Giuseppe Conte, primer ministro italiano.

Veterinarios italianos consideran “imprescindible” reducir el IVA veterinario

​“Después de COVID-19, la salud animal ya no puede considerarse un lujo innecesario”, indican en un comunicado a todos los partidos políticos
|

El Gobierno italiano prepara un “plan de IVA” para reducir a la mitad las tasas con el objetivo de impulsar el consumo. Así, el colectivo veterinario ha solicitado que se tenga en cuenta la reducción del IVA de los servicios veterinarios.


“Reducir el IVA en el cuidado de los animales es imprescindible”, indican en un comunicado a todos los partidos políticos. Los veterinarios piden relanzar el IVA al 10% para la prevención y el tratamiento de enfermedades animales. “Después de COVID-19, la salud animal ya no puede considerarse un lujo innecesario”.


Actualmente, en Italia el IVA de los servicios veterinarios se sitúa en el 22%, “se ha generado una carga impositiva particularmente pesada para millones de dueños de mascotas y para dueños de animales de granja que reciben atención veterinaria privada. La crisis económica posterior a la emergencia hará que sea aún más oneroso soportar esta carga fiscal para los contribuyentes privados, con el riesgo de dañar la salud y el bienestar de los animales”.


Asimismo, apuntan que “el desarrollo de servicios veterinarios, mejorando la salud animal, puede generar ahorros en el gasto público”. Además, explican que alentar el desarrollo de la salud y el bienestar de los animales ayudará a alinear a Italia con la “Salud Única” europea, la sostenibilidad, la seguridad alimentaria de la granja a la mesa y la integración entre las políticas de Salud-Agricultura-Medio Ambiente.


EN ESPAÑA SE LUCHA POR BAJARLO DESDE 2012


En 2012, el gobierno del PP presidido por Mariano Rajoy decidió aumentar el IVA a los servicios veterinarios de animales domésticos y medicamentos para animales. Todos los servicios prestados por el personal veterinario, tales como revisiones, operaciones o vacunas pasaron de tener un IVA reducido a uno de tipo general del 21%.


Desde el sector veterinario siempre han denunciado que esta subida fue asumida, en muchos casos, por ellos mismos al mantener los precios que tenían vigentes y que a veces ha puesto en riesgo la viabilidad de las clínicas veterinarias.


Además, es destacable el papel fundamental que realizan los veterinarios clínicos por la salud pública, ya que son la primera barrera en la prevención y control de enfermedades que provienen de los animales. Un hecho que con la crisis sanitaria del coronavirus COVID-19 coge más relevancia.



La situación actual es que el Gobierno de Pedro Sánchez ha llegado a reducir otros impuestos durante la crisis sanitaria del coronavirus y no ha considerado oportuno reducir el IVA veterinario. Si bien, reconocía recientemente que su intención es seguir con su ruta fiscal marcada, un plan que cuenta con la reducción del IVA veterinario, como refleja el acuerdo programático que firmó con Unidas Podemos y el proyecto de presupuestos que finalmente no salieron aprobados.

Archivo