Veterinarios brindan asesoramiento conductual para dueños de mascotas.

Cómo prevenir los problemas de comportamiento en las mascotas

Los expertos señalan que están aumentando los problemas de conducta en mascotas debido a la vuelta a la normalidad tras el confinamiento
|

El encierro de la cuarentena a causa de la pandemia del coronavirus puede provocar en las mascotas cambios y problemas de comportamiento debido a que su estilo de vida se ve modificado. Volver a la “nueva normalidad” puede suponer dificultades tanto para los animales como para la relación del dueño con su mascota.


La Asociación Británica Veterinaria de Pequeños Animales y la Asociación Británica Veterinaria de Comportamiento han publicado un documento destinado a veterinarios para que estos transmitan a los dueños de las mascotas cuáles son los principales problemas de comportamiento y cómo pueden prevenirse y gestionarse. Este informe surge de las preocupaciones de las organizaciones de bienestar animal, ya que las mascotas se han acostumbrado a la presencia en casa de sus dueños y no han podido interactuar con otros perros durante la cuarentena, lo que ha originado diferentes tipos de problemas. Volver a una situación de normalidad puede ser más difícil en unos animales que en otros.


Los expertos señalan que, principalmente, se han generado tres tipos de conductas negativas en animales durante el confinamiento. La primera tiene que ver con la separación de la mascota con su dueño. El fin de la cuarentena implica que los dueños tienen que regresar a sus trabajos y las mascotas vuelven a pasar tiempo solos de nuevo. En este caso, los veterinarios recomiendan tratar de hacer sentir seguras a las mascotas. "Se le puede crear un refugio seguro, es decir, una zona cómoda donde el animal tenga una asociación positiva y le haga sentir bien y tranquilo. Estos lugares deben ser cómodos y cálidos, de manera que el animal se sienta protegido cuando esté allí", indican.


Del mismo modo, recomiendan enseñar de nuevo a las mascotas a pasar tiempo solos de manera gradual. "Los signos relacionados con la separación pueden manifestarse de muchas maneras, los animales pueden desde dejar de comer, gemir, llorar o no moverse hasta mostrar signos más agresivos como destruir objetos o ponerse violentos", explican. Es por ello que construir de nuevo la relación con las mascotas es esencial para volver a la normalidad. "Se le puede ir acostumbrando a estar solo de diferentes maneras. Se puede estar presente, pero sin que la mascota tenga contacto con el dueño, o poner barreras para bebés para compartir espacio sin estar juntos. En caso de que el animal no muestre indicios de mejora se debe acudir al veterinario para realizar un examen y descartar cualquier problema subyacente".


El segundo problema originado por la cuarentena tiene que ver con la falta de sociabilización de los animales. Al pasar tanto tiempo en casa es probable que les resulte incómodo los lugares con mucha gente, por ello aconsejan no llevar a los animales a lugares abarrotados si se sabe que no les gusta o no se está seguro de cómo van a reaccionar. “Busque señales sutiles de que su perro está incómodo, como bostezar, parpadear, lamerse la nariz o girar la cabeza/cuerpo”, señalan. Los veterinarios manifiestan que conocer el comportamiento de las mascotas puede prevenir y ayudar a evitar situaciones estresantes o peligrosas.


De igual manera que se les enseña de nuevo a estar solos, hay que volver a enseñarles, gradualmente, a estar en lugares ocupados o con mucho ruido para evitar que se sientan agobiados. “Es importante reconocer la preocupación de su perro y tratar de crear una asociación positiva con el medio ambiente mediante el refuerzo positivo y no presionarlos más allá de su zona de confort”, añaden.


Por último, uno de los principales problemas ocasionados por el encierro se muestra en los cachorros más jóvenes. Estos no han podido aprender en circunstancias normales cómo comportarse con otros animales. Por ello, es importante enseñarles autocontrol para que puedan acercarse a otras mascotas u otras personas con calma y sin ocasionar ningún problema.


Aun así, recuerdan, "cada mascota es un individuo diferente y pueden reaccionar de maneras muy diferentes. Si después de tomar este tipo de precauciones se siguen observando conductas anómalas en las mascotas se debe acudir al veterinario de manera inmediata, así se puede examinar al animal y determinar si presenta algún problema mayor. Además, en ocasiones, se debe buscar ayuda en adiestradores profesionales".

Archivo