AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Pistolas de hielo y fagos para mejorar la producción avícola

Pistolas de hielo y fagos para mejorar la producción avícola

Las bacterias presentes en los pollos pueden causar brotes de intoxicación alimentaria y devastar las explotaciones de aves de corral, pero existen soluciones innovadoras para mejorar la situación
|

Las infecciones bacterianas son un problema importante para los productores de aves de corral. Los brotes de E. coli, por ejemplo, pueden propagarse rápidamente, lo que resulta en una alta mortalidad y pérdida de ingresos para los agricultores. Otras bacterias como Salmonella y Campylobacter pueden no ser tan graves para las aves, pero pueden provocar enfermedades en los seres humanos si se consumen.


Aunque los antibióticos se utilizan a menudo para ayudar a combatir infecciones en las aves de corral, el uso excesivo puede hacer que las bacterias desarrollen resistencia a los medicamentos, lo que los hace aún más difíciles de tratar tanto en animales como en humanos. Por otra parte, el uso de antibióticos en grupos de animales con fines preventivos se prohibirá en la Unión Europea (UE) a partir de enero de 2022.


"Se necesitan alternativas para controlar estas infecciones bacterianas", comenta. Daniela Silva, gerente de investigación y desarrollo de una empresa que brinda servicios para promover la seguridad alimentaria en Viseu, Portugal.


Silva y sus compañeros están investigando si los virus que infectan bacterias específicas podrían ser un tratamiento eficaz. Estos virus que matan las bacterias, conocidos como bacteriófagos o fagos, podrían rociarse dentro de los gallineros para desinfectarlos o agregarse al alimento o al agua que se les da a las aves.


Las aves de corral representan alrededor del 37 % de la producción mundial de carne y la demanda está creciendo en muchas partes del mundo. Europa es uno de los mayores productores de carne de aves de corral del mundo, con alrededor de 15 millones de toneladas producidas en 2018, y las aves de corral son el segundo tipo de carne más consumida en la UE.


Actualmente en Europa, se utilizan medidas preventivas como la vacunación, para controlar la propagación de bacterias dañinas en las granjas avícolas. También se recomiendan estrictas medidas de higiene y testeos frecuentes de los animales. Pero la pérdida económica de las infecciones bacterianas sigue siendo significativa, donde se estima que alcanza los 3.000 millones de euros al año para la Salmonella en Europa, por ejemplo.


Por lo tanto, "necesitamos proporcionar un entorno limpio y seguro para las aves para evitar que se infecten", señala  Silva.


FAGOS COMO ALTERNATIVA AL USO DE ANTIBIÓTICOS


Como parte del proyecto Phagovet apoyado por la Unión Europea, los investigadores esperan utilizar cócteles de fagos para reducir la Salmonella en las granjas avícolas. Estos se pueden incorporar en un aerosol que se usa para desinfectar los gallineros, así como en una cápsula llena de fagos que podrían agregarse al agua potable o al alimento de un animal.


Cuando un fago infecta una bacteria, se reproduce en el interior hasta que los nuevos fagos estallan, matando al microbio y liberando más virus para cazar otras bacterias del mismo tipo. "Mientras haya más de las mismas bacterias, un fago matará y se replicará", explican.


Por otra parte, los residuos dejados por los antibióticos utilizados en las granjas pueden ser un problema, ya que se cree que impulsan la resistencia a los antibióticos, pero con este sistema, no existiría el problema. "Una vez que no haya más bacterias y la infección esté controlada, los fagos no tendrán forma de replicarse, por lo que serán eliminados por el ave y no habrá residuos", aseguran.


EFICACIA DE LOS FAGOS CONTRA SALMONELLA Y E. COLI


Hasta ahora, el equipo ha desarrollado un cóctel compuesto por cuatro fagos que fue eficaz contra el 93 % de las cepas de Salmonella probadas. En experimentos en los que los pollos de engorde se infectaron con Salmonella, encontraron que el aerosol redujo significativamente la cantidad de bacterias. Asimismo, la cápsula ingerida fue ligeramente menos eficaz.


Para E. coli, los investigadores están adoptando un enfoque más específico. Dado que estas bacterias mutan con frecuencia, es difícil encontrar una única mezcla de fagos que sea eficaz. En cambio, el equipo ha estado creando una biblioteca de diferentes variantes de E. coli que se encuentran en las aves, junto con los fagos que se sabe que actúan en su contra. En caso de un brote en una granja avícola, sería necesario identificar la variante de E. coli antes de poder seleccionar algunos fagos potenciales de la biblioteca y probarlos.


"Luego, simplemente se mezclan para proporcionar esta solución al agricultor para tratar esa bacteria específica. Se lo damos a los animales a través de un aerosol, ya que las bacterias se alojan en sus pulmones".


Sobre estas medidas, el equipo debe comenzar ensayos con animales a gran escala para verificar los resultados. Esperan que sus productos se conviertan en herramientas adicionales para ayudar a reducir las infecciones en las granjas avícolas. “Lo que esperamos es disminuir los rechazos al ir al matadero y minimizar las pérdidas de los productores”.


COMBATIR CAMPYLOBACTER CON PISTOLAS DE HIELO


Pero otra bacteria, Campylobacter, que es responsable de la enfermedad más reportada de los alimentos en la UE, también debe reducirse en las granjas avícolas. Si bien los casos de Salmonella en humanos han disminuido significativamente durante la última década, los casos de enfermedad por Campylobacter están aumentando constantemente.


Las infecciones pueden provocar efectos a largo plazo en algunas personas que desarrollan artritis o síndrome del intestino irritable. "Parece ser la bacteria que está causando más daño", afirma Thorsteinn Viglundsson, director gerente de una compañía que desarrolla tecnología avanzada de enfriamiento para alimentos en Reykjavik, Islandia.


El enfriamiento de las canales de aves de corral puede reducir el crecimiento de Campylobacter al mantener su temperatura por debajo de los cuatro grados centígrados. Por ello, las fábricas en Europa suelen utilizar sistemas de refrigeración por aire que soplan aire frío en las canales para hacer esto, pero garantizar un enfriamiento uniforme puede ser un desafío. Por lo tanto, “descubrir nuevas formas de enfriar las aves de corral podrían ayudar a eliminar aún más la bacteria Campylobacter”, indica Viglundsson. 


Él y sus compañeros están desarrollando una nueva solución como parte del proyecto ChillBact, también apoyado por la Unión Europea, que rocía granizado de hielo sobre los cadáveres de aves de corral mientras se mueven en las líneas de producción en una sala fría.


Boquillas especializadas, a las que llaman pistolas de hielo, bombean nieve fina a concentraciones y temperaturas específicas para maximizar el enfriamiento. Su objetivo es apuntar a las partes difíciles de alcanzar de un cadáver. “El número de boquillas y sus posiciones en la sala se pueden adaptar a cada instalación”, aseguran los investigadores.


Los expertos han estado realizando experimentos en sus instalaciones en Islandia y también haciendo simulaciones por computadora para medir cómo su proceso de enfriamiento afecta la cantidad de Campylobacter en los cadáveres. También han estado examinando el efecto de diferentes temperaturas del hielo para determinar cuál es la más efectiva. Creen que la tecnología también podría ayudar a controlar otras bacterias dañinas, ya que pudieron reducir la cantidad de E. coli en los cadáveres durante las pruebas.


El equipo ahora está afinando su tecnología y probando si puede reducir Campylobacter en ensayos a gran escala en dos instalaciones de producción avícola en Francia. "Redujimos el 97 % de Campylobacter cuando comenzamos con el proyecto, por lo que esperamos obtener el mismo resultado", comenta Viglundsson.


Si todo va bien, esperan que la tecnología se pueda adaptar para las operaciones avícolas a pequeña y gran escala, ya que se puede incorporar a las instalaciones existentes para mejorar la eficacia de los sistemas de refrigeración por aire. "Nuestra tecnología es como un complemento del sistema existente. Esta es una de las muchas formas de hacer que los alimentos sean más seguros".

Archivo

*}