AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Propuestas al informe europeo sobre el bienestar de los animales de granja
Pascal Canfin, presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo. Imagen: Riccardo Pareggiani, EP.

Propuestas al informe europeo sobre el bienestar de los animales de granja

La Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo está elaborando un informe para solicitar a la Comisión Europea una propuesta legislativa sobre el bienestar de los animales de granja
|

El informe de implementación sobre el bienestar de los animales en la granja, antes de trasladarlo a la Comisión Europea, ha sido revisado por la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (ENVI, por sus siglas en inglés), que ha realizado una serie de aportaciones.


Entre los puntos a revisar, desde ENVI instan a la Comisión de Agricultura que añaden al informe la realización de controles periódicos y exhaustivos de la producción de animales terrestres y acuáticos de conformidad con la legislación aplicable, ya que la Comisión expresa su “preocupación por el escaso número de controles sobre el cumplimiento de la legislación sobre bienestar animal”, puesto que “existen, a veces, ningún o muy pocos controles oficiales, particularmente para especies que no están sujetas a regulaciones específicas”.


En referencia a los animales acuáticos, destacan que las normas legales diseñadas para proteger a los peces son, en general, mucho menos numerosas y menos estrictas que las diseñadas para proteger a otros animales criados para el consumo humano, por lo que señalan la necesidad de adaptar la normativa de la UE sobre bienestar de los peces a las normas establecidas en el Código Sanitario para los Animales Acuáticos de la Organización Mundial de Sanidad Animal.


Respecto al bienestar de los animales de granja, exponen que la legislación relativa debe ser específica para cada especie, promoviendo los cinco ámbitos: nutrición, el medio ambiente, la salud, el comportamiento y el estado mental, y que estos “deben ser compatibles con los datos científicos relacionados con la sensibilidad de los animales y deben actualizarse a medida que evolucionan los conocimientos científicos”.


ENVI recomienda en su informe que se adopte un enfoque especie por especie que tenga en cuenta y evalúe las características de cada distinto animal, que debe tener sistemas de alojamiento adecuados a sus necesidades específicas, salvaguardando al mismo tiempo la salud humana y animal.


Además, los eurodiputados instan a presentar propuestas para regular especies específicas que actualmente permanecen desprotegidas o inadecuadamente protegidas por la legislación de la Unión Europea (UE) en materia de bienestar animal, como las vacas lecheras, los criadores de pollos de engorde y gallinas, conejos, ovejas y pavos.


En este sentido, animan, por ejemplo, a la revisión de la Directiva por la que se establecen normas mínimas para la protección de los pollos destinados a la producción de carne, con el fin de reducir la densidad máxima de población y la dependencia del sector de los antibióticos, mejorar drásticamente el mal bienestar de los pollos proporcionándoles luz natural, aire fresco, más espacio y enriquecimiento, y prohibir la cría de pollos de crecimiento extremadamente rápido. También desaprueban la matanza “poco ética y sistemática de miles de millones de pollos machos en la UE cada año, ya sea utilizando una máquina trituradora o gas de dióxido de carbono”.


Asimismo, piden que se incluyan propuestas para prohibir “inmediatamente”, la alimentación “forzada, cruel e innecesaria” de patos y ocas para la producción de foie gras.


En cuanto al transporte animal, señalan que los requisitos de bienestar animal son difíciles de mantener durante los viajes de larga distancia de los animales de granja, por lo que advierten sobre “la importancia de garantizar un elevado nivel de bienestar animal durante estas actuaciones, y que deben utilizarse instrumentos económicos para reducir aún más los largos tiempos de transporte siempre que sea posible”.


Así, reclaman a los Estados miembros que “promuevan el uso y el desarrollo de mataderos regionales y mataderos móviles, así como el sacrificio en la explotación o el sacrificio en la instalación más cercana”. También que se lleven a cabo “inspecciones eficaces y sistemáticas de los envíos de animales antes de la carga, con el fin de detener las prácticas que empeoran las condiciones de bienestar de los animales para el transporte por tierra o mar, como permitir que los medios de transporte sobrepoblados o animales no aptos realicen viajes largos, o permitir el uso continuado de puestos de control con instalaciones inadecuadas para el descanso”.


DESARROLLAR MEDIDAS PARA AYUDAR A LOS AGRICULTORES


El documento recoge la necesidad de desarrollar unas medidas adecuadas, incluido el uso de fondos de la Política Agraria Común (PAC) y dotaciones nacionales, para ayudar a los agricultores en la transición hacia un mayor grado bienestar animal, sin jaulas, con métodos de agricultura ecológica, y con formación de alta calidad para garantizar el bienestar de los animales y la salud medioambiental, “lo que ayudará a garantizar una economía resistente y sostenible”.


En este punto, matizan que los agricultores necesitan plazos adecuados para mejorar sus sistemas de vivienda debido a las grandes inversiones que a menudo se requieren.


Dada la dimensión ética del bienestar animal, consideran “fundamental que los ciudadanos dispongan de información clara, fácilmente comprensible y accesible sobre las normas vigentes y sobre el cumplimiento de las regulaciones de bienestar animal”.


Por ello, reclaman que se promueva la sensibilización de los ciudadanos sobre cuestiones relacionadas con el bienestar de los animales, y subrayan la necesidad de que los Estados Miembros “refuercen la conciencia pública y la comprensión de la importancia del bienestar animal en el contexto de campañas publicitarias, cursos escolares y cursos de formación agrícola”.


Por lo tanto, consideran necesario el compromiso de promover el desarrollo de una etiqueta única de bienestar animal de la UE, basada en indicadores de protección animal específicos de cada especie, y con base científica. Además, el texto reconoce la importancia del estudio externo de la Comisión sobre el etiquetado de bienestar animal.


Proponen que esta etiqueta debería proporcionar a los consumidores información objetiva y científica sobre la calidad de todas las etapas de la vida del animal, incluidos el nacimiento, el transporte y los métodos de sacrificio.


Subrayan también la necesidad de mejorar el bienestar y la salud de los animales como parte del enfoque de "Una sola salud", y señalan el hecho de que, “para lograr este objetivo, es fundamental mejorar las prácticas de cría de animales, ya que un mejor bienestar animal mejora la salud de los animales, lo que reduce la necesidad de medicación y frena la propagación de zoonosis”.


Por último, recuerdan que, tanto la medicina veterinaria como la humana, debe garantizar el uso responsable de antimicrobianos con el fin de lograr una reducción significativa de los mismos. “Existe una correlación entre mejorar el bienestar de los animales, por ejemplo, mediante prácticas más sostenibles, como la producción ganadera extensiva basada en pastizales, y la reducción de la dependencia de los antimicrobianos. Los animales que están bien cuidados y alojados adecuadamente son menos propensos a enfermedades e infecciones, y por lo tanto requieren menos antimicrobianos”, afirman.

Archivo

*}