Se detectaron un total de 7 especies de de Cryptosporidium en roedores salvajes, lo que demuestra una alta diversidad del parásito.

Detectan especies zoonóticas en roedores en las Islas Canarias

Un estudio ha revelado la existencia de varias especies del patógeno ​Cryptosporidium en roedores salvajes de las Islas Canarias, lo que puede suponer un problema de salud pública
|

Las Islas Canarias son un lugar con mucha vegetación y con un clima fuertemente influenciado por vientos húmedos, lo que favorece la existencia de muchos tipos de ecosistemas donde los roedores pueden proliferar y aumentar su población fácilmente. Estos pequeños mamíferos pueden coexistir en ambientes con gran impacto medioambiental y suponer un riesgo para la Salud Pública, ya que son reservorios de virus, bacterias y parásitos. Muchos de ellos tienen una fuerte importancia zoonótica, como algunas especies de Cryptosporidium.


Estos parásitos se pueden encontrar en el medio ambiente y pueden infectar a los seres humanos y a un extenso grupo de especies de animales salvajes. Las especies del Cryptosporidium son resistentes a diversas condiciones ambientales y son patógenos oportunistas responsables de la criptosporidiosis, una enfermedad gastrointestinal con un amplio espectro de síntomas clínicos. En individuos sanos, la criptosporidiosis produce una diarrea limitada que puede llegar a ser crónica, pero también puede resultar potencialmente mortal en individuos con un sistema inmunológico débil.


Los datos ya existentes sobre la presencia de la Cryptosporidium en el archipiélago se basan en el estudio de las heces humanas, las muestras de aguas residuales y en las palomas. Pero se ha demostrado que las condiciones bioclimáticas afectan a la distribución de algunos de estos patógenos en las Islas Canarias. Los investigadores Katherine García-Livia, Aarón Martín-Alonso y Pilar Foronda, de la Universidad de la Laguna, han realizado un estudio para analizar la distribución, prevalencia e identidad de especies de Cryptosporidium presentes en roedores silvestres de Canarias, y analizar el papel de los roedores en el mantenimiento y la transmisión de este patógeno en el archipiélago.


Para la investigación se analizaron un total de 179 roedores de las especies Rattus rattus y Mus musculus domesticus de La Palma, El Hierro, Tenerife y Lanzarote. Las heces de los roedores se examinaron para detectar especies de Cryptosporidium.


Como resultado, se detectaron un total de 7 especies de este patógeno en roedores salvajes, lo que demuestra una alta diversidad del parásito en el archipiélago y una amplia distribución. La prevalencia global del patógeno es de 12,30% en roedores (13,86% en R. Rattus y 10,25% en M. m. domesticus) y una prevalencia en las islas de 19,60% en Tenerife, 7,14% en La Palma, 5,71% en El Hierro y 0% en Lanzarote.


Además, se encontraron Crypstosporidium tyzzeri, Cryptosporidium meleagridis y Cryptosporidium muris en roedores silvestres, lo que constituye el primer hallazgo en las islas de tres especies zoonóticas, por lo que podrían estar involucradas en casos de diarrea en humanos. La mayoría de las muestras positivas se encontraron en Tenerife, repartidas por toda la isla.


Del mismo modo, se identificaron con éxito los genotipos I y II / III de rata. Estos genotipos están adaptados al huésped, pero no se puedo distinguir entre el genotipo II y III, debido a la similitud entre éstos. También se encontraron dos genotipos de Cryptosporidium no identificados.


Este estudio contribuye al conocimiento de la biodiversidad y distribución de especies de Cryptosporidium en roedores salvajes de Canarias. Se identificaron siete especies de Cryptosporidium, incluida una posible nueva especie, lo que demuestra una gran diversidad de estos protozoos en estas islas. Esta es la primera detección de las especies zoonóticas C. tyzzeri, C. muris y C. meleagridis en Canarias, siendo C. meleagridis el primer reporte en R. rattus, así como de Cryptosporidium sp. genotipo de rata I y II / III en este archipiélago. “Dados los interesantes resultados obtenidos en este estudio, se requieren más análisis en islas sin muestrear para comprender mejor la epidemiología de Cryptosporidium spp. a través del Archipiélago Canario”, concluyen los autores.

Archivo