El objetivo prioritario es acelerar al máximo la identificación y localización de los contactos estrechos con los casos sospechosos/confirmados de padecer coronavirus.

220 veterinarios extremeños vigilan las infecciones por SARS-CoV-2

Los veterinarios de salud pública del Servicio Extremeño de Salud participan activamente en la vigilancia epidemiológica de la infección por SARS-CoV-2
|

El nuevo protocolo de actuación frente a la pandemia puesto en marcha por el SES (Servicio Extremeño de Salud), recoge la intervención directa de veterinarios y farmacéuticos de salud pública para el seguimiento epidemiológico de los contactos estrechos, medida que ha favorecido que Extremadura sea una de las comunidades autónomas que más avanza en el proceso de desescalada, con el paso a la fase 1 desde el día 11 de mayo y a la fase 2 a partir del día 25 de mayo.


Los 220 veterinarios y 140 farmacéuticos de salud pública de Equipo de Atención Primaria del Servicio Extremeño de Salud, han venido realizando presencialmente desde el inicio de la pandemia del COVID-19 sus labores propias de protección de la salud frente a la infección por este coronavirus, con elaboración de protocolos y recomendaciones, actuaciones directas de asesoramiento y verificación en cuanto a las medidas higiénico-sanitarias a implementar en todos los ámbitos, incluidas las intervenciones in situ en los comercios minoristas de alimentación, en los establecimientos de elaboración y distribución de comidas para llevar y entrega a domicilio, en las residencias de mayores, en el control sanitario de sacrificios animales de abasto, en la reapertura de mercadillos, en la realización triajes en algunos centros de salud, etc.


En estas nueva fase de la desescalada dichos profesionales han visto incrementada su cartera de servicios con su incorporación de manera activa en el proceso de vigilancia epidemiológica frente al SARS-CoV-2, en las que el objetivo prioritario es acelerar al máximo la identificación y localización de los contactos estrechos con los casos sospechosos/confirmados de padecer la infección, lo que permite establecer su cuarentena inmediata y cortar de la forma más precoz posible la cadena de contagios.


“Así, cuando el médico diagnostica a una persona como sospechosa de sufrir la infección y determina la realización de una prueba de detección directa del virus mediante PCR, en un plazo máximo de 24 horas, comunica el caso a los facultativos de salud pública de su zona básica de salud (veterinarios y farmacéuticos de Equipo de Atención Primaria), quienes activan el protocolo de vigilancia epidemiológica para localizar a todas las personas que han mantenido contacto estrecho con el caso sospechoso (ámbito familiar, laboral, social, etc.), a las que dictarán las pautas de cuarentena sanitaria y medidas a tomar, las cuales serán levantadas en el caso de que la prueba PCR sea negativa y el médico descarte la infección del caso sospechoso; si el médico confirma el caso, el contacto deberá mantener las medidas de cuarentena durante los 14 días posteriores a la fecha del último contacto estrecho con la persona confirmada”, explica el Sindicato Veterinario de Extremadura (SIVEX).


Esta situación pone en valor el modelo de composición interdisciplinar de los Equipos de Atención Primaria de Extremadura, donde profesionales sanitarios de diferentes perfiles, tanto asistenciales como de salud pública, actuando de forma coordinada, mejoran la eficacia y eficiencia de la atención sanitaria a la población.


“UNA LAGUNA IMPORTANTE EN EL SISTEMA SANITARIO”


No obstante, desde el punto de vista de la Veterinaria de salud pública, SIVEX considera que “hay una laguna importante en el sistema sanitario”, que denominan “el agujero de las zoonosis en el Sistema Nacional de Salud”,  y que, según comentan, sería corregida con la integración orgánica en la Dirección General de Salud Pública del SES de la parte de la veterinaria oficial de salud pública que controla la producción primaria de los animales vivos, con lo que el sistema sanitario vería reforzada su capacidad de protección de la salud de las personas frente a las zoonosis de transmisión no alimentaria.


Por último, felicitan “a todos los profesionales de salud pública por la labor callada, y en general menos conocida por la población, que vienen realizando durante esta crisis sanitaria, aportando lo mejor de su buen saber y hacer, asumiendo riesgos para su salud, o el miedo a ser fuentes de infección, por la escasa de dotación inicial de EPIs, y agradecerles públicamente el importante papel que están desarrollando en materia de protección de la salud de la gente, reforzando las tareas del resto de profesionales sanitarios del sistema sanitario para que entre todos podamos doblegar a la pandemia”.

Archivo