Un algoritmo puede ayudar a un veterinario a predecir si un gato desarrollará la enfermedad renal crónica en los siguientes dos años con una precisión superior al 95%.

Detectar precozmente enfermedades animales es posible gracias a la IA

La inteligencia artificial (IA) permite realizar diagnósticos tempranos y ofrecer una mejor calidad de vida a las mascotas
|

Dar malas noticias a los dueños sobre sus mascotas es de las cosas más dolorosas que tiene que hacer un veterinario. Hoy en día existen una gran cantidad de diagnósticos que ayudan a detectar de manera muy temprana diferentes enfermedades, pero en ocasiones no se puede evaluar la enfermedad con suficiente antelación como para tener un impacto en el resultado del tratamiento.


Actualmente, detectar de manera temprana una enfermedad, tanto en salud animal como humana, es posible gracias a la unión de la potencia informática avanzada con la inteligencia artificial (IA). Esta tecnología hace referencia a la capacidad de un ordenador para realizar análisis muy profundos de datos muy amplios para la mente humana, de manera que puede detectar patrones, tendencias e incluso aprender de esos descubrimientos.


El potencial de la IA para la medicina humana es innegable. Desde su aparición en 1950 los investigadores han ido explorando sus numerosas aplicaciones. Ahora, es una de las herramientas más poderosas para diagnosticar, tratar e incluso prevenir enfermedades humanas. Este tipo de avances en la tecnología permiten una atención al paciente más temprano, precisa y favorecen una mejor calidad de vida.


LA IA EN LA MEDICINA VETERINARIA


“El éxito temprano de la inteligencia artificial para mejorar la vida humana y ayudar a los médicos a comprender mejor las enfermedades complicadas hace que su incursión en la salud animal no sea sorprendente. Las mascotas también se enfrentan a enfermedades devastadoras para las cuales el diagnóstico es, a veces, demasiado tarde como para tener un impacto significativo”, expone Jennifer Ogeer, vicepresidenta de asuntos médicos de Antech Diagnostics.


Una de las enfermedades más complejas para los veterinarios es la enfermedad renal crónica (ERC). Es una enfermedad multifactorial la cual es muy difícil detectar a tiempo como para poder tener un impacto significativo después. El daño renal es irreversible y es cada vez más frecuente en gatos de cinco años o más.


Los gatos con esta enfermedad no muestran signos clínicos hasta que se pierde el 67% de la masa renal, explica Ogeer. El diagnóstico temprano de la ERC ofrece a los veterinarios la posibilidad de monitorear la progresión de la enfermedad; abordar y tratar las comorbilidades asociadas a la enfermedad renal crónica como el hipertiroidismo, la presión arterial alta y la infección; permite elaborar estrategias de atención temprana; y posibilita la intervención nutricional en las dietas de apoyo renal.


La experta expone que “con los registros electrónicos de salud que ofrecen grandes cantidades de datos, la oportunidad de aplicar métodos avanzados de aprendizaje automático proporciona una forma innovadora de avanzar en la capacidad de los veterinarios para encontrar ERC antes”. En el último Foro del Colegio Estadounidense de Medicina Interna Veterinaria (ACVIM) se presentó un algoritmo que analizó los datos de 150.000 exámenes de gatos durante 20 años, y que podría predecir la ERC de manera precoz. Este algoritmo puede ayudar a un veterinario a predecir si un gato desarrollará la enfermedad renal crónica en los siguientes dos años con una precisión superior al 95%.


En los exámenes anuales a los felinos, los veterinarios realizan una base de datos mínima. El algoritmo presentado anteriormente evalúa la creatinina, el nitrógeno ureico en la sangre, los glóbulos blancos, la gravedad específica de la orina, la proteína y el pH de la orina, y con eso es capaz de ofrecer un diagnóstico a los profesionales para que puedan informar con confianza a los dueños. Los datos ofrecidos por el algoritmo no muestran falsos positivos, y por eso la mayoría de los diagnósticos son negativos o positivos precisos, pero para el porcentaje de paciente que no tiene resultados concluyentes, los veterinarios realizan pruebas de seguimiento para ir viendo el estado, afirma Ogeer.


Como excelentes compañeros de vida, los dueños de mascotas quieren mantenerlos a su lado durante el mayor tiempo posible y los profesionales veterinarios quieren ayudar a lograr ese objetivo. Es por eso que el uso necesario de la IA en la veterinaria es innegable y necesario, ya que ofrece a los animales la misma atención médica que a los humanos. Además de predecir la enfermedad con antelación, estas herramientas de diagnóstico ponen en valor la importancia de la atención preventiva.


“En el centro de cada tarea que realizamos hay un profundo deseo de mejorar para nuestros pacientes, los cuales no todos pueden decirnos cómo se sienten. Decir que es un gran trabajo es quedarse corto. El diagnóstico predictivo ofrece una manera fácil y convincente de 'mejorar' al brindarnos la oportunidad única de encontrar la enfermedad antes de que ocurra”, concluye Jennifer Ogeer.

Archivo