La dificultad añadida de perder una mascota durante el coronavirus

April Murphy, estudiante de veterinaria, y Eric Richman, trabajador social veterinario, cuentan cómo están viviendo esta difícil situación durante la crisis sanitaria del coronavirus
|

“Las personas están lidiando con la pérdida de familiares y amigos por COVID-19 y compararlo con perder una mascota puede parecer pequeño. Pero la realidad es que es una pérdida significativa para muchas personas, porque una mascota es como la familia”, asegura Eric Richman, trabajador social del Centro Médico Veterinario Cummings (EEUU).


Richman se encarga de brindar apoyo a los clientes cuando se enfrentan a las duras consecuencias que produce decir adiós a su animal de compañía. “La conexión que tienes con una mascota es casi tan profunda en tu alma que es difícil de expresar. La gente a menudo siente un vacío. Tienen una pérdida en su vida que no pueden llenar ", comenta el profesional.


Cuando llega el momento de despedir a una mascota, el experto aconseja que las personas acepten su dolor, aunque sea difícil. “Abrazar su pérdida les permitirá seguir adelante en otro momento”.


Por otra parte, April Murphy, estudiante de veterinaria del Reino Unido que está realizando sus prácticas actualmente, relata las duras situaciones vividas durante estas semanas. “Decir 'adiós' a una mascota querida es muy molesto y, debido a la pandemia, lo hace incluso más duro. Estamos pidiendo a los clientes que nos entreguen su mascota en la puerta”, relata Murphy.


Debido a las limitaciones derivadas de las medidas de distanciamiento social para evitar contagios por coronavirus COVID-19, los propietarios de mascotas no están pudiendose despedir como quisieran de sus más fieles amigos. Por ello, la estudiante propone algunas ideas que pueden ser útiles para ayudar a los dueños a canalizar esta difícil situación.


En este sentido, April recomienda llamar a los clientes unos días después de la eutanasia para ver cómo están llevando el duelo, “el simple hecho de hablar con un cliente después de que se sacrifique a su mascota realmente significa mucho para él”.


Otra idea sugerida es “escribir tarjetas de condolencias para los clientes, nosotros colocamos notas de recuerdo en la tarjeta y también hemos comenzado a hacer tributos con los frascos de vacunas. Colocamos algunos mechones de cabello en los viales de la vacuna y quedan increíbles”, asegura la estudiante de veterinaria.


Asimismo, Murphy también reconoce el duro trabajo de los profesionales veterinarios durante toda esta epidemia, “los compañeros pueden sufrir fatiga por compasión durante estos tiempos difíciles: cuídense unos a otros”.


“Nuestro trabajo es muy exigente y puede ser estresante; necesitamos practicar el cuidado personal. En sus días libres, haga actividades que le encanten, descanse bien”, recomienda.

Archivo