AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Los servicios veterinarios de todo el mundo han sido afectados por la COVID-19
El estudio ofrece una clara indicación en cuanto a dónde y cómo los servicios veterinarios están siendo afectados por la COVID-19.

Los servicios veterinarios de todo el mundo han sido afectados por la COVID-19

En una encuesta llevada a cabo por la FAO a los servicios veterinarios, la mayoría de los encuestados consideran que la pandemia ha influido negativamente en su trabajo
|

La pandemia por la enfermedad COVID-19 ha cambiado la vida de las personas, comunidades y sociedades de todo el mundo, incluidas las que trabajan en el sector de la salud animal.


Para examinar más a fondo el impacto del COVID-19 en las actividades de los trabajadores de salud animal y su capacidad para informar de las enfermedades animales, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Centro de Manejo de Emergencias para Sanidad Animal (EMC-AH) y Sistema de Prevención de Emergencias para el control de plagas y enfermedades transfronterizas de animales y plantas (EMPRES-AH) realizó encuestas para recopilar y analizar datos sobre el tema.


Diseñaron una encuesta para conocer la opinión de los servicios veterinarios de diferentes países en la notificación y detección de enfermedades de forma temprana, además de una encuesta específica para conocer la prestación los servicios veterinarios, estatales y privados, con el apoyo de las oficinas regionales de la FAO. El cuestionario se envió a todos los veterinarios oficiales jefes de la FAO, un total de 187.


En primer lugar, cabe destacar la baja tasa de respuesta a la encuesta propuesta, ya que solo se recibieron 30 cuestionarios (16 %). La baja participación puede deberse a varios factores, como “que muchos países hubieran visto agotados sus recursos y no pudieron dedicar tiempo para responder”.


De los países que respondieron, el 93 % (28/30) confirmó que sus servicios veterinarios habían sido afectados nega tivamente por la COVID-19. Asimismo, cuando se preguntó si los laboratorios veterinarios participaron en el apoyo al diagnóstico de la enfermedad, el 23 % (7/30) informó afirmativamente.


Por otra parte, a la cuestión sobre si las restricciones de los movimientos de personas podrían retrasar la notificación de enfermedades, el 71 % (20/28) de los encuestados afirmó que sí. Entre las razones expuestas, se expuso que “era más difícil para los agentes realizar la vigilancia e investigaciones de campo, o que era costoso para los veterinarios privados llevar a cabo su nivel normal de visitas a explotaciones ganaderas”.


Ante estas circunstancias, la mitad de los encuestados consideró que la pandemia había aumentado la probabilidad de enfermedades animales no notificadas, mientras que el 19 % consideraba lo contrario. El 31 % restante no valoró un influjo de la pandemia en este sentido.


En la misma línea, cabe destacar que un total del 59 % (16/27) informó que las campañas de vacunación se habían visto afectadas, y un 71 % (20/28) informaron que la COVID-19 había afectado la cadena de suministro de productos médicos veterinarios.


EVALUACIÓN DE OTROS RIESGOS


Además, una sección de texto libre permitió a los participantes informar de otros desafíos, relacionados o sin relación con la COVID-19.


En cuanto a las preocupaciones relacionadas con la enfermedad, los encuestados destacan el “miedo al riesgo de transmisión de la enfermedad de animales enfermos, o la falta de disponibilidad de equipo de protección personal para protegerse de la COVID-19, así como la priorización de actividades relacionadas con enfermedad en detrimento de otras actividades”.


Referente a otros desafíos no relacionados directamente con la COVID-19, resaltan la “falta de apoyo financiero, o la falta de teléfonos para el personal de sanidad animal para notificar sospechas de enfermedad a los oficiales de los distritos veterinarios”.


En conclusión, aunque los resultados de la encuesta “pueden carecer de peso estadístico, proporcionan una clara indicación en cuanto a dónde y cómo los servicios veterinarios están siendo afectados por la COVID-19”.


Además de los impactos directos de la pandemia mundial, tales como cambios en las actividades debido a las restricciones de movimiento y el miedo a infectarse con el virus, los impactos indirectos incluyen “la priorización de recursos que ha habido en la respuesta frente a la COVID-19, en detrimento de la vigilancia de la salud animal”.


Es probable que estos impactos aumenten a medida que continúe la pandemia, con una posible disminución de la producción ganadera. Por tanto, “es alentador ver que varios países ya han promulgado planes de contingencia que pueden mitigar parcialmente el impacto de la COVID-19 en sus servicios veterinarios”, recoge el informe.

Archivo

*}