Julia Klöckner, ministra federal de Alimentación y Agricultura.

Alemania quiere acabar con el triturado de los pollitos machos

​La ministra federal de Agricultura, Julia Klöckner, pretende prohibir a partir de finales de 2021 esta práctica habitual en las incubadoras alemanas y considera que su proyecto es jurídicamente seguro
|

La ministra federal de Alimentación y Agricultura, Julia Klöckner, ha presentado recientemente un proyecto de Ley para prohibir en Alemania -a partir de finales de 2021- el triturado de los pollitos machos de un día, práctica habitual en las incubadoras en Alemania y en toda Europa. Se mostró convencida de que el proyecto en cuestión es legalmente sólido y parte de la base de que a finales de año se dispondrá de la tecnología necesaria -en la producción en serie- que permita distinguir el sexo de los pollitos antes de que nazcan.


Klöckner justificó su propuesta legal con el hecho de que las alternativas al triturado de los pollitos machos recién nacidos disponibles en la actualidad no hayan sido suficientemente utilizadas por la industria avícola alemana, por lo que no cabe esperar que el sector acabe con esa práctica de forma voluntaria.


Subrayó, por otra parte, que la responsabilidad no recae únicamente sobre los avicultores, sino también sobre el sector de la comercialización y la distribución. Klöckner destacó que “sólo reorganizando adecuadamente su gama de productos, el comercio podría mandar una clara señal en contra de la muerte de los pollitos”.


La ministra reconoció asimismo que “los avicultores deberían esforzarse por compatibilizar la rentabilidad de su actividad con la protección de los animales. Si no, las incubadoras desplazarán sus producciones al extranjero y mi política acabaría siendo una política de escaparate”, apuntó Klöckner.


Anunció también que, aunque desea avanzar en este tema a nivel europeo, hay que reconocer que “pretender que los 27 Estados miembros se pongan de acuerdo en una acción conjunta a lo largo de la Presidencia alemana sería una postura muy ingenua”. Por ello, según Klöckner, “los que exigen que haya primero una solución a nivel europeo, en realidad lo que pretenden es dar largas a la protección y el bienestar animal”.


Según la ministra, todos los métodos tecnológicos actualmente disponibles en el mercado para determinar el sexo de los pollitos dentro del propio huevo abarcan el período de tiempo comprendido entre el noveno y el decimocuarto día de incubación. Los trabajos de investigación en este campo están focalizados en encontrar una vía para poder determinar el sexo en una fase aún más precoz, por lo que la tecnología disponible hasta la fecha se está aplicando como una “tecnología transitoria” que hay que seguir desarrollando. En este contexto, Klöckner subrayó que la Ley prevé un segundo paso, a partir de finales de 2023, para prohibir el sacrificio de embriones dentro del huevo a partir del sexto día de la incubación, ya que está científicamente demostrado que hasta ese día se puede descartar la posibilidad de que los pollitos experimenten dolor físico.


El sector de la industria avícola alemana se ha posicionado a favor de la propuesta, señalando que podría aceptar las fechas previstas en el proyecto de Ley para acabar con la eliminación de los pollitos machos. “Nosotros preferiríamos acabar con esta práctica cuanto antes”, dijo el presidente de la Federación Central del Sector Avícola Alemán (ZVG). De hecho, confirmó que la propia federación ya había comunicado reiteradamente al Ministerio federal de Alimentación y Agricultura su acuerdo con el plazo establecido en la Ley (hasta finales de 2021).


El presidente de la ZVG se mostró satisfecho de que su federación haya podido aportar ideas. Dejó muy claro que no acepta el reproche de que la industria aviar alemana “no haya hecho nada” y defendió que, desde hace 15 años, el sector ha estado invirtiendo en el desarrollo de tecnologías destinadas a determinar el sexo de los pollitos dentro del propio huevo y en el desarrollo de razas avícolas de doble utilidad, así como en la instalación de plazas de engorde para gallos.

Archivo