La falta de recursos asignados "tendrá un impacto en la capacidad de los servicios veterinarios para responder proactivamente a emergencias de salud cada vez más frecuentes".

Solicitan fortalecer los servicios veterinarios en la Unión Europea

Los veterinarios indican que la falta de recursos tendrá un impacto negativo en la respuesta de los servicios veterinarios ante amenazas como la fiebre aftosa en el norte de África o la peste porcina africana en los países vecinos de Europa del Este
|

Los veterinarios italianos denuncian “la preocupante disminución de los recursos asignados a los servicios de control oficial en sector agroalimentario en la Unión Europea”.


Según explican, del informe publicado por la Comisión Europea en 2018 sobre el funcionamiento general de controles oficiales realizados en los Estados miembros (2014-2016) surge una imagen preocupante en relación con los recursos de personal cada vez más limitados de los Estados miembros para la ejecución de los controles oficiales a lo largo de la cadena alimentaria y los efectos negativos que se derivan en la calidad y efectividad de los controles de seguridad alimentaria.


“Es obvio que esta situación, si no se corrige mediante la asignación de nuevos recursos, también tendrá un impacto en la capacidad de los servicios veterinarios para responder proactivamente a emergencias de salud cada vez más frecuentes”, apuntan. Ponen de ejemplo la amenaza de fiebre aftosa en el norte de África o la peste porcina africana en los países vecinos de Europa del Este.


BEUC, la Organización Europea de Consumidores, tiene la misma opinión y en un informe reciente de 2019 titulado 'mantener los alimentos bajo control' confirma una tendencia a la baja en los recursos y número total de inspecciones realizadas por los Estados miembros. BEUC analizó datos sobre controles alimentarios oficiales realizados en doce países (Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Irlanda, Holanda, Polonia, España y el Reino Unido).


Los resultados indican, con raras excepciones, una disminución en los recursos humanos y financieros, en el número de controles oficiales en toda la UE, o en el número de controles sobre los tipos de alimentos más asociados con brotes de infección alimentaria, como huevos, leche y carne, poca o ninguna prioridad para los controles.


La preocupación también es compartida por el Tribunal de Cuentas Europeo que, en relación con la auditoría sobre controles de riesgos químicos en los alimentos (2019), por un lado, confirma la solidez del modelo de seguridad alimentaria en la UE y su reconocimiento internacional, pero por otro lado destaca graves dificultades y una capacidad insuficiente por parte de los Estados miembros para la plena aplicación de la legislación comunitaria.


“Está claro que, en un mercado único de libre comercio de productos alimenticios como el mercado comunitario, la presencia de eslabones débiles en el sistema de control oficial hace que los esfuerzos de países o regiones con modelos organizacionales eficientes y virtuosos sean en vano e impacta negativamente en la efectividad de los controles mismos”, señalan.


Por ello, requieren un cambio de ruta en algunos países miembros, “hacia un fortalecimiento de los servicios médicos y veterinarios medidos en políticas de prevención eficaces dirigidas a la salud de las personas y la salud animal”, resaltan los veterinarios.


AUMENTO DE NOTIFICACIONES ALIMENTARIAS


Los veterinarios hacen referencia al último informe presentado por la EFSA sobre los datos epidemiológicos para la UE que califican como “bastante preocupantes”.


El informe revela un aumento en las notificaciones presentadas por los Estados miembros de casos de infección por Listeria humana (2.400 infecciones y 225 muertes) y Campylobacter (246.000 casos), así como el aumento de infecciones debido a Salmonella (91.000 casos), con una tendencia en crecimiento después de un período estadísticamente significativo de declive. 

Archivo