AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
El comercio ilegal, uno de los principales motivos de extinción de especies
Loris pigmeo es una pequeña especie de primate que reside en las selvas tropicales del sudeste asiático.

El comercio ilegal, uno de los principales motivos de extinción de especies

Varios investigadores que han realizado estudios sobre el tráfico ilegal de especies silvestres analizan las repercusiones de esta práctica, así como indican soluciones para abordarla
|

El comercio ilegal de vida silvestre afecta la biodiversidad, la conservación de los ecosistemas, los medios de vida de las personas y las economías de todo el mundo. Por este motivo, varios expertos mundiales han advertido sobre los peligros relacionados con esta actividad y han elaborado una hoja de ruta para frenar su crecimiento.


Las plantas, los animales, los hongos, los microorganismos y los productos derivados de ellos se comercializan en todo el mundo para diversos fines, como el suministro de alimentos, medicinas, adornos, moda y muebles. También se pueden comerciar vivos como mascotas, para investigación o para exhibiciones en zoológicos, acuarios y jardines botánicos.


“Cuando la gente piensa en el comercio de vida silvestre, puede pensar en el contrabando de marfil o el comercio de mascotas salvajes. Pero el comercio de vida silvestre está más presente en nuestra vida diaria de lo que la gente imagina. Por ejemplo, la madera que se usó para hacer la mesa donde cena su familia puede ser producto del comercio de vida silvestre”, explica Caroline Fukushima, investigadora del Museo Finlandés de Historia Natural (Luomus), de la Universidad de Helsinki, que publicó recientemente un estudio sobre ello.


EL COMERCIO ILEGAL AFECTA A TODAS LAS ESPECIES ANIMALES, INCLUIDO EL HOMBRE


El comercio de vida silvestre, según explican los expertos, cuenta con clasificaciones desde varios puntos de vista. En este aspecto, este tipo de comercio se puede catalogar en legal, ilegal, o directamente no regulado. Y desde otro enfoque, también se puede clasificar en comercio sostenible o insostenible.


“La gente debe ser consciente de que el comercio legal no significa necesariamente 'producido o comercializado de manera sostenible. El comercio ilegal o insostenible de vida silvestre representa uno de los principales impulsores de la pérdida y extinción de la biodiversidad a escala mundial", indica Fukushima.


Además de las propias especies objetivo, el tráfico ilegal de vida silvestre, a menudo también afecta a las especies con las que interactúan en su área de distribución, ya sea nativa o introducida.


En última instancia, el comercio ilegal e insostenible de vida silvestre afecta la viabilidad de los ecosistemas de los que dependen otras especies, incluida la nuestra. A menudo, “otras especies son de hecho las principales perjudicadas en el proceso, incluso si estas pasan desapercibidas”.


En este punto, “las especies exóticas invasoras, las enfermedades zoonóticas, la conexión con la corrupción y las redes delictivas, las repercusiones negativas en la economía local y mundial, y la promoción de la injusticia social, económica y ambiental son algunas de las muchas consecuencias negativas del comercio de vida silvestre”, comenta Pedro Cardoso, también investigador del Luomus, uno de los autores que lideran las publicaciones.


URGENTE NECESIDAD DE COOPERACIÓN


Para atajar esta situación, se ha constituido un grupo internacional de biólogos conservacionistas, activistas, y otros actores, con el fin de revisar la situación del comercio ilegal e insostenible de vida silvestre, así como alertar sobre cómo puede afectar negativamente el propio bienestar de los seres humanos.


El grupo analiza los desafíos a los que se enfrentan al abordar el comercio ilegal de vida silvestre y proponen algunas acciones para superarlos. También destacan la urgente necesidad de una mayor cooperación para frenar sus consecuencias negativas.


Comprender las raíces culturales y los impulsores del consumo de vida silvestre y tener en cuenta sus matices culturales y sociales es esencial para desarrollar estrategias de conservación que tengan más probabilidades de éxito”, expone Caroline Fukushima.


En este sentido, los autores señalan que todavía es necesario medir el alcance, la escala y el impacto del comercio de vida silvestre en toda la biodiversidad. Las estrategias para frenar el tráfico ilegal dependen de un conocimiento preciso sobre la biodiversidad, generado por científicos y otros expertos, incluidos ciudadanos y conservacionistas que trabajan junto con las comunidades locales, en colaboración con ONGs internacionales y locales.


“Para frenar el comercio ilegal de vida silvestre se necesita la participación de diferentes disciplinas como la sociología, la economía, la criminología, el marketing social y la informática”, resaltan.


Ya existen muchas tecnologías y herramientas disponibles para analizar, rastrear, monitorear y frenar el comercio ilegal de especies silvestres. Sin embargo, “su aumento muestra que solo la aplicación de la ley no es suficiente para detener dicha actividad. La educación es el factor clave para cambiar el comportamiento del consumidor. Todos deben participar en la lucha contra estas prácticas”.

Archivo

*}