AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
La Federación Veterinaria de Europa se pronuncia sobre el uso del cannabis en veterinaria

La Federación Veterinaria de Europa se pronuncia sobre el uso del cannabis en veterinaria

La ausencia de regulación oficial hace que este tipo de productos pueda no contar con los estándares de calidad y efectividad adecuados
|

El uso de cannabis y productos derivados del cannabis está aumentando a nivel mundial. En América del Norte y Europa, varios países cuentan con una legislación que permite el uso medicinal del cannabis en seres humanos. Además, en algunos países se han aprobado leyes que permiten su uso recreativo.


A medida que los productos derivados del cannabis se encuentran más disponibles, los veterinarios ven más casos de cuadros clínicos de toxicidad en animales, pero también un mayor interés entre clientes en el uso terapéutico de estos productos para sus animales de compañía. Los propietarios se hacen preguntas sobre la legalidad, seguridad y eficacia para tratar condiciones médicas en animales.


Los cannabinoides como el CBD son productos terapéuticos prometedores para, por ejemplo, tratar el dolor de la osteoartritis, problemas inflamatorios, trastornos inmunomediados, epilepsia y otros tratamientos del dolor.


No obstante, la evidencia científica disponible en torno al uso en animales es actualmente limitada. En este sentido, la mayoría de los pocos estudios clínicos que existen son anecdóticos o se basan en informes de casos.


Ante esta situación, la Federación de Veterinarios de Europa (FVE) ha emitido un comunicado donde analiza la situación y sugiere ciertas recomendaciones al respecto.


En esta línea, y según la FVE, “hasta ahora, ningún producto derivado del cannabis ha sido autorizado como medicamento veterinario en Europa. Algunos son, sin embargo, registrados como homeopáticos en la legislación sobre medicamentos veterinarios”.


Sobre los medicamentos comercializados, la federación explica que “es especialmente preocupante que una parte sustancial de los productos derivados del cannabis y actualmente disponibles en el mercado, estén etiquetados incorrectamente con respecto a la composición y la cantidad de sustancias farmacológicamente activas que se encuentran en el producto, lo que dificulta o imposibilita la dosificación y el régimen de dosificación. Solo la composición del cannabis medicinal es conocida y controlada”.


RECOMENDACIONES SOBRE REGULACIÓN Y USO


Entre las principales recomendaciones de la asociación, se encuentra el promover estudios para investigar el valor terapéutico potencial y la seguridad de los productos derivados del cannabis para animales de compañía (incluidos caballos).


Además, incluyen entre las propuestas la realización de ensayos clínicos bien controlados y búsqueda de la autorización nacional o de la Unión Europea. “Se debe promover a los fabricantes de productos derivados del cannabis, de modo que se puedan poner a disposición productos de alta calidad, de conocida seguridad y eficacia, para veterinarios y sus pacientes”.


También sugieren que, “al menos hasta que más investigaciones hayan demostrado que son seguros y se hayan realizado más investigaciones, todos los productos derivados del cannabis para animales deben tener prescripción veterinaria”.


Por otra parte, los expertos indican que “debería establecerse una reglamentación y evaluarse la seguridad en la producción de piensos o suplementos para piensos con productos derivados del cannabis, y en los productos para el cuidado de animales con CBD / Cannabis”.


ESCASO CONTROL DE CALIDAD EN ESTOS PRODUCTOS


Actualmente hay pocos productos derivados del cannabis que se encuentren regulados en el mercado de la Unión Europea, sin embargo, hay muchas empresas que venden "suplementos nutricionales" o "productos de cuidados” derivados del cannabis para perros, gatos y caballos, algunos de los cuales ofrecen lo que claramente parecen ser afirmaciones terapéuticas (por ejemplo, indicaciones clínicas como ansiedad, falta de apetito, etc.) en la descripción resumida del producto o en el sitio web de productos comerciales.


Por lo tanto, la FVE indica que hay que tener “cuidado con estos productos, ya que no se ajustan a la legislación europea y los ingredientes (sustancias activas) pueden diferir en calidad y / o cantidad entre lotes”.


Estos productos no están sujetos a regulación y en la mayoría de los casos tampoco a ningún control de calidad independiente. En algunos se puede demostrar que los productos contienen niveles ilegales de THC u otras impurezas tóxicas (por ejemplo, terpenoides).


Por lo tanto, “cualquier sospecha de incumplimiento debe informarse a las autoridades competentes del país donde ocurrió el hecho”.

Archivo

*}