Cristina Velasco, presidenta del Colegio de Veterinarios de Cádiz.

¡Qué graciosos algunos presentadores de la televisión gallega!

Cristina Velasco, presidenta del Colegio de Veterinarios de Cádiz
|

Creíamos que las personas que se dedican a la comunicación, lo primero que hacen es informarse para ser veraces en la información y no crear equívocos en las personas que escuchan televisión o leen una noticia. Pues bien, eso no es exactamente lo que han dado a entender unos presentadores desde una televisión gallega, resumiendo tanto, tanto, tanto la función de los veterinarios, hasta conseguir llevar a confusión a la opinión pública y molestias en otros.


La broma televisiva no nos lo tomamos rotundamente mal, porque los gaditanos somos la “cuna del Carnaval occidental” y tenemos cintura y encaje para las bromas, como bien nos ha enseñado “El Selu” (personaje del carnaval gaditano); pero con todo el respeto a los bomberos que apagan fuegos, los veterinarios también tenemos algo que defender en esta causa.


Voy a contarte coloquialmente algunas cosas que hace un profesional veterinario por las personas, aparte de “meterle la mano por el culo a una vaca o capar a un cerdo”, como unos presentadores de la televisión gallega han transmitido a través de las ondas:


Un veterinario vigila las enfermedades de los animales de abasto para que cuando tomes la leche de la vaca, su ingesta sea saludable, se evitan las enfermedades de transmisión al hombre (zoonosis), como es el caso de la tuberculosis o la brucelosis, la conocida Fiebre de Malta. Además, que ese producto no haya tenido contaminación de antibióticos para que cuando enfermes y tengas una infección, el tratamiento que te apliquen sea efectivo. Vigilamos que ese producto llegue al mercado sin efecto fraudulento, es decir, que no le hayan añadido agua o cualquier otra sustancia que modifique la naturaleza del producto. Te he puesto un ejemplo de un producto esencial como es la Leche, pero lo mismo hace un Veterinario con todos los animales y sus productos: carne, huevos, leche, embutidos, quesos, y los de origen vegetal también.


La carne que comemos ya sea de bovinos, caprinos, ovinos, porcino, aves… o cualquier animal que pase a la cadena alimentaria, se chequea, testa, analiza o se somete a saneamiento, cada año para mantener la cabaña sana, de forma que cuando esos animales llegan a sacrificio en matadero lo hagan en perfectas condiciones. En el matadero se les vuelve a hacer otro control de todo lo que pudiera haberse escapado durante su vida en la granja, también realizado por veterinarios.


Durante el tiempo que los animales viven en las granjas se identifican individualmente, se vigila su alimentación, vacunas para protegerlos, tratamientos veterinarios con sus periodos de supresión que no pasen a la cadena alimentaria, la alimentación de piensos, vigilancias de raciones adecuadas, su bienestar en la explotación, el stress que les pueda producir la competencia con otros animales… Asimismo, se vigila y promueve que los subproductos que emanan de la propia explotación ganadera (estiércoles) no contamine el medio ambiente, no perturbe la capa de ozono, no contamine los acuíferos…


El manejo de poblaciones implica no solo las bonanzas para la mejora de la producción, sino la prevención de ataques de agentes biológicos externos, incluso de internos de la explotación ganadera de fácil diseminación y lo que significa que el propio manejo puede promover la diseminación de enfermedades fuera de la propia granja, es decir, la población de una granja puede contaminar la población de otra granja, y es así como se produce la transmisión de una epidemia, o epizootia cuando se habla de animales no racionales.


Cuando los animales de abasto se trasladan al matadero, el veterinario es el que vigila que se haga de forma que no se comprometa el bienestar de los animales, por que su stress afecta a tu salud, a la salud de las personas, por lo tanto, se legisla para que cuando esos animales se sacrifiquen lleguen con el mínimo stress.


Más cositas… El veterinario controla y evita que determinadas enfermedades que son epidémicas en otros países como Marruecos, no traspasen nuestras fronteras, y que podrían suponer una catástrofe económica importante en la cabaña, como es el caso de la fiebre aftosa (aquí, además, cuidamos del bolsillo del productor, no de la salud de las personas ) y en otros casos como es  la enfermedad de la Rabia, desde ese control en fronteras, se previene la transmisión de esta enfermedad entre nuestras mascotas y hacia las personas (¿Sabes que en el mundo  mueren cada año unas 60.000 personas? es aproximadamente 3 veces lo que en esta pandemia han fallecido en España).


Volvamos a la cadena alimentaria: cuando los animales se sacrifican, se vigila nuevamente el estado sanitario de las canales, uno por uno. El resultado, después de ser controlado nuevamente por veterinarios pasa a ser procesado en fábricas o llevados a los establecimientos de alimentación, en donde el consumidor lo recoge en una “precintada bandeja de corcho”. Pues bien, esto también está controlado por veterinarios. Un ejemplo, ¿te acuerdas de la crisis del verano pasado de la Listeria?, ¿sabes quien hace la prevención de la Listeria?, ¿quién controla? ¡otra vez, los Veterinarios!


Por supuesto, los veterinarios que tú conoces, que meten la mano en el culo de las vacas, lo que hacen normalmente es inseminarlas o comprobar el estado de gestación o ver otras enfermedades que puedan transmitirte, y los que capan cerdos lo que hacen es evitar que las hormonas contenidas en las gónadas afecten el sabor de la carne que en caso de no ser castrados, no serias capaz de comerte por el olor-sabor desagradable que desprende.


Y para que veas, los veterinarios que cuidan de tus mascotas también cuidan de ti, vacunan a tu compañero peludo contra enfermedades que pueden transmitirte, los desparasitan de parásitos externos e internos que en tu cuerpo de humano podría ser una hecatombe, como la hidatidosis, y seguro que te dan mil y un consejos en mejora de la salud, bienestar, convivencia y cuidado del medioambiente.


No se si también sabes que los veterinarios bromatólogos son una pieza esencial de la correcta alimentación de los hospitales; si, si de los hospitales donde vamos las personas; es el Veterinario quien se ocupa de que personal y pacientes tengan una alimentación adecuada mientras estén allí.


Y claro, cómo no... los veterinarios además investigan, legislan, enseñan, promueven el voluntariado, ¡creo que cada una de estas acciones te afecta!


Creo que es un “resumen muy resumido” para que reflexiones de la importancia de la Veterinaria y su implicación en la salud pública, y no te tomes a risa esta digna profesión.


En estos momentos de crisis COVID-19, los veterinarios nos estamos ocupando de que lleguen alimentos seguros a tu mesa, así como que el abastecimiento seguro no se interrumpa. Aquí le damos las gracias a ganaderos y agricultores como productores de la materia prima.


Gracias a los veterinarios vives en un país con el nivel de seguridad alimentaria mas alto del mundo, porque forma parte de la Unión Europea, ¡eso dice la OMS!


Y sabrás ya, a estas alturas de la pandemia, que es un PCR; pues también en la Facultad de Veterinaria de Madrid (UCM) allí se están haciendo.


¿Comprendes ahora cual es la actividad de un Veterinario, mas allá de ayudar a parir a una vaca o una castración de un cerdo? Nuestro lema “Higia pecoris, salus populi”.


¡Y ahora solo de ti depende que no se te queme el churrasco!, una última aportación del Veterinario: ¡que no se te queme que te vas a intoxicar con los Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos!

Archivo