo que queremos hacer en un futuro”. 


Por su parte, Silvia Penelo resalta las múltiples opciones que tienen los graduados en Veterinaria para trabajar con pequeños animales. Así, nombra el trabajo en clínica de primera atención, realizando labores de medicina preventiva individual o de colectividades en protectoras, albergues, etc; así como primera atención de problemas cotidianos o cirugías básicas.


También menciona el trabajo en hospital veterinario, "realizando labores en centros que tienen muchos más recursos y ofrecen servicios más especializados, como endoscopias, TACs o cirugías un poco más complejas". Otra opción que cuenta Penelo es el trabajo en hospital veterinario de referencia, dedicándose a urgencias o a determinadas especialidades. “En estos hospitales se pueden realizar internados rotatorios, de especialidad e, incluso, en algunos casos, residencias europeas de medicina interna o anestesia, por ejemplo”, apunta. 


RESIDENCIAS EUROPEAS


Por otro lado, los recién graduados pueden optar por realizar una residencia europea, el máximo grado de especialización veterinaria reconocido internacionalmente. Gracias a ellas, es posible obtener el título de diplomado europeo o el título en la especialidad realizada, “a escoger entre multitud de opciones”, aseguran.


Sin embargo, en España, no todos los hospitales veterinarios tienen diplomados de todas las especialidades, ni tampoco todos ofrecen residencia. “No debemos olvidarnos de que, para realizar estas estancias, se requiere de un internado rotatorio y de un internado de especialidad”, advierten.


Los internados en hospitales de referencia se ofertan todos los años, pero las residencias se ofertan cada 3 años. "Por eso, es fundamental que localicéis donde queréis hacer esa residencia y que realicéis un internado rotatorio y de especialidad antes de pedirla. Las residencias europeas se consiguen en webs de centros, en Linkedin o en bolsas de trabajo de los colegios de veterinarios. Si os interesa una especialidad en concreto, intentad realizar un internado rotatorio general en ese centro para posteriormente realizar el de especialidad. Si no hay posibilidad, solicitad estancias en el centro”, aconsejan.


Para realizar una residencia europea en otro país distinto a España, es necesario tener un buen nivel de inglés (algunos centros piden mínimo un C1) y haber trabajado en “general practice” en la nación de referencia al menos durante un año, o haber realizado un internado rotatorio reconocido por un colegio europeo.


DOCTORADOS


Los doctorados son otra opción y suelen realizarse en grupos de investigación ya instaurados, donde el tema lo propone el grupo de investigación. Estos suelen ser “trabajos únicos a jornada completa con beca”. Duran tres o cuatro años y al final se obtiene el título de doctor, “con el que es posible dar clases en la universidad”.


También es posible realizar el doctorado "por libre”, proponiendo un tema y haciendo la tesis mientras se trabaja. “Debéis tener en cuenta que si realizáis un trabajo clínico, la investigación va a generar un gasto, por lo que debéis contar con una financiación o hacer una tesis que no requiera un gran desembolso”.


Asimismo, en España “también están las acreditaciones AVEPA, que reconocen un nivel de especialización, sin pretender ser una alternativa a las diplomaturas europeas"; así como las estancias con especialistas reconocidos, que “no proporcionan un reconocimiento oficial, pero sí permiten avanzar muchísimo en cada carrera profesional”.


No obstante, recomiendan realizar todo tipo de congresos, prácticas externas, investigaciones o formaciones de cualquier tipo con el objetivo de "diferenciar" sus currículums.


TRAYECTORIA PROFESIONAL


En el caso de Robredo, su trayectoria empezó como veterinaria ambulante, “algo muy divertido, aunque enseguida descubrí que no era lo mío”. Más tarde, realizó un Erasmus en República Checa y prácticas externas en el Instituto Médico Veterinario de Álava. Al acabar la carrera, comenzó a trabajar en una pequeña clínica de animales exóticos y, finalmente, “me lancé a hacer un internado rotatorio y ahora un internado de especialidad en Hospitalización y Urgencia en el Complutense, donde siempre me he sentido muy arropada por los profesionales que trabajan conmigo”.


Por su lado, Penelo comenzó haciendo veterinaria clínica y ambulante, realizó un internado rotatorio con caballos en la Universidad Alfonso X el Sabio y acabó como veterinaria junior en la misma universidad, donde también fue profesora a tiempo parcial. Más tarde, se cambió al Hospital Veterinario Postas e hizo una tesis independiente con la que obtuvo el doctorado. “Después de eso, me rechazaron en muchos centros hospitalarios de referencia, pero al final conseguí entrar en uno y también continué como profesora asociada en la Alfonso X y en la Complutense”. Finalmente, la cogieron en la Beca Hill’s de Alta Especialización en Urgencias y Críticos del HCVC, donde se encuentra trabajando en la actualidad.


Por último, animan a los futuros veterinarios a que hagan lo que les gusta siempre que puedan, “y no os frustréis si las cosas no salen bien a la primera o si os equivocáis, pues siempre es posible rectificar. Tenemos la profesión más bonita del mundo, así que no os desaniméis por los pequeños baches que podáis tener, al final todo llega".

Archivo