AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
La vacuna antirrábica canina es el método más útil para combatir la enfermedad
La vacunación de los perros se considera la estrategia más rentable para prevenir la rabia en el ser humano.

La vacuna antirrábica canina es el método más útil para combatir la enfermedad

Se considera que en torno al 99 % de las personas infectadas por el virus lo hacen a través de mordeduras de perros. Este 20 de abril se celebra el Día Mundial de la Vacunación Animal
|

La rabia es una enfermedad viral que afecta el sistema nervioso central de los mamíferos, entre ellos el del hombre. Además, es una de las zoonosis más mortíferas en el mundo. Cada año, causa la muerte de alrededor de 59.000 personas, en su mayoría niños, en los países en desarrollo.


Es una enfermedad causada por un virus neurotrópico del género Lyssavirus, familia Rhabdoviridae y orden Mononegavirales que se transmite fundamentalmente a través de mordeduras, o cuando su saliva se pone en contacto íntimo con heridas frescas y abiertas, ya que el virus está presente sobre todo en la saliva y el cerebro de los animales infectados. Se considera que las poblaciones animales de los órdenes Carnivora y Chiroptera son los principales huéspedes reservorios.


En cuanto al período de incubación de la rabia es extremadamente variable, y depende de los virus, los hospedadores, la distancia al cerebro del lugar de entrada y de la cantidad de tejido nervioso afectado por la herida de entrada.


Por regla general se calcula un período de incubación de 2 a 8 semanas. No obstante, en ocasiones puede ser de tan sólo 10 días, también se describen casos en los que el período de incubación es de 1 año o más. Cuando aparecen los síntomas, la enfermedad se considera mortal, tanto en los animales como en el hombre.


En la misma línea, el período de infecciosidad del virus de la rabia también se considera variable, y puede empezar antes de la aparición de los signos clínicos. En perros, gatos y hurones la propagación del virus puede empezar incluso diez días antes del inicio de los primeros signos clínicos y durar hasta la muerte.


RABIA EN EL MUNDO


La rabia está presente en todo el mundo, a excepción de la Antártida. La mitad de la población mundial vive en zonas donde la enfermedad es endémica, y más del 80 % de los fallecimientos se producen en zonas rurales con poco o ningún acceso a las campañas de información sanitaria y a los cuidados tras una mordedura.


África y Asia son los continentes con el riesgo más alto de mortalidad humana, con más del 95 % de los casos en el mundo. A su vez, la rabia canina también está menos controlada en estas regiones. Alrededor del 99 % de los casos de rabia en el hombre se deben a mordeduras de perros infectados.


En un estudio llevado a cabo en Camerún se ha relacionado el nivel de vida y la información de la sociedad, con la tenencia de perros y la búsqueda de atención medica en caso de mordedura.


En las comunidades evaluadas, se observó que la mayoría de los perros no tenían antecedentes de vacunación antirrábica. También se identificó una fuerte relación entre la pobreza y la posesión de perros, llegando a hogares con ratios de 10 perros por cada persona.


Además, los eventos de mordedura fueron relativamente comunes entre los encuestados y muy pocas víctimas informaron haber utilizado los servicios de salud para tratar las heridas. El aumento de la riqueza y el conocimiento se asociaron significativamente con una mayor probabilidad de que se buscara atención médica y profilaxis posterior a la exposición.


Por lo tanto, los hallazgos del estudio indican la necesidad de un alcance educativo para crear conciencia sobre la rabia canina y las medidas de prevención adecuadas.


Por otra parte, en América del Sur, los murciélagos son la principal fuente de infección en los casos mortales de rabia, puesto que la transmisión al ser humano por mordedura de perros rabiosos se ha interrumpido casi por completo. Así, en el continente, la incidencia de la rabia humana transmitida por perros ha pasado de un registro de 300 casos en 1983 a solo 3 casos en 2019.


En Europa, los principales reservorios de la enfermedad son el zorro rojo, seguido por otros pequeños carnívoros salvajes como el perro mapache en Europa Central y el Báltico; y el murciélago en países como España. La presencia de la rabia en animales salvajes durante los últimos años se ha concentrado en los países bálticos y de Europa del Este. En este sentido, Bulgaria, Rumanía, Lituania, Letonia, Estonia, Eslovenia, Eslovaquia, Polonia, Hungría y Finlandia, además de países como Italia y Grecia (donde la rabia ha vuelto a reaparecer), disponen de programas nacionales de erradicación de rabia en sus territorios, responsables, en buena medida, de la reducción de casos positivos de rabia. Es en estos países donde también se concentran los casos en los animales domésticos.


SITUACIÓN DE LA RABIA EN ESPAÑA


España ha estado libre de rabia terrestre desde el año 1978, a excepción del caso de rabia importado de Marruecos declarado en junio de 2013. Las campañas de vacunación llevadas a cabo en perros dieron excelente resultado, erradicando la enfermedad de todo el territorio nacional. Únicamente en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla se dan, de forma esporádica, casos importados de rabia, en perros y algún caballo.


En España se han declarado varios casos de rabia transmitida por murciélagos, casi todos ellos por Lisavirus europeo de murciélago tipo 1 (EBLV-1) en Eptesicus serotinus y Eptesicus isabellinus. Además, ha habido un caso por lisavirus de murciélago Lleida (LLEBV) en Miniopterus schreibersii.


Por otro lado, el conflicto bélico de Ucrania ha desatado una grave crisis humanitaria con múltiples caras y realidades, y una de ellas es la atención y control sanitario de los animales que cruzan la frontera acompañando a los refugiados. Además de atender las necesidades básicas para la supervivencia, los estados de la UE necesitan poner en marcha un plan de mitigación de riesgos para la salud pública, ya que Ucrania es un país con presencia de rabia endémica, declarando anualmente en torno a 1.600 casos.


El riesgo de la importación de casos potenciales de rabia se torna especialmente importante en la zona norte de España, ya que no es obligatoria la vacunación canina contra la rabia en Galicia, Cataluña y País Vasco, y en Asturias es solo obligatoria en perros ‘potencialmente peligrosos’.


PLANES DE VACUNACIÓN EN ESPAÑA


La vacunación de los perros se considera la estrategia más rentable para prevenir la rabia en el ser humano, ya que no solo reduce las defunciones atribuibles a la rabia transmitida por los perros, sino también la necesidad de profilaxis postexposición como parte de la atención a los pacientes mordidos.


En este sentido, “la protección colectiva frente a la rabia en España pasa por una vacunación canina obligatoria en todo el territorio nacional porque la sanidad animal y la salud pública no entienden de límites autonómicos, y un perro no vacunado en una región pone en riesgo tanto a animales como a personas en todo el país”, señalaba Luis Alberto Calvo, presidente de la Organización Colegial Veterinaria (OCV).


Llegar a un porcentaje de inmunización de colectivo menor del 70 % no solo es un riesgo para la comunidad autónoma que decide no vacunar, sino que esto influye de forma igualmente notable en la inmunidad de población del resto del España, asumiendo de forma innecesaria un incremento del riesgo que ataña a la salud pública.

Archivo