Gonzalo Moreno del Val, presidente del Colegio de Veterinarios de Alicante.

Propuestas veterinarias para reconstruir Alicante

​El Colegio de Veterinarios de Alicante ha realizado una serie de propuestas al Ayuntamiento alicantino para la reconstrucción de la ciudad tras la crisis del coronavirus COVID-19
|

El pasado 9 de junio, el Ayuntamiento de Alicante invitó al presidente del Colegio de Veterinarios de Alicante (Icoval), Gonzalo Moreno del Val, a participar en el Comité para la Reconstrucción de esta ciudad. El también miembro del Grupo de Expertos de la OCV sobre la relación de la COVID-19 y las mascotas, avanzó entonces algunas propuestas que, desde la perspectiva veterinaria, pueden ser claves para que el coronavirus pase a ser cada vez más sólo un mal recuerdo.


Moreno del Val es, junto al ex presidente de la OCV, Juan José Badiola -designado para un comité similar por el consistorio madrileño- así como otros tantos llamados en las juntas para el desescalonamiento de Galicia, las dos castillas o Asturias, uno de los pocos veterinarios convocados por las autoridades para asesorar en la crisis. “Una situación como esta, lo que exige es un abordaje preventivo. Cuando la medicina asistencial es la protagonista, algo se está haciendo mal”, asegura el responsable colegial.


La primera propuesta planteada al Ayuntamiento alicantino está respaldada también por el Colegio de Farmacéuticos y se refiere a la dimensión profesional del veterinario o del farmacéutico como experto en materia de higiene y seguridad alimentaria.


Tras reflexionar sobre la importancia del turismo para la ciudad y aludir a la acertada decisión tomada a este respecto con la contratación de personal para informar en las playas sobre las medidas tomadas para evitar contagios, Icoval plantea seguir esos pasos en otro asunto de relevancia análoga: la reapertura de establecimientos hosteleros. “Estos locales pueden suponer un riesgo potencial de contagio muy superior a las playas, al ser espacios cerrados, y donde se manipulan alimentos”, explica Moreno del Val. “En unas circunstancias excepcionales como las actuales, la adaptación de la restauración colectiva exige implementar una serie de directrices y recomendaciones para minimizar el riesgo”, aclara.


Con tal intención proponen crear “un servicio de apoyo, orientación y asesoramiento técnico-sanitario que complemente la labor de la inspección oficial y permita establecer las medidas oportunas en cada momento”. Junto a ello, recomiendan que se recurra a estos profesionales -como de hecho ya ocurrió en las desinfecciones que realizó la UME en residencias e instalaciones públicas- para el diseño de este tipo de programas de higienización.


DETECCIÓN TEMPRANA


Atendiendo al origen animal de esta pandemia y al enfoque ‘One health’ que para esta y otras zoonosis recomienda la OMS o la FAO, el Colegio de Veterinarios de Alicante insiste en reclamar este abordaje para hacer un seguimiento de la evolución de la pandemia en la ciudad. De ahí que propongan realizar también una “monitorización continua de las aguas residuales del municipio para así alertarnos sobre la aparición de nuevos brotes, y hacerlo con una anticipación mayor que con las pruebas epidemiológicas convencionales, lo que ampliaría el margen para la toma de decisiones”.


En tanto la enfermedad también se ha confirmado que puede transmitirse de los humanos infectados -aunque de manera excepcional- a los gatos, los veterinarios proponen extender tal control a los felinos para que así estos puedan actuar “como ‘centinelas’ frente a la contaminación ambiental por el virus”.


SALUD ANIMAL Y HUMANA


Las autoridades, por otro lado, han recomendado que en los casos positivos o sospechosos se evite el contacto con las mascotas. “Esto puede no ser posible en determinadas circunstancias, y también debe considerarse la posibilidad de que los propietarios de los animales puedan ser ingresados durante un periodo prolongado de tiempo”, explica la propuesta. De ahí que Icoval recomiende establecer “un protocolo para que los servicios municipales puedan hacerse cargo de los animales que no puedan ser atendidos”.


De manera paralela y para evitar una disminución del control de la salud de los animales como sucedió en la pasada crisis económica, la entidad colegial insiste en la conveniencia de promover campañas sobre la importancia de cuidar de la salud de los animales y la necesidad de respetar las obligaciones legales que comporta su tenencia, para redundar en una mejora de la salud de toda la población.

Archivo