AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
¿Cuál es la realidad tras la aplicación del convenio colectivo veterinario?

¿Cuál es la realidad tras la aplicación del convenio colectivo veterinario?

Tras la publicación del convenio, su aplicación se hizo obligatoria a partir del pasado mes de septiembre. Para conocer qué está pasando, hemos querido recabar información a los profesionales veterinarios
|

El 16 de enero del 2020 se hacía público el borrador del primer convenio colectivo veterinario en España. En la firma del documento, participó la Confederación Empresarial Veterinaria Española (CEVE), única organización empresarial nacional con representatividad en el sector, y por otra parte los representantes sindicales, cuya representatividad corresponde a los sindicatos mayoritarios Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores.


No obstante, su cumplimiento no sería obligatorio hasta la publicación del documento en el Boletín Oficial del Estado. Las turbulencias legislativas en torno a la epidemia del coronavirus retrasaron esta publicación, que se hizo efectiva el 14 de agosto del 2020. En la actualidad, con el convenio publicado y de obligado cumplimiento, con carácter retroactivo del 1 de enero, desde Diario Veterinario nos hemos acercado a los profesionales veterinarios para conocer sus experiencias e impresiones en torno a la nueva regulación laboral.


UN CONVENIO MUY NECESARIO, PERO CON OPCIÓN DE MEJORA


Entre los encuestados, la opinión es unánime, el actual convenio es completamente necesario. “La veterinaria es una profesión muy castigada, que ha sufrido abusos por parte de los empresarios al no existir un marco regulador, sobre todo en cuanto a horas extras y sueldo se refiere”, comenta Roberto, veterinario en Madrid.


Parece que las cuestiones salariales son las que más indignan a los veterinarios y auxiliares veterinarios encuestados. Prueba de ello son las declaraciones de Alberto, veterinario en Zaragoza: “He visto ofertas de trabajo que pedían un veterinario con años de experiencia, a jornada completa, por 1.000 euros, y lo peor de todo es que había varios inscritos, porque se aprovechan de la necesidad de la gente”. Como posible motivo de la escasa remuneración de los veterinarios clínicos, Laura explica “que en los últimos años ha aumentado la oferta de veterinarios, y eso hace que los salarios hayan bajado tanto, es la ley de la oferta y la demanda”.


En este sentido, varios profesionales consideran que el convenio, al tratarse del primer documento de estas características, es justo y recoge varios puntos necesarios. “Teniendo en cuenta que antes no había convenio y teníamos unos derechos laborales muy básicos, esto es como un salvavidas para la profesión que va a ayudar a muchos compañeros a tener unas condiciones dignas”, argumenta Noemi, veterinaria en Santiago de Compostela.


No obstante, existen algunas voces criticas que consideran el texto insuficiente. “Las tablas salariales creo que deberían de revisarse, ya que todavía estamos muy lejos de equipararnos a los demás profesionales sanitarios que cobran bastante más que nosotros”, lamenta Roberto.


LA REALIDAD TRAS LA APLICACIÓN DEL CONVENIO


En cuanto al correcto cumplimiento del texto, parece existir disparidad de opiniones. Por una parte, algunos encuestados consideran que en su puesto de trabajo se ha implementado conforme a lo establecido. “En mi puesto de trabajo se ha aplicado como corresponde, hasta donde lo he leído. Tengo el mismo horario, pero me han cambiado la categoría profesional y me han aumentado el sueldo”, explica la auxiliar de veterinaria Sandra.


Por otra parte, otro buen número afectados lamentan estar teniendo problemas. “No se ha aplicado correctamente. Soy veterinaria generalista y se niegan a ponerme como tal, estoy como veterinaria supervisada (a nivel de salario), así como también se niegan a los extras de urgencias, disponibilidad, festividades, etc.”, comenta María, veterinaria en Sevilla.


Asimismo, esta situación no parece ser aislada. Roberto también coincide con María: “A mi me intentaron poner como auxiliar de veterinario, a pesar de tener la titulación de veterinaria y llevar más de 3 años trabajando como veterinario en esa clínica”.


CONVENIO EN PLENA CRISIS POR LA COVID-19


La publicación del convenio ha coincidido con una de las mayores crisis económicas vividas en España en los últimos años. Sobre esta situación, los encuestados consideran que la conjunción de estos dos factores no debería de repercutir en su aplicación, así como tampoco traducirse en un incremento del numero de despidos.


“Creo que en el sector veterinario no ha habido demasiado impacto por el coronavirus, por lo que, si utilizan este argumento para justificar su incumplimiento, creo que es mas una excusa”, argumenta Sandra.


No obstante, entre los encuestados, existe algún ejemplo en el que el profesional ha perdido su puesto de trabajo. “A mí me han despedido este mes, en teoría, por culpa de la crisis, aunque quizás el convenio haya tenido algo que ver. No obstante, no iba a aceptar su incumplimiento a cambio de seguir trabajando”, comenta el veterinario de Barcelona Pablo.


OPINIÓN DE LAS ASOCIACIONES VETERINARIAS


Para completar el reportaje, hemos querido conocer el punto de vista de la Asociación Española de Veterinarios Clínicos (AEVET) y de la Confederación Empresarial Veterinaria Española (CEVE).


Ambas asociaciones coinciden en la necesidad de este convenio. “Desde la AEVET veíamos como la falta de regulación laboral estaba causando grandes desigualdades y perjuicios a la profesión veterinaria”.


Del mismo modo, Delia Saleno, presidenta de CEVE, explica que “la realidad del sector veterinario es muy particular, por lo que se necesitaba un texto que reflejase esta particularidad y regularizase las condiciones laborales”.


Por ambas partes se entiende que, al tratarse del primer marco regulatorio, está sujeto a mejoras y revisiones. “Siendo el primero, se ha hecho lo que se ha pensado que era necesario para el sector. Pero seguro que habrá puntos de mejora y habrá que pulirse ciertos aspectos en las renegociaciones”, comenta Saleno.


Sobre su implantación, ambas partes desean que se lleve a cabo correctamente para la dignificación de la profesión. “Todos queremos que la profesión veterinaria sea reconocida como lo que es, una profesión de prestigio, y eso se consigue con unas condiciones laborales justas y equitativas, una vida laboral compatible con la vida social o, simplemente, con la vida”, subrayan desde AEVET.


Para garantizar la implantación y cumplimiento del texto, la presidenta de CEVE explica que “los inspectores de trabajo de las administraciones públicas son los encargados de velar por su aplicación, el texto del convenio es obligatorio. Si no se cumple, las sanciones dependerán de la valoración del inspector”.


(Por petición de los implicados, y para garantizar su anonimato, algunos de los nombres utilizados en esta publicación son ficticios).

Archivo