En España la cantidad de empleados responsables de realizar controles oficiales se redujeron de 6.318 en 2010 a 5.863 en 2017.

Los veterinarios, preocupados por los recursos destinados al control alimentario

La Federación Europea de Veterinarios señala que “existe una tendencia a la baja en los recursos y en el número total de inspecciones realizadas por los Estados miembros”
|

El 14 de diciembre de 2019, el Reglamento de Controles Oficiales (2017/625) de la Unión Europea entrará en vigor yserá aplicable a todos los Estados miembros de la Unión Europea.


Sin embargo, para la Federación Europea de Veterinarios (FVE) preocupa su implementación y cumplimiento. “Esta legislación puede ser utilizada como una oportunidad para ahorrar dinero y no como una herramienta para fortalecer la calidad de los controles de la cadena alimentaria. Tal enfoque podría socavar fácilmente la seguridad alimentaria, la salud pública, la salud animal y el bienestar y tendrá un impacto negativo en la economía de la UE”, advierten.


Lo que preocupa a la FVE surge del informe de la Comisión de la UE sobre el funcionamiento general de los controles oficiales realizados en los Estados miembros (2014-2016).


El informe señala que "los recursos de personal de los Estados miembros para los controles son cada vez más limitados y que una posible reducción adicional corre el riesgo de afectar negativamente los niveles y la calidad de los controles y la capacidad de responder a emergencias. Es probable que este sea un tema cada vez más importante en el desarrollo futuro de los controles oficiales”.


Además, el reciente informe publicado en octubre por la Organización Europea del Consumidor 'Mantener los alimentos bajo control', destaca que "existe una tendencia a la baja en los recursos y en el número total de inspecciones realizadas por los Estados miembros". Las autoridades competentes de Austria, Bélgica, Alemania, Grecia, Italia, Países Bajos, España, Reino Unido, han señalado claramente que los recursos disponibles para los controles son cada vez más limitados.


Por ello, los veterinarios piden a los Estados miembros que garanticen suficientes recursos humanos y financieros para el desempeño de los controles oficiales. Los gobiernos nacionales deben establecer todos los recursos necesarios para permitir que las Autoridades Competentes y los veterinarios oficiales cumplan con sus responsabilidades (auditoría, inspección, aplicación).


Asimismo, a la Comisión de la UE solicita que ayude a los Estados miembros a establecer controles oficiales adecuados y satisfactorios y que supervise esto de cerca.


SITUACIÓN EN ESPAÑA


El informe 'mantener los alimentos bajo control' señala que, entre 2010 y 2017, en España la cantidad de empleados responsables de realizar controles oficiales se redujeron de 6.318 en 2010 a 5.863 en 2017. Esta reducción del 7,2% en recursos humanos se reflejó en el número de inspecciones realizadas en establecimientos de alimentos, que observaron una caída del 8,6% en el mismo periodo. El número total de establecimientos alimentarios en España aumentó durante ese mismo periodo, ejerciendo una presión aún mayor en los recursos reducidos.


Mientras en 2012 cada establecimiento de alimentos fue inspeccionado al menos una vez al año, en 2017 solo 8 de cada 10 de los establecimientos fueron inspeccionados (a pesar de un aumento en el número de controles oficiales realizados en establecimientos alimentarios en comparación con 2016).

   Revelan una disminución de los controles alimentarios en España

Archivo