AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Expansión del coronavirus COVID-19 entre las granjas de visones

Expansión del coronavirus COVID-19 entre las granjas de visones

Las acciones de contención aplicadas sobre los brotes del virus no resultan eficaces y la enfermedad parece no detenerse
|

La expansión del coronavirus SARS-CoV-2 tiene en jaque a la industria peletera de todo el mundo. Los primeros brotes comenzaron en Holanda, pero ha continuado su extensión a lo largo de España, Dinamarca, incluso Estados Unidos.


Merv Wiseman, vicepresidente de la Asociación de Criadores de Pieles de Terranova y Labrador (Canadá), país aún libre de infección en sus granjas, y ante los brotes del país vecino, comenta que las explotaciones de visones están reforzando sus medidas de bioseguridad y los protocolos establecidos para garantizar que los virus y los animales salvajes permanezcan fuera de sus instalaciones. "Hemos advertido a nuestros empleadores que, si un empleado está enfermo, no debería trabajar con animales", señala Wiseman.


Por su parte, en Dinamarca, se ha detectado un aumento de las granjas infectadas en las recientes semanas. Concretamente, se ha pasado de 76 a 105. En este país, la situación resulta especialmente preocupante dado que es el mayor productor mundial de pieles de visón. Los veterinarios han procedido al sacrificio de millones de ejemplares como medida de contención, así como a estudiar las posibles vías de contagio y transmisión.


Como refleja en su Twitter la viróloga veterinaria Elisa Pérez-Ramírez: “Al principio no estaban haciendo vaciado sanitario en las granjas positivas. Pero ahora ya sí, sacrificio de todos los animales en las granjas afectadas y en las que estén a 8 km, aunque sean negativas. Medidas muy duras, pero siguen produciéndose brotes”. 


Asimismo, en España, el brote de la enfermedad ha obligado al sacrificio de toda la cabaña de visones de una de las mayores explotaciones del país, en La Puebla de Valverde. Actualmente, el país cuenta con 37 granjas operativas distribuidas entre Galicia, Castilla y León, País Vasco y Valencia.


HOLANDA, EN SITUACIÓN DESCONTROLADA


Holanda aplicó una política de sacrificio desde la fase inicial de los brotes, principalmente por consideraciones zoonóticas, y decidió suspender la cría de visones por completo. A pesar de todas estas estrictas medidas de higiene y otras herramientas de control del coronavirus, el número de granjas de visones infectadas en los Países Bajos sigue aumentando de manera constante.


El pasado 16 de octubre, el Ministerio de Agricultura de los Países Bajos notificó un total de 67 granjas infectadas. Esto significa que más de la mitad del sector ha sido castigado por la enfermedad.


Un grupo de expertos está investigando las causas que se esconden tras esta alarmante situación. Epidemiólogos de la Universidad de Utrecht, virólogos de la Universidad Erasmus de Rotterdam, veterinarios de la Universidad de Wageningen, empleados del Servicio de Salud Animal en Deventer y la Autoridad de Seguridad de Productos de Consumo y Alimentos de los Países Bajos, en Utrecht.


ACTIVISTAS, EMPRESARIOS O TRABAJADORES


Algunos críticos del sector del visón, así como partidos políticos o activistas medioambientales, han sugerido que los criadores de visones contaminan intencionalmente sus granjas ellos mismos. Esta situación podría ser debida a que los precios de las pieles en el mercado mundial son tan bajos que sería económicamente atractivo para las empresas optar por el sacrificio y cobrar una tarifa de liquidación del gobierno.


No obstante, las voces empresariales manifiestan que existe la posibilidad de conservar las pieles de visón durante varios años en previsión de mejores precios de mercado. Además, durante una matanza, no solo se matan los cachorros, de los que se obtiene el pelaje, sino también todas las madres animales. Esto se traduce en que todas las líneas de reproducción que los criadores han mantenido a lo largo de los años, son destruidas.


Para aclarar esta situación, la epidemióloga veterinaria, Francisca Velkers, se ha reunido regularmente con los afectados en los últimos meses. “Toda esta gente está molesta, su línea de reproducción se rompe repentinamente después de décadas. Aunque, de todos modos, tienen que detenerse en 2024, pero pensaron que aún podrían producir pieles durante unos años más”.


Velkers no cree que los activistas tengan nada que ver. “No es una inyección de virus que simplemente se rocía en la cabeza de un visón. Para esto, un activista primero tendría que irrumpir en una empresa infectada para llevar el virus a otra empresa, y así volver a entrar. Pero mientras no tengamos una explicación alternativa satisfactoria, seguirán escuchándose este tipo de especulaciones”, comenta la veterinaria.


Para arrojar luz sobre esta situación, se están realizando numerosas investigaciones sobre las posibles vías de contaminación y transmisión. Se han analizado los alimentos, los vehículos, las mascotas y los gatos salvajes en las granjas, los materiales utilizados e incluso la transmisión aérea.


Todos esos ensayos de investigación aún no han revelado ningún resultado concluyente, pero todo parece apuntar a los humanos como la fuente más importante de distribución del virus entre las distintas granjas.


El personal de estas explotaciones está compuesto por trabajadores migrantes, que a menudo viven temporalmente en el corral de visones y, a veces, rotan de una empresa a otra durante el periodo de trabajo. Esta situación hace que sea difícil trazar contactos entre empresas. "Algunos empleados solo eran conocidos por su nombre de pila", explica la epidemióloga, Lodwien Smit.


LAS HIPÓTESIS DE LOS EXPERTOS


Por ahora, no existen pruebas concluyentes de ninguna de las hipótesis plateadas. Según Velkers, "estamos tratando de entender qué está pasando con el visón, pero nuestras teorías anteriores siguen fallando".


La explicación más probable de los últimos casos que se están investigando es que “el virus se haya introducido a través de los humanos durante el período de mayor actividad y recién ahora está apareciendo con toda su fuerza en el establo de visones. Puede ser que el virus haya estado hirviendo a fuego lento durante mucho tiempo”, manifiesta la experta.


Para verificar esta teoría, el grupo de científicos está tomando muestras de los animales para comprobar si el virus pudo haber estado presente durante un tiempo. De resultar cierto, esta teoría podía explicar la serie de infecciones que sufre el sector, a pesar de todas las medidas higiénicas implantadas. No obstante, "la novela aún no se ha resuelto y la investigación continúa".

Archivo

*}