AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Acortan las prescripciones de antibióticos para las infecciones urinarias en perros
Veterinarios acortan el tiempo en la duración de prescripciones de antibióticos para las infecciones urinarias en perros.

Acortan las prescripciones de antibióticos para las infecciones urinarias en perros

Comprender cómo se utilizan los antibióticos en la clínica veterinaria permite establecer y actualizar puntos de referencia e identificar áreas de mejora para abordar la amenaza de la resistencia antimicrobiana en animales, seres humanos y el planeta
|

La administración de antimicrobianos es un área que está recibiendo cada vez más atención en la medicina veterinaria y humana, a medida que se aclara la magnitud y el alcance de la resistencia a los antimicrobianos. La resistencia a los antimicrobianos es un problema “One Health”, que requiere el estudio de todos los componentes de la tríada, los seres humanos, los animales y el medio ambiente.


Ante esta situación, los veterinarios están comenzando a recetar ciclos más cortos de antibióticos para perros con infecciones del tracto urinario, una medida que está en línea con las recomendaciones clínicas recientes y supone un paso importante para ayudar a reducir la resistencia a los antibióticos, según recoge un nuevo estudio.


La infección del tracto urinario se diagnostica comúnmente en perros, afecta a uno de cada siete perros en algún momento de su vida, y para tratarla se usan gran cantidad de antibióticos.


Por este motivo, los hallazgos son “pasos alentadores hacia el esfuerzo global de 'Una sola salud' para controlar la administración de antimicrobianos, un enfoque destinado a reducir el uso de antibióticos y otros antimicrobianos y acortar la duración general del tratamiento”, explica el autor principal del estudio, el Dr. Scott Weese.


Para realizar la investigación, los autores estudiaron más de 7.800 recetas escritas entre 2016 y 2018 en los EE. UU. y Canadá para tres tipos de infección del tracto urinario en perros: infección de la vejiga, infección recurrente de la vejiga e infección renal.


Descubrieron que el uso de terapias antibióticas de primera línea, es decir, de uso común recomendado como amoxicilina / ácido clavulanico o marbofloxacina, aumentó entre 2016 y 2018. En promedio, el 55 % de los perros fueron tratados con un medicamento de primera línea recomendado, aumentando al 59 % en 2018 desde el 52 % de 2016.


Asimismo, la duración promedio del ciclo de tratamiento también se redujo durante el período de estudio de 14 días a 10 días, lo que estaba en línea con las pautas que recomendaban de un ciclo de tratamiento de 7 a 10 días. En 2019, “esas pautas se actualizaron aún más para recomendar un ciclo de antibióticos de tres a cinco días, ya que los datos sugieren que un ciclo más corto es igualmente efectivo”, aseguran los autores.


Sobre este asunto, el uso de opciones de tratamiento de duración más corto “ofreció varios resultados positivos, incluido la reducción del riesgo de efectos secundarios para los pacientes, la reducción de la presión de selección de la resistencia a los antimicrobianos y la reducción de los costes del tratamiento, al tiempo que mejoró el compromiso de los dueños de mascotas a los planes de tratamiento”, explican.


NECESIDAD DE MÁS INVESTIGACIONES


Por otra parte, a pesar de la prevalencia del tratamiento con antibióticos para las infecciones urinarias, ha habido una escasez de investigación de alto nivel sobre cómo, cuándo y durante cuánto tiempo tratar a los animales de compañía con antimicrobianos.


“Los servicios veterinarios desempeñan un papel fundamental en la gestión de los riesgos para la salud animal. Comprender cómo se utilizan los antibióticos en la clínica veterinaria nos permite establecer y actualizar puntos de referencia, identificar áreas de mejora y desarrollar intervenciones sostenibles para abordar la amenaza de la resistencia a los antimicrobianos en los animales, los seres humanos y el planeta”, indican los autores.


Dado que el uso de antimicrobianos en cualquiera de estas áreas “puede contribuir a la resistencia, con bacterias resistentes que se mueven entre los animales, los seres humanos y el medio ambiente en el que vivimos, se requiere la realización de estos estudios”, concluyen.

Archivo

*}