AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Beneficios de los adyuvantes nutricionales para tratar la leishmaniosis canina
Beneficios de los adyuvantes nutricionales para tratar la leishmaniosis canina.

Beneficios de los adyuvantes nutricionales para tratar la leishmaniosis canina

Han estudiado las mejorías que produce la adición de estos productos en el tratamiento de la enfermedad
|

La mejora clínica de los perros tratados para la leishmaniasis canina (CanL) cursa con reducir las cargas de Leishmania infantum, que dependen de los compuestos oxidantes intracelulares para destruir el parásito.


Sin embargo, el consumo excesivo de elementos oxidantes puede culminar en estrés oxidativo, lo que resulta en una inflamación generalizada y aumentada. El objetivo de un nuevo estudio fue evaluar si la adición, temprana o tardía de adyuvantes nutricionales (AN) (ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y vitaminas B), junto con los fármacos antileishmania (ALD) en el tratamiento de CanL sería clínicamente beneficioso.


Para ello, se analizaron los biomarcadores séricos, incluidos los parámetros de estrés oxidativo, durante 12 meses en perros asignados a dos grupos de tratamiento: (G1) AN administrados desde 30 días antes del inicio de la ALD; y (G2) AN administrados a partir de los 61 días posteriores al inicio de la ALD. Tanto G1 como G2 continuaron recibiendo NA hasta el mes 12.


Los fármacos administrados fueron metronidazol asociado con ketoconazol (40 días), seguido de alopurinol desde el día 41 hasta el mes 12. G1 mostró un control de la inflamación superior, con globulinas reducidas (p = 0.025), inmunoglobulinas antileishmania especificas (p = 0,016), proteína total (p = 0,031) y un aumento de la relación albúmina sérica / globulina (p = 0,033), en comparación con G2.


En resumen, "el uso temprano de adyuvantes nutricionales asociados con los fármacos antileishmania es clínicamente beneficioso en el tratamiento de perros con leishmaniasis canina", comentan los autores del estudio.


PAPEL DE ROEDORES EN LA TRANSMISIÓN DE LA ENFERMEDAD


Por otra parte, en otro estudio reciente realizado por investigadores españoles de la Sección de Parasitología del Departamento de Biología, Salud y Medio Ambiente de la Facultad de Farmacia y Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Barcelona, han investigado la relevancia de los hospedadores salvajes en la epidemiologia de la enfermedad.


En el caso de Leishmania infantum, el perro doméstico se considera el principal reservorio del parásito. El control de la leishmaniosis se centra principalmente en el perro, combinando métodos que previenen las picaduras de mosquitos y aumentan la resistencia del huésped a las infecciones.


Sin embargo, estas medidas son solo parcialmente efectivas y es necesario encontrar nuevas soluciones, ya que cada año, además de los perros infectados, se notifican cientos de casos de leishmaniosis humana (LH) en el mundo.


Uno de los principales factores que limitan el control de CanL y LH es la existencia de un ciclo de transmisión de leishmania silvestre que interactúa con el ciclo doméstico mantenido por los perros. Se sospecha que el principal reservorio de infección en la vida silvestre son los roedores, cuya expansión y rápido crecimiento poblacional en todo el mundo está aumentando el riesgo de transferencia de patógenos humanos y zoonóticos.


Por tanto, el objetivo de esta revisión fue analizar los informes de la literatura que puedan arrojar luz sobre el papel potencial de los roedores en el ciclo de transmisión de la leishmaniosis en el área mediterránea.


Siguiendo la metodología general recomendada para las revisiones, se exploraron seis bases de datos para el período de enero de 1995 a diciembre de 2020. Se analizaron los resultados extraídos de 39 publicaciones que cumplieron con los criterios de inclusión establecidos. Se encontró que se han estudiado 23 especies de roedores en nueve países de la cuenca mediterránea. De las 3.643 muestras estudiadas, 302 dieron positivo a la infección por L. infantum mediante serología, microscopía y / o técnicas moleculares.

Archivo