La investigación ha demostrado que los ​veterinarios ya tienen un alto riesgo de suicidio debido al estrés laboral, la depresión y el agotamiento.

El impacto del coronavirus en la salud mental de los veterinarios

Jean-Yin Tan, Facultad Veterinaria de la Universidad de Calgary (Canadá), relata cómo el nivel de angustia de salud mental asociado con la profesión veterinaria en términos de equilibrio trabajo-vida, estrés emocional y salud financiera afecta a los profesionales
|

A primera vista, convertirse en veterinario parece la realización del sueño de la infancia de un amante de los animales: dedicar una carrera al cuidado de los animales.


Lo que muchos no se dan cuenta es el nivel de angustia de salud mental asociado con la profesión en términos de equilibrio trabajo-vida, estrés emocional y salud financiera. La investigación ha demostrado que los profesionales veterinarios ya tienen un alto riesgo de suicidio debido al estrés laboral, la depresión y el agotamiento.


COVID-19 está teniendo un mayor impacto en los veterinarios. Ganarse la vida como veterinario está directamente relacionado con el éxito financiero de un negocio, y la interrupción de la pandemia ha tenido un gran impacto en las pequeñas empresas, incluidas las prácticas veterinarias.


El propietario de una exitosa práctica veterinaria de animales mixtos en Alberta estaba dispuesto a compartir conmigo las experiencias de la pandemia en su práctica y el impacto de las políticas económicas durante este momento crítico.


Un tema vital surgió de la conversación: cualquier tensión financiera ha sido eclipsada por el costo emocional de la pandemia y la necesidad de planificar lo desconocido.


CACHORROS: ¿EL NUEVO PAPEL HIGIÉNICO?


Como administradores de la salud animal y pública, los veterinarios han sido autorizados para prestar servicios durante la pandemia. El impacto más visible en los servicios veterinarios de pequeños animales ha sido la afluencia de cachorros recién adquiridos a la clínica.


Al observar las listas de espera de 50 personas para adopciones de perros y refugios vacíos de animales, el veterinario de Alberta, lo llamaré Dr. Brian Jones porque pidió que no se use su nombre real, reflexiona que "los cachorros son como el papel higiénico 2.0".


A pesar de la incertidumbre financiera que enfrentan muchas familias, la adopción y el acogimiento de mascotas han aumentado en Calgary a medida que las personas se encontraban con tiempo extra en casa y buscaban satisfacer una necesidad de compañía.


A medida que los cachorros crecen en sus nuevos hogares, es de esperar que la disminución a corto plazo de la demanda de servicios veterinarios debido a la pandemia se traduzca en un aumento permanente de la demanda a medida que las prácticas veterinarias ganen nuevos pacientes caninos.


Por el contrario, la gran clientela animal se ha visto afectada por la pandemia, y esto ha tenido un impacto en los servicios veterinarios de grandes animales.


Para los clientes bovinos de Jones, el cierre de las plantas de procesamiento ha sido devastador, con la acumulación de ganado perjudicado en el mercado de terneros.


El veterinario explica que los ganaderos y otros en la ganadería son "tomadores de precios", lo que significa que ingresan los costos de las vacunas, la alimentación y los medicamentos, sin conocer su precio final en el mercado y el retorno de la inversión. La incertidumbre planteada por la pandemia ha puesto una gran tensión en su clientela ganadera.


Las diferentes experiencias de la clientela de pequeños y grandes animales de su práctica han demostrado las diferencias entre la demanda de las mascotas, generalmente se adoptan para convertirse en miembros de la familia desde hace mucho tiempo, y los animales de granja. Las grandes pérdidas sufridas por el mercado agrícola como resultado de la pandemia de COVID-19 ponen de manifiesto una demanda más volátil de servicios veterinarios de grandes animales.


LOS VETERINARIOS LIBERARON SUMINISTROS DURANTE LA PANDEMIA


Los veterinarios juegan un papel importante como administradores de la seguridad alimentaria, la salud pública y la salud animal.


Cuando los servicios veterinarios recibieron el estado esencial al inicio de la pandemia, la industria se comprometió a limitar los procedimientos no esenciales para que los ventiladores, máscaras quirúrgicas y otros suministros críticos pudieran conservarse para su uso en hospitales humanos.


Jones explica: "No estábamos seguros de cuántos guantes tendríamos y cuánto oxígeno tendríamos", y, por lo tanto, los veterinarios hicieron un esfuerzo concienzudo para reducir voluntariamente los procedimientos y servicios veterinarios para reducir el consumo de suministros médicos.


Pero según el veterinario, la reducción en la cantidad de personal que trabaja en cada turno, así como las largas horas, ha resultado en un gran desgaste emocional, hasta el punto de que le preocupa el agotamiento de los trabajadores.


Además, las entregas de mascotas en la acera para cumplir con los requisitos de distanciamiento social han eliminado la interacción cara a cara entre el dueño del animal y el veterinario.


La capa adicional de llamadas telefónicas no solo lleva mucho tiempo a cada cliente, sino que también se suma al desafío de usar señales no verbales en la conversación para tener discusiones significativas que den como resultado una toma de decisiones compartida en la atención médica.


ESTRÉS DE SOLICITAR AYUDA DEL GOBIERNO


Aunque los programas de asistencia del gobierno tienen buenas intenciones, la práctica veterinaria de Jones descubrió de primera mano cómo estos programas pueden fallar a las pequeñas empresas.


Sin acceso a expertos para ayudarlos con los requisitos de elegibilidad de cada programa y la documentación que debía aplicar, su práctica no calificó en última instancia para el Subsidio Salario de Emergencia de Canadá, mientras que puede haber calificado para el programa de trabajo compartido.


Jones reconoció que el estrés y el tiempo dedicado a la solicitud de los programas aumentaron el costo emocional de su personal, con resultados decepcionantes cuando no pudieron aprovechar ninguno de ellos.


Aunque a los veterinarios se les otorgó el estado de servicio esencial y algunos se han mantenido financieramente estables durante la crisis debido a la constante demanda de los servicios veterinarios por parte de los consumidores, la carga emocional de la pandemia ha sido severa.


Con los profesionales veterinarios ya estresados emocionalmente, es más importante que nunca evaluar cómo estos trabajadores esenciales pueden recibir apoyo durante la pandemia de COVID-19 y más allá.


Este artículo se ha publicado originalmente en The Conversation.

Archivo