AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Prevención de la toxoplasmosis: “Regalar al gato no es muy eficaz”
Los gatos se infectan al comer carne cruda de animales infectados.

Prevención de la toxoplasmosis: “Regalar al gato no es muy eficaz”

Entre las medidas propuestas, se menciona la correcta higiene de manos o evitar el consumo de carne cruda o poco cocinada
|

La toxoplasmosis es el término utilizado para describir diversas enfermedades que pueden ser causadas por el parásito unicelular Toxoplasma gondii. Este patógeno se distribuye en todo el mundo y es, con mucho, el parásito más común.


Anja Joachim, directora del Instituto de Parasitología de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena, explica los riesgos que una infección por T. gondii puede tener para la salud de los animales y los humanos.


En cuanto al ciclo de vida, el parásito desarrolla tres etapas biológicamente diferentes que tienen distintas implicaciones para la transmisión y el desencadenamiento de la enfermedad. Cuando un organismo se infecta, las primeras etapas del parásito invaden diferentes células y se multiplican muy rápidamente. Estas etapas de reproducción se denominan taquizoítos (en griego: tachy = rápido, ya que estas células se dividen rápidamente).


La multiplicación de los parásitos y la destrucción asociada de las células infectadas conducen a una activación del sistema inmunológico con inflamación de los ganglios linfáticos, fiebre y fatiga. El sistema inmunológico activado puede controlar al patógeno en poco tiempo. Sin embargo, “el toxoplasma no desaparece por completo del organismo, sino que se encapsula formando quistes, sin que ocurra más multiplicación, y que sobreviven durante años sin reacción, especialmente en los músculos y el cerebro, sin que el huésped se enferme”.


TOXOPLASMOSIS Y EMBARAZO


El requisito previo para esta inactivación del parásito es que el sistema inmunológico del huésped sea completamente funcional. “En las personas que están recibiendo tratamiento inmunosupresor (por ejemplo, después de un trasplante de órganos) o que tienen una enfermedad del sistema inmunológico, los parásitos pueden multiplicarse sin impedimento y causar enfermedades graves”, incide la veterinaria. Estos se acompañan de inflamación en el cerebro, el hígado, los pulmones o el músculo cardíaco, y pueden provocar insuficiencia orgánica.


En este sentido, los bebés no natos aún no tienen un sistema inmunológico completamente funcional. Por lo tanto, según indica Joachim, “si la madre se infecta durante el embarazo, el parásito puede pasar al feto en crecimiento en el útero a través del suministro de sangre de la madre y el niño, y reproducirse sin obstáculos en el bebé”. El requisito previo para que esto suceda es que la madre no haya sido previamente infectada con T. gondii y, por lo tanto, no sea inmune.


Dado que el feto todavía está creciendo y sus órganos solo se están desarrollando, la infección del parásito puede provocar malformaciones, especialmente en el cerebro y los ojos. “Estos pueden provocar una disfunción grave e incluso la muerte del feto”, apunta la experta.


OTRAS VIAS DE TRANSMISIÓN A LOS HUMANOS


Además de la infrecuente infección del feto a través de la placenta, los seres humanos casi siempre se infectan con toxoplasma a través de los animales. Esto se puede hacer de dos formas principales. En primer lugar, por el consumo de carne cruda o poco cocida que contiene los quistes que pueden provocar una infección. “Las etapas latentes de los quistes (los llamados bradizoítos, griego brady = lentamente, ya que apenas se dividen) se reactivan después del consumo, abandonan el tracto digestivo y se diseminan a los órganos internos”.


Por otra parte, el toxoplasma puede formar otras etapas llamadas ooquistes. Sin embargo, estos no provienen del tejido, sino que se forman en los intestinos de los gatos y se excretan con sus heces. Según la veterinaria, estos ooquistes “todavía tienen que madurar en el área circundante durante dos o cuatro días antes de que vuelvan a contagiarse. Una vez maduros, permanecen contagiosos durante meses en un ambiente húmedo (tierra, agua)”.


INFECCIÓN DE LOS ANIMALES CON TOXOPLASMOSIS


Los gatos se infectan al comer carne cruda de animales infectados. Por esta razón, existe un mayor riesgo de infección para los gatos de exterior que comen ratones y para los gatos que son alimentados con carne cruda (especialmente ovejas o cabras). “Los gatos puramente de interior que son alimentados con comida preparada tienen un riesgo bajo de enfermarse y producir ooquistes”, comenta Joachim.


En este sentido, los ooquistes de las heces de los gatos juegan un papel importante en la infección de animales herbívoros. Estos pueden formar bradizoítos en los músculos que, cuando se consumen, pueden infectar a humanos, gatos y otros carnívoros con el patógeno.


Además, “las ovejas y las cabras también pueden infectar a sus fetos por nacer a través de infecciones por T. gondii durante el embarazo, que pueden morir como resultado de la infección”.


Por lo tanto, si las ovejas o cabras preñadas, que no han tenido previamente ningún contacto con el parásito, “ingieren ooquistes a través de la comida o el agua, se puede producir una pérdida importante de corderos en un rebaño afectado”.


En consecuencia, la experta explica que, “como eliminadores de ooquistes de larga vida, los gatos juegan un papel central en la propagación del toxoplasma, siendo los gatos jóvenes que cazan ratones el grupo con mayor riesgo”.


REDUCIR EL RIESGO EN EL HOGAR


Además de la infección con ooquistes, por ejemplo, a través de aguas superficiales, frutas y verduras sin lavar o la ingestión de arena o tierra, “el consumo de carne cruda o poco cocida es una fuente importante de infección para los seres humanos”.


Las mujeres embarazadas y los pacientes de alto riesgo pueden reducir en gran medida su propio riesgo de infección al evitar el consumo de carne cruda (incluidas las salchichas crudas, el jamón crudo y otros productos cárnicos sin calentar). “También es importante que estos grupos de personas practiquen una buena higiene de manos tras la jardinería u otras actividades en las que entren en contacto con tierra o arena”, recomienda Joachim.


Por otra parte, para minimizar el riesgo de infección para el propio gato, los animales no deben ser alimentados con carne cruda. Sin embargo, “está permitido alimentar con carne que haya sido previamente congelada durante al menos cinco días y luego descongelada o recalentada”.


Asimismo, “las salidas al aire libre, que suele asociarse a la caza, también suponen un riesgo para los gatos, pero restringir la libertad de movimiento del gato doméstico durante la gestación del propietario debe ser compatible con el bienestar animal”, recuerda la veterinaria.


En esta línea, también subraya que “regalar al gato no es muy eficaz, porque el territorio que se libera suele estar ocupado por otro gato y, como resultado, el riesgo de que los ooquistes entren en el jardín no disminuye”.


Además, Joachim explica que los gatos con antecedentes de infección por T. gondii tienen un riesgo muy bajo de que los ooquistes vuelvan a desprenderse. “Para ver si un gato se ha infectado antes, puede hacer un análisis de sangre, como un humano. El veterinario detectará anticuerpos contra T. gondii”.


Sin embargo, un resultado positivo de esta prueba no es motivo de pánico, ya que “una mayor precaución al manipular las heces de los gatos es suficiente para prevenir el riesgo de infección por esta vía. Por ejemplo, la caja de arena debe ser limpiada por otra persona, el contenido debe desecharse con la basura doméstica y debe practicarse una buena higiene de manos”.

Archivo