AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
“Conocer la veterinaria forense puede concienciar contra el maltrato animal”
Antonio Rodríguez Bertos, jefe del Servicio de Patología y Veterinaria Forense de Visavet.

“Conocer la veterinaria forense puede concienciar contra el maltrato animal”

Saber identificar las señales de maltrato en clínica, realizar procedimientos forenses correctos y sensibilizar a la población, son las tres claves para luchar contra la violencia hacia los animales
|

La veterinaria forense puede ayudar a combatir el abuso animal. Antonio Rodríguez, jefe del Servicio de Patología y Veterinaria Forense de Visavet (Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria), está convencido de ello. El pasado 4 de noviembre, en el marco de la Semana de la Ciencia y la Investigación de Madrid, presentó una ponencia que tenía como objetivo mostrar esta rama de la Veterinaria como herramienta frente al maltrato animal.


Es cierto que debe existir una sensibilidad ciudadana para luchar contra esta violencia, pero los veterinarios también tienen un papel importante. En declaraciones a Diario Veterinario, el experto señala que “no solo es necesario dar a conocer la veterinaria forense, sino que los profesionales deben estar preparados para poder determinar los casos de abuso animal”.


Una de las formas de ofrecer esta formación podría ser mediante conferencias informativas para dar a conocer esta realidad a los veterinarios, pero admite que “la gente ya está un poco cansada de tanto curso, no ven un resultado claro”. Por ello, ha solicitado dar charlas con un carácter práctico de manera desinteresada, en las que se enseñarían los protocolos a emplear “cuando nos encontramos con un caso de abuso”.


Estas conferencias no son exclusivas para personas ya tituladas, sino que son accesibles para estudiantes. El problema, expone, es que “cuando están dentro del Grado están tan saturados de prácticas y temario que lo ven como una materia más, como algo problemático”. Para formar profesionales más preparados en veterinaria forense “quizá sería recomendable prestar un poco más de atención a esta rama en los planes de estudio, e incluso dedicarle una asignatura optativa o cuatrimestral”.


Rodríguez recuerda que el objetivo no solo es formar especialistas en esta rama, ya que es fundamental que “un veterinario de clínica sepa identificar características que podrían indicar que se encuentra ante un caso de abuso animal”. Según cuenta, los indicios son muy variados, porque hay muchas formas de violencia, como pueden ser golpes y palizas, en cuyo caso el perro tendrá miedo, está atemorizado, temblando constantemente…, e incluso abusos sexuales, donde al llegar a la consulta “el comportamiento es un aviso. Adopta posiciones anómalas, tiene lesiones en los genitales…”. Rodríguez insiste en que es necesario que los veterinarios conozcan este tipo de conductas para identificar el maltrato.


En el momento en el que exista “la más mínima sospecha de que puede haber un caso de abuso se deben requerir los servicios de un veterinario forense. No hay que esperar a que el animal fallezca. En cuanto se detecte hay que denunciarlo y llamar al Seprona”, que se encargará de que haya una cadena de custodia adecuada. Es fundamental, porque en muchas ocasiones “los jueces no tienen en consideración los informes de necropsia si no ha existido una cadena de custodia”.


Reitera que para combatir el abuso animal es primordial dar a conocer la realidad de los maltratos. “Durante mucho tiempo se ha comentado la práctica de coger perros para peleas, o las de algunos cazadores que se deshacen de los perros, pero no se ha hecho nada al respecto. Es como una leyenda urbana a la que no se presta atención”.


Antonio Rodriguez Bertos microscopio 3


CASOS DE MALTRATOS EN ANIMALES DE COMPAÑÍA


Aunque Rodríguez ha tenido casos recientes de disparos a buitres y zorros, y capturas con cepos a animales salvajes, por lo general. la mayoría de casos de maltrato se detectan en perros, gatos y caballos. Uno de los sucesos más mediáticos que recuerda fue el sabotaje a los caballos de los hermanos Domecq, en 2001. Tiraron un cóctel molotov que produjo la muerte y quemaduras muy graves a los animales, con el fin de hacer daño a sus dueños.


En relación con esto, indica que “el aumento de la violencia interpersonal redunda evidentemente en la violencia hacia los animales”. En casos de violencia de género es habitual que la mascota de la mujer sufra golpes, patadas, quemaduras con cigarrillos… “Al final, nuestras mascotas también sufren la violencia doméstica”. También por esta razón es importante saber identificar las señales de abuso animal.


Mientras que en los países anglosajones y latinoamericanos la veterinaria forense está muy desarrollada, “en España estamos un poco atrasados, porque no se le ha prestado la atención que merece”. Explica que se dedica a esta rama desde 2008, pero no ha tenido acogida hasta 2021. “Es mucho tiempo. Esto quiere decir que ni la sociedad ni el mundo veterinario están concienciados”.


La responsabilidad de desarrollar la veterinaria forense recae en gran medida sobre los colegios veterinarios. Rodríguez apunta que algunos, como el andaluz o el valenciano, “se han dado cuenta de que es necesario que los profesionales se formen”. Realizar una autopsia, interpretar las lesiones o tomar las muestras adecuadas, en casos de intoxicación o disparos, son aspectos de gran importancia, y asevera que es necesario cierto grado de especialización. “Quizá el Consejo General de Colegios Veterinarios debería tomar cartas en el asunto”, concluye el experto.

Archivo