AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Alertan del riesgo de importar casos de rabia canina del norte de África
Perros en Marruecos.

Alertan del riesgo de importar casos de rabia canina del norte de África

​Lamentablemente, en España no es obligatoria la vacunación canina contra la rabia en Galicia, Cataluña y País Vasco, y en Asturias es solo obligatoria en perros ‘potencialmente peligrosos’
|

La rabia es una de las zoonosis más antiguas e importantes del mundo debido a su naturaleza extrema e inevitablemente letal, que causa una muerte cada 9 minutos en todo el mundo. Informes recientes han demostrado que el Lyssavirus sigue más vivo que nunca, a pesar del control realizado contra el virus en toda Europa. En este contexto, los científicos españoles Santiago Vega, Laura Lorenzo-Rebenaque, Clara Marin, Rosana Domingo y Fernando Fariñas han revisado las principales implicaciones inmunológicas, los factores de riesgo de transmisión y las medidas de prevención actuales para el control del virus en Europa, y especialmente en España, en un informe recientemente publicado.


Los expertos señalan que “el riesgo de importar casos de rabia canina del norte de África es una evidencia cada vez más importante”, una zona endémica de la enfermedad. Ante esta situación, reclaman a las autoridades sanitarias que incrementen la vigilancia, especialmente en los puntos de entrada a la Península Ibérica, ya que los vehículos de motor que entran pueden transportar ilegalmente animales enfermos o en periodo de incubación desde el norte de África.


Si bien el riesgo de importar casos de rabia de otros territorios dentro de Europa se considera menor que en el caso del norte de África, remarcan que la libre circulación de personas y mercancías en los países de la UE permite fácilmente la entrada ilegal de animales transportados desde países que presentan casos de rabia en animales domésticos (principalmente perros y gatos), e incluso en especies silvestres (principalmente zorro rojo); “la falta de medidas específicas y cierta relajación de los controles sobre las poblaciones vulpinas pueden facilitar brotes en países declarados libres de este tipo de rabia. No se debe olvidar que la propagación de la rabia de zorros enfermos a perros está bien establecida, y viceversa, como parece haber sido el caso de España en 1977, cuando se describieron dos casos de rabia en zorros en la provincia de Málaga durante el brote de rabia de 1975. Afortunadamente, se trataba de casos aislados, sin relación entre sí, probablemente debido a la única infección de perros enfermos o al consumo de carroña de cadáveres”.


En este sentido, consideran necesario mantener un criterio único en toda Europa en cuanto a la vacunación obligatoria, que debe ser anual (en función del producto autorizado utilizado para la inmunización, que debe ser aplicado por veterinarios autorizados) para garantizar una inmunidad protectora suficiente contra la rabia, en todo caso de forma sistemática, y que debe abarcar a perros, gatos, hurones o perros mapache, que también son particularmente susceptibles al virus de la rabia.


LA SITUACIÓN DE LA RABIA EN ESPAÑA


España es un país ubicado en el suroeste de Europa en la Península Ibérica. En el extremo sur, está separado de Marruecos en África por el canal marítimo del Estrecho de Gibraltar. Los dos continentes están separados por solo catorce kilómetros. En la frontera noreste, la Península Ibérica está unida al resto de Europa a través de la cordillera de los Pirineos, que forma una frontera natural entre España y Francia. Las Islas Canarias en el Océano Atlántico y las ciudades de Ceuta y Melilla en la costa norte de África también forman parte de España.


Lamentablemente, en España no es obligatoria la vacunación canina contra la rabia en Galicia, Cataluña y País Vasco, y en Asturias es solo obligatoria en perros ‘potencialmente peligrosos’En opinión de Luis Alberto Calvo, presidente de la Organización Colegial Veterinaria, “la protección colectiva frente a la rabia en España pasa por una vacunación canina obligatoria en todo el territorio nacional porque la sanidad animal y la salud pública no entienden de límites autonómicos, y un perro no vacunado en una región pone en riesgo tanto a animales como a personas en todo el país”. 


La primera evidencia de rabia en España se registró en el siglo I d.C., en época romana. Durante el siglo XX, España centró todos sus esfuerzos en la eliminación de la rabia con un programa antirrábico, hasta 1966, cuando se eliminó la rabia en los perros, y el país fue declarado libre de rabia por primera vez.


Sin embargo, en 1975 se declaró un nuevo brote en Málaga, que podría estar relacionado con la proximidad geográfica con África y el intenso tráfico de personas, y la hipótesis más aceptada fue una introducción desde Marruecos. Durante la epidemia, la enfermedad se propagó a 133 animales, 76 perros, 30 gatos, dos zorros y seis de otras especies con una muerte humana. El brote continuó hasta 1978, cuando España se consideró libre de rabia en los carnívoros terrestres. Sin embargo, cada año, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla notifican casos de rabia, en su mayoría importados de Marruecos. También se han importado animales infectados a territorios peninsulares españoles sin tener en cuenta los controles fronterizos oficiales y, finalmente, se han extendido a otros países europeos.


Desde el control de la rabia en mamíferos no voladores, se ha prestado cada vez más atención a los lyssavirus asociados con los murciélagos europeos. El primer caso de rabia en murciélagos se registró en 1987 en Valencia (este de España), y desde entonces se han notificado algunos casos esporádicos en murciélagos. En 2011 se confirmó un nuevo lyssavirus en la ciudad de Lleida (noreste de España).


Según las premisas anteriores, la aparición de casos humanos esporádicos por mordedura de murciélago o perro sería potencialmente factible. Además, el perro es la principal fuente responsable de un posible brote en España, ya que existe un alto riesgo de importar un perro infectado. 


España ha estado oficialmente libre de rabia en mamíferos no voladores desde 1978, aunque se han registrado dos casos importados de rabia humana en los últimos 30 años. Los datos de vigilancia de la rabia en España para el período 1978-2020 reportaron 113 casos de rabia en perros, de los cuales 18 eran perros callejeros, y dos tanto en gatos como en caballos. Sin embargo, estos casos, salvo uno, se limitaron a las ciudades de Ceuta y Melilla, que se encuentran en el norte de África. Asimismo, se confirmó rabia en fauna silvestre en 39 murciélagos, así como en un zorro de Ceuta, durante este período. 


Por tanto, los expertos concluyen que la rabia sigue siendo un problema de salud pública en España y conviene tener en cuenta los principales factores de riesgo.

Archivo

*}